La ma­dre de la ni­ña ase­si­na­da por su tío en Sa­bi­ñá­ni­go: «Mi hi­ja es­ta­ba en el si­tio equi­vo­ca­do»

Ha­bía vis­to a la pe­que­ña la se­ma­na an­te­rior y ase­gu­ra que no te­nía mar­cas de ma­los tra­tos

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Galicia - M. C., M. V.

Ma­rie­la Ale­jan­dra Be­ní­tez, ma­dre de Naia­ra, la ni­ña de 8 años ase­si­na­da en Sa­bi­ñá­ni­go (Huesca) tras su­frir una bru­tal pa­li­za a ma­nos de su tío —el lu­cen­se Iván P.P, de 33 años—, en­car­ce­la­do en la pri­sión de Zue­ra (Za­ra­go­za) des­de el pa­sa­do sá­ba­do, ase­gu­ra que su hi­ja «ja­más fue mal­tra­ta­da en ca­sa».

«Yo creo que hu­bo un mo­men­to en que mi cu­ña­do per­dió la ca­be­za, y Naia­ra es­ta­ba en­ton­ces en el si­tio equi­vo­ca­do», afir­mó la ma­dre en una en­tre­vis­ta con­ce­di­da a Efe. Ma­rie­la re­cal­ca que su hi­ja era una ni­ña que vi­vía «fe­liz» con su fa­mi­lia, y que so­lo su­fría a cau­sa del aco­so al que era so­me­ti­da en su co­le­gio.

Con es­ta afir­ma­ción, Ma­rie­la res­pon­de a las acu­sa­cio­nes del pa­dre bio­ló­gi­co de la ni­ña, Manuel Brio­nes, con­tra ella y su ac­tual pa­re­ja. «Du­ran­te sie­te años es­tu­vo sin ha­cer­se car­go de su hi­ja», afir­ma. Re­cuer­da que tras na­cer Naia­ra, Brio­nes le pi­dió que de­ja­ra a la ni­ña ba­jo el cui­da­do de sus pa­dres por­que él «no que­ría sa­ber na­da».

Ma­rie­la re­cha­za que Naia­ra tu­vie­ra sig­nos en su cuer­po que re­ve­la­sen un mal­tra­to con­ti­nuo, tal y co­mo se di­jo tras la au­top­sia. Pe­ro so­bre to­do, Ma­rie­la, pa­ra quien se han con­ta­do «de­ma­sia­das co­sas que no son cier­tas», re­cha­za que su es­po­so la mal­tra­ta­se y que ella mis­ma, por es­ta ra­zón, tu­vie­ra in­ten­ción de se­pa­rar­se.

En el mo­men­to de pro­du­cir­se los he­chos, Ma­rie­la y su ma­ri­do, así co­mo las dos hi­jas te­ni­das an­tes de ca­sar­se y las otras dos na­ci­das pos­te­rior­men­te, vi­vían en Sa­bi­ñá­ni­go, en es­tre­cho con­tac­to con su sue­gra —que te­nía al cui­da­do dos nie­tas de una hi­ja— y el pre­sun­to ase­sino.

«Yo tra­ba­ja­ba en Biel­sa in­ter­na [en un es­ta­ble­ci­mien­to hos­te­le­ro] y mi ma­ri­do cui­da­ba mien­tras de las ni­ñas, pe­ro los días de des­can­so iba a Sa­bi­ñá­ni­go pa­ra es­tar el má­xi­mo tiem­po con mis hi­jas a pe­sar de es­tar re­ven­ta­da».

Con res­pec­to al su­pues­to aco­so es­co­lar que su­fría su hi­ja, Ma­rie­la ex­pli­ca que ha­bló con el di­rec­tor del cen­tro, la je­fa de es­tu­dios y el pro­pio pro­fe­sor y pos­te­rior­men­te de­nun­ció la si­tua­ción en el te­lé­fono ha­bi­li­ta­do pa­ra es­tos ca­sos por la Po­li­cía Na­cio­nal, don­de le re­co­men­da­ron pe­dir al cen­tro la ac­ti­va­ción del pro­to­co­lo con­tra el bull­ying, al­go que no lle­gó a con­se­guir de la di­rec­ción del co­le­gio, afir­ma.

Avi­sa­da por su ma­ri­do

El día en que se pro­du­jo el cri­men, el pa­sa­do jue­ves, Ma­rie­la fue avi­sa­da de la gra­ve­dad de las he­ri­das su­fri­das por Naia­ra a tra­vés de una lla­ma­da te­le­fó­ni­ca de su ma­ri­do.

La ma­dre ha­bía es­ta­do por úl­ti­ma vez con la ni­ña la se­ma­na an­te­rior, y sub­ra­ya que en ese mo­men­to no te­nía mar­ca al­gu­na de ha­ber su­fri­do ma­los tra­tos con­ti­nua­dos en el tiem­po.

Ase­gu­ra que to­da­vía no pue­de en­ten­der qué es lo que pa­só por la ca­be­za de su cu­ña­do, el pre­sun­to ase­sino, pa­ra ha­cer «lo que le hi­zo a la ni­ña», aun­que nie­ga que le tu­vie­ra ma­nía.

JA­VIER BLAS­CO EFE

Ma­rie­la Ale­jan­dra Be­ní­tez, ma­dre de Naia­ra, ayer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.