Las pis­ci­nas na­tu­ra­les del río Pe­dras su­man dos res­ca­tes en cua­tro días

Las pis­ci­nas na­tu­ra­les del río Pe­dras acu­mu­lan dos com­pli­ca­dos res­ca­tes en me­nos de una se­ma­na

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Portada - Á. SEVILLA

In­clu­so la ro­sa más be­lla pue­de cor­tar­te con sus es­pi­nas. Con es­ta fra­se po­dría de­fi­nir­se el pa­ra­je co­no­ci­do co­mo las pis­ci­nas na­tu­ra­les del río Pe­dras, si­tua­do en A Po­bra do Ca­ra­mi­ñal. El lu­gar se ha con­ver­ti­do en un atrac­ti­vo na­tu­ral que con­gre­ga en sus fa­mo­sas po­zas a nu­me­ro­sas per­so­nas ca­da día. Sin em­bar­go, dos res­ca­tes en me­nos de una se­ma­na po­nen en re­lie­ve los ries­gos que es­con­de un en­cla­ve per­fec­to pa­ra des­co­nec­tar, un au­tén­ti­co oa­sis en mi­tad de la mon­ta­ña.

Es­te mar­tes, un ve­cino de Pa­drón, des­pués de caer­se en unas ro­cas y su­frir un es­guin­ce en la ro­di­lla, tu­vo que ser res­ca­ta­do por el he­li­cóp­te­ro Pes­ca I. Él fue el úl­ti­mo de una lis­ta de per­so­nas que cre­ce ca­da ve­rano. «Tar­da­mos en lle­gar has­ta el lu­gar unos 25 mi­nu­tos», apun­tan des­de Pro­tec­ción Ci­vil de A Po­bra, cu­yos vo­lun­ta­rios fue­ron quie­nes se en­car­ga­ron de guiar mon­te arri­ba a los pro­fe­sio­na­les de los par­ques de bom­be­ros de Ri­bei­ra y Boiro, ade­más del per­so­nal del 061.

«La gen­te arries­ga de­ma­sia­do. Pa­ra no­so­tros fue muy com­pli­ca­do ha­llar el lu­gar en el que se en­con­tra­ba el se­ñor. Si no pu­dié­ra­mos con­tar con el he­li­cóp­te­ro, ha­bría si­do im­po­si­ble sa­car­lo de allí a mano», apun­ta uno de los pro­fe­sio­na­les del par­que de bom­be­ros de Boiro, que re­cuer­da que es­te mis­mo sá­ba­do un se­xa­ge­na­rio se gol­peó la ca­be­za con una pie­dra des­pués de per­der el equi­li­bro.

Ne­ce­sa­rio

A pe­sar de los pe­li­gros, el cen­te­nar de per­so­nas que es­te mis­mo mar­tes se ba­ña­ban en las di­fe­ren­tes pis­ci­nas de­mues­tra que el ries­go que se co­rre me­re­ce la pe­na. «Si co­no­ces el lu­gar no tie­nes nin­gún pro­ble­ma. To­dos sa­be­mos que se tra­ta de un si­tio es­pec­ta­cu­lar, don­de pue­des go­zar y ba­ñar­te sin nin­gún pro­ble­ma. Lo que hay que de­jar cla­ro es que ne­ce­si­tas sa­ber dón­de pi­sas, qué ro­cas pue­des uti­li­zar pa­ra pa­sar y có­mo es ca­da pis­ci­na», apun­tan fuen­tes de Pro­tec­ción Ci­vil.

Des­de los cuer­pos de se­gu­ri­dad re­co­no­cie­ron que el nú­me­ro de vi­si­tan­tes ha cre­ci­do en los úl­ti­mos años. In­ter­net y las re­des so­cia­les han si­do al­gu­nos de los al­ta­vo­ces que han he­cho que cen­te­na­res de per­so­nas quie­ran conocer el be­llo lu­gar del que han vis­to fo­tos en Fa­ce­book. La pá­gi­na web Tri­pad­vi­sor, por­tal lí­der so­bre tu­ris­mo a ni­vel in­ter­na­cio­nal, co­lo­ca el en­cla­ve co­mo el se­gun­do lu­gar a vi­si­tar en A Po­bra y uno de los más in­tere­san­tes de la co­mar­ca. Los tu­ris­tas, lle­ga­dos de to­dos los pun­tos del glo­bo, des­ta­can en sus co­men­ta­rios la be­lle­za del pa­ra­je y el en­torno má­gi­co en el que prác­ti­ca­men­te se de­tie­ne el tiem­po.

El pun­to ne­ga­ti­vo, que se­ña­lan tan­to los via­je­ros co­mo los pro­pios bar­ban­za­nos, es la ma­la se­ña­li­za­ción que exis­te pa­ra lle­gar a las pro­pias pis­ci­nas, que en cier­tos pun­tos es in­clu­so inexis­ten­te. Des­pués de una lar­ga ca­mi­na­ta por caminos an­gos­tos e irre­gu­la­res, to­do se so­lu­cio­na cuan­do la pe­sa­da mo­chi­la se en­cuen­tra en­ci­ma de una pie­dra y el agua, ca­si siem­pre tem­pla­da, ya lle­ga al cue­llo.

Los vehícu­los

Otro pro­ble­ma al que se en­fren­tan los usuarios de es­tas pis­ci­nas na­tu­ra­les es la ob­se­sión de lle­gar a las po­zas con el co­che. Es­to hace que el ca­mino se com­pli­que pa­ra los vian­dan­tes, ya que tie­nen que pe­gar­se a la ma­le­za pa­ra es­qui­var a los vehícu­los, en una zo­na que es más irre­gu­lar y don­de se pue­den su­frir es­guin­ces con fa­ci­li­dad.

En mu­chos ca­sos, al que­dar­se sin lu­gar en el que apar­car, los con­duc­to­res de­ben dar mar­cha atrás, cru­zán­do­se con otros vehícu­los y crean­do ca­ra­va­nas que, de­bi­do al po­co es­pa­cio, tar­dan mi­nu­tos en des­blo­quear­se.

Los pro­fe­sio­na­les ne­ce­si­ta­ron 25 mi­nu­tos pa­ra lle­gar al úl­ti­mo he­ri­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.