El trans­por­te se nor­ma­li­za mien­tras si­gue la ten­sión en­tre sin­di­ca­tos y pa­tro­nal

La Xun­ta da por su­pe­ra­do el con­flic­to y pu­bli­ca los plie­gos de los con­tra­tos CC.OO. y UGT ha­blan de tre­gua y las empresas se mues­tran in­sa­tis­fe­chas

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Portada - JUAN CAPEÁNS SAN­TIA­GO / LA VOZ

El plan de trans­por­te de la Xun­ta si­gue su ru­ta con des­tino al 8 de agosto, y aho­ra ya no que­da mar­gen ni pa­ra ha­cer pa­ra­das téc­ni­cas. Al fi­lo de las nue­ve de la no­che de ayer, la Con­se­lle­ría de In­fraes­tru­tu­ras col­gó en su pá­gi­na web los con­tra­tos con to­dos los de­ta­lles de ca­da lí­nea que se va a ad­ju­di­car, con sus con­di­cio­nes eco­nó­mi­cas, inal­te­ra­bles, y con to­do el desa­rro­llo téc­ni­co que de­be­rán va­lo­rar las empresas.

De nue­vo, la reali­dad de los pa­pe­les ofi­cia­les ha vuel­to a mar­car el desa­rro­llo de un com­ple­jo con­flic­to teó­ri­ca­men­te la­bo­ral, pe­ro que en las úl­ti­mas se­ma­nas se mo­vió más en el ám­bi­to ad­mi­nis­tra­ti­vo que en el de las tra­di­cio­na­les me­sas de ne­go­cia­ción en las que se abor­dan con­di­cio­nes y subidas sa­la­ria­les. Y a ese es­pec­tro re­mi­te aho­ra el pro­ble­ma la Xun­ta, li­be­ra­da tras el acuer­do al­can­za­do el lu­nes con los sin­di­ca­tos UGT y CC. OO. Los nom­bres pro­pios son im­por­tan­tes, y así lo qui­so re­fle­jar el pre­si­den­te de la Xun­ta, que ayer reali­zó su ha­bi­tual com­pa­re­cen­cia ante los me­dios tras el Con­se­llo con el ali­vio de un «fe­liz» preacuer­do.

La si­tua­ción no es­tá su­fi­cien­te­men­te tran­qui­la co­mo pa­ra po­ner­se me­da­llas, pe­ro Fei­joo no du­dó en fe­li­ci­tar a las dos cen­tra­les por su de­ci­sión de «dar o pa­so» de de­fen­der a los tra­ba­ja­do­res al la­do de la Xun­ta con un acuer­do que tras­la­dó to­da la pre­sión del con­flic­to a la pa­tro­nal. Con los em­pre­sa­rios, en cam­bio, to­da­vía hay re­ce­los. El je­fe del Eje­cu­ti­vo ga­lle­go vol­vió a ca­li­fi­car de «ra­ro» to­do lo que ro­deó a la con­vo­ca­to­ria de pa­ros que, a su en­ten­der, los em­pre­sa­rios apo­ya­ron «fir­man­do co­mu­ni­ca­dos de fol­ga nos me­dios», en re­fe­ren­cia a los anun­cios en los que ha­cían pú­bli­cos sus desacuer­dos con el plan del Gobierno.

Sin em­bar­go, la evo­lu­ción de la úl­ti­ma se­ma­na son pa­ra el pre­si­den­te la de­mos­tra­ción de que «a Xun­ta só era par­te do pro­ble­ma», y que en reali­dad lo que es­ta­ba «lar­va­do» era un con­flic­to que vie­ne de muy atrás so­bre los con­ve­nios co­lec­ti­vos, blo­quea­dos des­de años an­tes y que son aho­ra la cla­ve de las ne­go­cia­cio­nes que tie­nen que ce­rrar pro­vin­cial­men­te las empresas y los tra­ba­ja­do­res.

Bi­lle­tes más ca­ros

El tiem­po de las reivin­di­ca­cio­nes so­bre el plan de trans­por­te ya ha pa­sa­do, y por ello la pa­tro­nal des­vió en las úl­ti­mas ho­ras sus pe­ti­cio­nes a la Xun­ta. Cons­cien­tes de que los con­tra­tos pu­bli­ca­dos son in­to­ca­bles, aho­ra cen­tran el ti­ro en otras cues­tio­nes en las que sí tie­nen al­gún mar­gen de ma­nio­bra. Así, los em­pre­sa­rios quie­ren pe­lear las ac­tua­li­za­cio­nes de con­tra­tos del trans­por­te es­co­lar, con­ge­la­das des­de el 2013, o ne­go­ciar con la Ad­mi­nis­tra­ción la po­si­bi­li­dad de su­bir el pre­cio de los bi­lle­tes ge­ne­ra­les, cues­tio­nes que a la Xun­ta —y al pre­si­den­te— no le cons­tan por­que has­ta aho­ra en las reunio­nes en las que coin­ci­die­ron ape­nas lle­ga­ron a ha­blar de cues­tio­nes con­cre­tas. Con to­do, y a pe­sar de las evi­den­tes he­ri­das que que­dan en­tre el Gobierno au­to­nó­mi­co y las empresas, la puer­ta de San Cae­tano si­gue «aber­ta», co­mo se en­car­gó de re­cor­dar Fei­joo.

En la Xun­ta, al otro la­do de esas puer­tas, exis­te el con­ven­ci­mien­to de que los em­pre­sa­rios han in­ten­ta­do in­fluir en la im­plan­ta­ción del plan de trans­por­te a tra­vés de las reivin­di­ca­cio­nes de los tra­ba­ja­do­res, y que aho­ra pue­de su­ce­der lo mis­mo, por­que a los po­cos mi­nu­tos de fir­mar el preacuer­do el por­ta­voz de la pa­tro­nal ad­vir­tió que se­ría im­po­si­ble aten­der las de­man­das de los tra­ba­ja­do­res si no apa­re­cían «más re­cur­sos». Más di­ne­ro pa­ra los con­tra­tos ya hay, pe­ro lo cier­to es que no se tra­mi­tó a tra­vés de las com­pa­ñías, sino que se re­co­gió en el acuer­do con los tra­ba­ja­do­res. Se tra­ta de dos mi­llo­nes de eu­ros adi­cio­na­les que se han su­ma­do a los con­tra­tos, pe­ro que tie­nen un úni­co des­tino: cu­brir par­cial­men­te la subida sa­la­rial, que se­rá de al me­nos un 2 %.

La CIG, des­col­ga­da

Fei­joo qui­so ser pre­ci­so al ci­tar a dos sin­di­ca­tos (UGT y CC. OO.) y de­jar fue­ra de los ho­no­res a la CIG, que se ha des­mar­ca­do del acuer­do con la Xun­ta en el que se tra­ta­ron las garantías so­cio­la­bo­ra­les. En­tre los re­pre­sen­tan­tes la­bo­ra­les exis­te el con­ven­ci­mien­to de que en es­ta ac­ti­tud pri­mó la es­tra­te­gia política so­bre la vo­lun­tad de des­blo­quear la si­tua­ción, por­que los fle­cos que ale­ga­ron no te­nían «en­ti­da­de» co­mo pa­ra de­jar en la es­ta­ca­da a la con­se­llei­ra. Co­mo bue­na mues­tra de las di­fe­ren­cias sin­di­ca­les que es­tán pre­si­dien­do el pro­ce­so, la cen­tral na­cio­na­lis­ta la­men­tó ayer que sus co­le­gas hu­bie­sen re­ba­ja­do la pre­sión so­bre Et­hel Váz­quez —te­nía que com­pa­re­cer en el Parlamento— y se arro­gó la ini­cia­ti­va de so­li­ci­tar la de­ci­si­va me­dia­ción del Con­se­llo Ga­le­go de Re­la­cións La­bo­rais.

P. RODRÍGUEZ

Ayer, una de las pa­ra­das de la pla­za de Ga­li­cia, en San­tia­go, don­de la huel­ga ha­bía pa­ra­li­za­do tam­bién el trans­por­te ur­bano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.