So­lo en vein­ti­cin­co ca­rre­ras es más fá­cil en­trar hoy que hace cin­co años

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Galicia - S. C.

«Las no­tas de cor­te ca­si nun­ca ba­jan». Eso ad­ver­tía Pe­dro Ar­mas, vicepresidente de la CIUG (el or­ga­nis­mo que or­ga­ni­za la se­lec­ti­vi­dad y el pro­ce­so de ma­tri­cu­la­ción uni­ver­si­ta­ria), a los alum­nos de ba­chi­lle­ra­to del IES Agra do Orzán de A Co­ru­ña en una char­la es­te mis­mo cur­so, se­ma­nas an­tes de que se en­fren­ta­sen a la se­lec­ti­vi­dad. Y la es­ta­dís­ti­ca le ha da­do la ra­zón.

De los 164 gra­dos (y si­mul­tá­neos) que se ofre­cen en el sis­te­ma uni­ver­si­ta­rio ga­lle­go, so­lo 25 tie­nen hoy una no­ta de cor­te más ba­ja que en el 2012. En algunas oca­sio­nes ni si­quie­ra se de­be a una me­nor de­man­da, sino a un ajus­te de las pla­zas. Es el ca­so de Co­mu­ni­ca­ción Au­dio­vi­sual de San­tia­go, que pa­só de un cor­te de 9,958 en el 2012 al 9,893 de es­te ju­lio; pe­ro si hace cin­co años ofre­cía 40 pla­zas en pri­me­ro de ca­rre­ra, a ho­ra son 50, así que es nor­mal que la no­ta del úl­ti­mo con­vo­ca­do sea un po­co más ba­ja.

Co­mo se pue­de ver en el lis­ta­do de ti­tu­la­cio­nes, las va­ria­cio­nes son real­men­te mí­ni­mas, de unas po­cas dé­ci­mas o in­clu­so cen­té­si­mas. Sue­len ser ca­rre­ras de le­tras (so­bre to­do de hu­ma­ni­da­des) o vin­cu­la­das en al­gún sen­ti­do con la cons­truc­ción, cu­yo des­plo­me arras­tró la de­man­da de es­tu­dios uni­ver­si­ta­rios. Es el ca­so de In­for­ma­ción e Do­cu­men­ta­ción, Cien­cias da Cul­tu­ra, Xeo­gra­fía e Or­de­na­ción do Te­rri­to­rio, Lin­gua e Li­te­ra­tu­ra Mo­der­nas, to­das de hu­ma­ni­da­des; o las de Ar­qui­tec­tu­ra, Tec­no­lo­xías da En­xe­ña­ría Ci­vil y En­xe­ña­ría Ci­vil en la par­te de la cons­truc­ción. Re­la­cións La­bo­rais tam­bién se ha vis­to li­ge­ra­men­te afec­ta­da, y es ob­vio por­que el pa­ro re­du­jo los ser­vi­cios de re­cur­sos hu­ma­nos.

Men­ción apar­te me­re­ce la ca­rre­ra que ha vi­vi­do el ma­yor des­cen­so: En­xe­ña­ría da Ener­xía (Vi- go), que com­par­te es­cue­la con Mi­nas, y que pa­só de un 10 de no­ta de cor­te a un 5. El mo­ti­vo de es­te des­cen­so es que la ti­tu­la­ción na­ció en el 2011 y los pri­me­ros años siem­pre tie­nen más ti­rón en las no­tas y ade­más los alum­nos tam­po­co sa­ben muy bien dón­de es­tá el lí­mi­te.

Lo nor­mal es su­bir

Pe­ro lo cier­to es que ni si­quie­ra es­tos pe­que­ños des­cen­sos son lo nor­mal. El 25 % de las ca­rre­ras (es de­cir, 42) man­tie­nen una no­ta prác­ti­ca­men­te igual en el ac­ce­so o li­ge­ra­men­te su­pe­rior a la del 2012 (me­nos de 9 dé­ci­mas) y son una gran ma­yo­ría (ro­za el 40 %) las que exi­gen ca­da año un ma­yor es­fuer­zo del alum­na­do. Lo ha­bi­tual es que crez­ca unas dé­ci­mas, y así en­tre el 2012 y 2017 ha­ya en­tre 1 y 2 pun­tos de di­fe­ren­cia. Pa­sar de esa can­ti­dad es po­co fre­cuen­te: en un lus­tro so­lo lo hi­cie­ron 19 ca­rre­ras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.