La ba­su­ra inun­da las ca­lles de los con­ce­llos de Se­rra do Bar­ban­za

Mu­ros y Noia ya han pues­to en mar­cha me­di­das ex­tra­or­di­na­rias pa­ra la re­co­gi­da

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Portada - P. CALVEIRO, SAN­DE, E. ARAÚJO

Se hue­le a me­tros de dis­tan­cia y la evi­den­cia es­tá ahí pa­ra ver­la. Mon­ta­ñas de bol­sas de ba­su­ra se acu­mu­lan des­de hace va­rios días ex­pues­tas al sol, en pleno ve­rano y con má­xi­mas de has­ta 28 gra­dos, a cau­sa de las ba­jas en la vie­ja flo­ta de ca­mio­nes que se en­car­ga de la re­co­gi­da de los des­per­di­cios en los con­ce­llos de Se­rra do Bar­ban­za. Es­ta si­tua­ción lle­vó ayer a al­gu­nos ayun­ta­mien­tos de la man­co­mu­ni­dad a po­ner en mar­cha me­di­das ex­tra­or­di­na­rias y ur­gen­tes pa­ra dar so­lu­ción al pro­ble­ma, ante el ries­go que en­tra­ña pa­ra la salud pú­bli­ca.

La pro­pia presidenta de la man­co­mu­ni­dad y al­cal­de­sa de Mu­ros, Ma­ría Xo­sé Al­fon­so, in­for­ma­ba es­ta se­ma­na a los otros re­gi­do­res cu­yos mu­ni­ci­pios de­pen­den del ser­vi­cio (Car­no­ta, Noia, Porto do Son, Lou­sa­me, Ames, Rois, Brión y Pon­te­ce­su­res) de la ne­ce­si­dad de que ca­da uno «fo­ra­mos do­cu­men­tan­do o es­ta­do do li­xo por­que non po­de­mos des­car­tar ter que to­mar me­di­das ex­tra­or­di­na­rias». La man­da­ta­ria mu­ra­da­na fue una de las pri­me­ras en lle­var a la prác­ti­ca la ad­ver­ten­cia y dio or­den a la bri­ga­da de obras mu­ni­ci­pal de sus­pen­der las ac­ti­vi­da­des que te­nían pre­vis­tas pa­ra re­ti­rar la ba­su­ra de las ca­lles.

Em­pe­za­ron es­tas la­bo­res en el nú­cleo tu­rís­ti­co de Esteiro. Allí se ins­ta­la­ron dos gran­des con­te­ne­do­res de obras en una fin­ca que tie­ne en pro­pie­dad el Ayun­ta­mien­to jun­to al pa­be­llón pa­ra de­po­si­tar en ellos los cien­tos de bol­sas que se ha­bían acu­mu­la­do den­tro, so­bre y al­re­de­dor de los co­rres­pon­dien­tes re­ci­pien­tes. Ma­ría Xo­sé Al­fon­so in­di­có que, con un so­lo ca­mión ope­ra­ti­vo pa­ra nue­ve mu­ni­ci­pios, co­mo ocu­rría el miér­co­les, y sin una so­lu­ción in­me­dia­ta, era ne­ce­sa­rio to­mar me­di­das ur­gen­tes.

Re­fuer­zos ex­ter­nos

De for­ma muy si­mi­lar se ex­pre­sa­ba el al­cal­de de Noia, San­tia­go Frei­re, que al ver que los ca­mio­nes de la man­co­mu­ni­dad so­lo rea­li­za­ban una re­co­gi­da par­cial en al­gu­nos pun­tos del cas­co ur­bano de la vi­lla y de zo­nas ru­ra­les, en­car­gó a la bri­ga­da mu­ni­ci­pal el apo­yo (des­de ayer por la tar­de) pa­ra ali­viar los con­te­ne­do­res en las zo­nas más sen­si­bles, ade­más del re­fuer­zo con una em­pre­sa ex­ter­na. «Ini­cial­men­te xes­tio­na­rá a con­tra­ta­ción o Con­ce­llo e lo­go ve­re­mos a for­ma de ar­ti­cu­lar de que ma­nei­ra se es­ta­ble­cen as com­pen­sa­cións», apun­tó.

A pe­sar de que los vehícu­los tie­nen su ba­se en Lou­sa­me, es­to no su­pu­so una ven­ta­ja res­pec­to a los otros mu­ni­ci­pios de la man­co­mu­ni­dad, ya que no vie­ron pa­sar un ca­mión de la ba­su­ra en va­rios pun­tos del tér­mino lou­sa­miano. El gru­po de gobierno te­nía pre­vis­ta una reunión ayer por la tar­de pa­ra de­ci­dir si lle­var a ca­bo me­di­das si­mi­la­res a las an­te­rio­res y or­ga­ni­zar la re­co­gi­da pa­ra que ma­ña­na «non te­ña­mos es­te in­sa­lu­bre pa­no­ra­ma».

En Car­no­ta, la acu­mu­la­ción de ba­su­ra no lle­ga a ser tan gra­ve co­mo en otros si­tios. Des­de que em­pe­zó el con­flic­to por la es­ca­sez de ca­mio­nes se re­cu­rrió ya en un par de oca­sio­nes a la bri­ga­da pa­ra re­ti­rar las bol­sas que re­bo­sa­ban de los con­te­ne­do­res ex­pues­tos a un ma­yor uso y de­po­si­tar­las en otros más va­cíos, al­go que el gobierno lo­cal no des­car­ta re­to­mar, si fue­ra pre­ci­so.

Tam­po­co mo­vió fi­cha, al me­nos de mo­men­to, el eje­cu­ti­vo de Porto do Son, don­de la fal­ta de ser­vi­cio afec­ta, prin­ci­pal­men­te, a las pa­rro­quias.

La em­pre­sa en­car­ga­da de la ges­tión de re­si­duos, FCC, se mos­tró crí­ti­ca con las me­di­das adop­ta­das por va­rios con­ce­llos. «Las bri­ga­das mu­ni­ci­pa­les no tie­nen equi­pos ade­cua­dos», ma­ni­fes­tó el di­rec­tor de la plan­ta de tra­ta­mien­to, Ja­co­bo Patiño, quien re­pa­ró en que es­te per­so­nal po­dría en­tor­pe­cer la re­co­gi­da se­pa­ra­da de la ba­su­ra. La em­pre­sa in­sis­tió en que la so­lu­ción «no ad­mi­te par­ches: la man­co­mu­ni­dad de­be cum­plir con sus com­pro­mi­sos re­no­van­do y di­men­sio­nan­do ade­cua­da­men­te la flo­ta de vehícu­los».

SAN­DE

Los re­si­duos se acu­mu­lan en las vías pú­bli­cas, co­mo en es­ta de Mu­ros, por­que las ave­rías en los ca­mio­nes im­pi­den pres­tar el ser­vi­cio.

SAN­DE

En Mu­ros, a po­cos me­tros de las ca­sas, la ba­su­ra acu­mu­la­da des­pren­día ayer un des­agra­da­ble olor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.