El te­mi­ble desa­tino te­rri­to­rial del PSOE

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Opinión - RO­BER­TO L. BLAN­CO VAL­DÉS

El PSOE apues­ta, pa­ra plas­mar su pro­pues­ta de una España plu­ri­na­cio­nal que da­ría se­gún él so­lu­ción a la su­ble­va­ción na­cio­na­lis­ta, por imi­tar el mo­de­lo fe­de­ral bel­ga y ale­mán. ¡Im­pre­sio­nan­te!

De no ha­ber fa­lle­ci­do el gran hu­mo­ris­ta Mi­guel Gi­la y el in­men­so pa­ya­so Char­lie Ri­vel ca­bría ma­li­ciar­se que am­bos son, en ma­te­ria te­rri­to­rial, los gran­des ase­so­res de un PSOE que no da una des­de hace mu­chos años en ese asun­to cru­cial de la política es­pa­ño­la. Tan­to que fue el des­va­río de Za­pa­te­ro —que en­tre­gó a un PSC en ple­na de­ri­va na­cio­na­lis­ta el ti­món de la política au­to­nó­mi­ca— el que nos ha con­du­ci­do en gran me­di­da a la cri­sis ac­tual: con el se­ce­sio­nis­mo en pie de gue­rra y lo que que­da del PSOE y el PSC dis­pues­tos a in­sis­tir en la sen­da de erro­res ga­rra­fa­les que han mar­ca­do su dis­pa­ra­ta­da ac­ción te­rri­to­rial del 2004 en ade­lan­te.

Cris­ti­na Nar­bo­na, nue­va presidenta del PSOE, aca­ba de de­mos­trar, con unas de­cla­ra­cio­nes asom­bro­sas, que el des­pis­te so­cia­lis­ta en esa es­fe­ra es ya so­lo com­pa­ra­ble a la fri­vo­li­dad de quie­nes, por no te­ner ni idea de lo que se traen en­tre ma­nos, echan a ro­dar ocu­rren­cias a ver si por ca­sua­li­dad sue­na la flau­ta. Las úl­ti­mas no tie­nen des­per­di­cio. Aho­ra, al pa­re­cer, el PSOE apues­ta, pa­ra plas­mar su pro­pues­ta de una España plu­ri­na­cio­nal que da­ría se­gún él so­lu­ción a la su­ble­va­ción na­cio­na­lis­ta, por imi­tar el mo­de­lo fe­de­ral bel­ga y ale­mán. ¡Im­pre­sio­nan­te!

Sí, sí, im­pre­sio­nan­te, por mu­chí­si­mas ra­zo­nes, de las que no me re­sis­to a se­ña­lar la prin­ci­pal: que los fe­de­ra­lis­mos ale­mán y bel­ga se pa­re­cen en­tre sí lo que una as­pi­ra­do­ra y un ven­ti­la­dor. El pri­me­ro es un fe­de­ra­lis­mo coope­ra­ti­vo, que fun­cio­na so­bre la ba­se de un sis­te­ma de par­ti­dos na­cio­nal y una só­li­da leal­tad fe­de­ral mar­ca­da por la inexis­ten­cia de fuer­zas na­cio­na­lis­tas. El se­gun­do es to­do lo con­tra­rio: un fe­de­ra­lis­mo cen­trí­fu­go, en un país don­de no hay par­ti­dos na­cio­na­les, don­de la leal­tad fe­de­ral bri­lla por su au­sen­cia y don­de to­do el sis­te­ma po­lí­ti­co es­tá con­di­cio­na­do por las cre­cien­tes de­man­das na­cio­na­lis­tas de fla­men­cos y va­lo­nes. Si uno tie­ne a Bél­gi­ca por mo­de­lo no pue­de te­ner a Ale­ma­nia y vi­ce­ver­sa. Por lo de­más, el gra­do de des­cen­tra­li­za­ción de Ale­ma­nia es sus­tan­cial­men­te me­nor que el que exis­te hoy en Ca­ta­lu­ña y el de Bél­gi­ca —am­plia­do has­ta en seis oca­sio­nes en el úl­ti­mo me­dio si­glo— no re­sis­te, ni de le­jos, la com­pa­ra­ción con nues­tro mo­de­lo au­to­nó­mi­co, mu­cho más des­cen­tra­li­za­do que aquel en to­das las es­fe­ras.

El gra­do de con­fu­sión en que vi­ve la nue­va di­rec­ción so­cia­lis­ta es, por eso, de tal en­ver­ga­du­ra que al­gu­nos de los que en el PSOE sa­ben de es­tas co­sas —que los hay— de­be­rían acla­rar a Sán­chez que pa­re­cer­se a Ale­ma­nia sig­ni­fi­ca­ría re­cu­pe­rar en lo esen­cial nues­tra di­ná­mi­ca au­to­nó­mi­ca pre­via al desafío gol­pis­ta del se­ce­sio­nis­mo catalán, mien­tras que pa­re­cer­se a Bél­gi­ca su­pon­dría ex­ten­der a to­da España al­go pa­re­ci­do a la lo­cu­ra na­cio­na­lis­ta, an­tes vasca y aho­ra ca­ta­la­na. Ese se­rá, de he­cho, el re­sul­ta­do del des­ba­rre del nue­vo PSOE si na­die en él se atre­ve a pa­rar­le los pies al frí­vo­lo irres­pon­sa­ble que aho­ra lo di­ri­ge.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.