El ga­lle­go muer­to en Si­na­loa no es­ta­ba ame­na­za­do y le dis­pa­ra­ron des­pués de dar­le una pa­li­za

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Galicia - O. P.

An­to­nio Ar­ca Brey, for­ca­ri­cen­se de 41 años emi­gra­do a Mé­xi­co en enero del 2002, fue ase­si­na­do la no­che del mar­tes en su pro­pio do­mi­ci­lio en Cu­lia­cán, ca­pi­tal de Si­na­loa, uno de los es­ta­dos más vio­len­tos del país. Sus pa­dres se en­te­ra­ron el miér­co­les por la lla­ma­da de uno de sus so­cios en los ho­te­les y mo­te­les que re­gen­ta­ba: es­ta­ba de va­ca­cio­nes en Pon­te Cal­de­las des­de el mes pa­sa­do, pe­ro par­tió a Mé­xi­co pa­ra in­ten­tar ace­le­rar los trá­mi­tes de re­pa­tria­ción del ca­dá­ver.

Aun­que la in­ves­ti­ga­ción so­bre el cri­men es­tá en sus ini­cios, des­de el en­torno del em­pre­sa­rio ase­si­na­do apun­tan a que la muer­te se pro­du­jo en su ca­sa, a con­se­cuen­cia de un ti­ro y tras una pa­li­za. An­to­nio Ar­ca, que es­ta­ba so­lo en el do­mi­ci­lio, to­da­vía tu­vo fuer­zas pa­ra so­li­ci­tar a una ve­ci­na que avi­sa­se a una am­bu­lan­cia, an­tes de fa­lle­cer.

«Fo­ron a por el», in­di­can las mis­mas fuen­tes, des­car­tan­do en prin­ci­pio el ro­bo y el se­cues­tro co­mo mó­vi­les, con la de­sola­ción ante un ase­si­na­to to­tal­men­te sor­pre­si­vo «por­que non es­ta­ba amea­za­do, nin na­da po­lo es­ti­lo». Ha­cía so­lo unos días que Ar­ca Brey se ha­bía mu­da­do a la ca­sa don­de su­ce­dió el cri­men, en Cu­lia­cán. Quin­ce años atrás, An­to­nio Ar­ca ha­bía lle­ga­do a Puebla des­de For­ca­rei, al An­to­nio Ar­ca Brey te­nía 41 años y ha­bía emi­gra­do a Mé­xi­co hace 15

acep­tar un tra­ba­jo de un em­pre­sa­rio de Bea­riz asen­ta­do en Mé­xi­co. Hace una dé­ca­da se tras­la­dó a Cu­lia­cán, don­de em­pren­dió ne­go­cios pro­pios de ho­te­le­ría con sus so­cios, ori­gi­na­rios de Pon­te Cal­de­las. En co­men­ta­rios con ami­gos, con­si­de­ra­ba más pe­li­gro­so Puebla que Si­na­loa. No obs­tan­te, lle­va­ba una vi­da so­cial dis­cre­ta en aquel país, y ca­da año re­gre­sa­ba a su For­ca­rei na­tal.

Te­nía pre­vis­to ha­cer­lo a me­dia­dos de agosto, y en es­ta oca­sión jun­to a su com­pa­ñe­ra, em­ba­ra­za­da, pa­ra pre­sen­tar­la a la fa­mi­lia, des­tro­za­da al es­pe­rar ya so­lo la re­pa­tria­ción de su ca­dá­ver.

Su ma­dre, Pi­lar Brey, re­la­ta­ba ayer la mar­cha de su hi­jo a Mé­xi­co, tras ha­ber tra­ba­ja­do de me­cá­ni­co y ca­mio­ne­ro en For­ca­rei y A Es­tra­da. Tu­vo una opor­tu­ni­dad de me­jo­rar en su vi­da la­bo­ral y emi­gró: «Que­ría el ver que ha­bía alá, e foi ver a mor­te», la­men­ta­ba mien­tras re­cor­da­ba que ha­bía lo­gra­do abrir­se ca­mino en aquel país: «Ía­lle máis ou me­nos ben, tra­ba­llan­do, pe­ro es­ta­ba con­ten­to». Has­ta que al­guien pu­so un vio­len­to fi­nal a su vi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.