¿Cul­pa­bles? Los pe­rio­dis­tas, cla­ro

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Opinión -

LA QUILLA FERNANDO SAL­GA­DO

La Jun­ta Úni­ca de Re­so­lu­ción (JUR) de la UE re­ga­ló el Ban­co Popular al gru­po San­tan­der, con el be­ne­plá­ci­to o no —es­to no lo ten­go cla­ro— del Gobierno de España. He­cho. Mi­les de pe­que­ños ac­cio­nis­tas del Popular —y del Pas­tor— re­cla­man aho­ra in­dem­ni­za­cio­nes por la ex­po­lia­ción. De ca­jón. Lle­ga­dos a es­te pun­to, so­lo ca­ben dos preguntas. Pri­me­ra, ¿quié­nes son los res­pon­sa­bles de es­te des­a­gui­sa­do? Y se­gun­da, ¿quién abo­na­rá los pla­tos ro­tos?

¿Cul­pa­bles? El Eu­ro­gru­po no se acla­ra. ¿Que los test de es­trés no de­tec­ta­ron ano­ma­lía al­gu­na en el Ban­co Popular? Pre­gun­ten us­te­des al BCE. ¿Que hu­bo gru­pos e in­ver­so­res cua­li­fi­ca­dos que, por go­zar de in­for­ma­ción pri­vi­le­gia­da, aban­do­na­ron el bar­co an­tes del hun­di­mien­to? Pre­gun­ten us­te­des al Ban­co de España, aun­que ya les an­ti­ci­po la res­pues­ta: ellos es­ta­ban de oyen­tes, sin voz ni vo­to, y si hu­bo fil­tra­cio­nes a mí que me re­gis­tren. ¿Que el BCE no in­yec­tó li­qui­dez de emer­gen­cia pa­ra sal­var la en­ti­dad? Apro­ve­chen us­te­des su vi­si­ta a Fránc­fort pa­ra ha­cer­le la pre­gun­ta a Ma­rio Drag­hi.

Yo, que­ri­dos exac­cio­nis­tas, sé quié­nes son los res­pon­sa­bles. Me lo so­pla la ex­pe­rien­cia. Al­gu­na vez me in­vi­ta­ron a im­par­tir una char­la-co­lo­quio en la cár­cel de Mon­te­rro­so. Y allí, ade­más de ago­tar mis pro­vi­sio­nes de ta­ba­co —hay que ga­nar­se el au­di­to­rio a ba­se de so­bor­nos—, apren­dí que la ma­yo­ría de los pre­sos ha­bían si­do con­de­na­dos no por los jue­ces, sino por la pren­sa. Eran inocen­tes, de­cían, pe­ro los tri­bu­na­les ra­ti­fi­ca­ron la sen­ten­cia dic­ta­da por los pe­rió­di­cos. To­da­vía peno con aquel bal­dón. Y una tal El­ke Kö­ning, presidenta de la JUR, vie­ne a con­fir­mar­lo: la pren­sa ha pre­ci­pi­ta­do el desas­tre del Popular con «la con­ti­nua co­ber­tu­ra ne­ga­ti­va» que reali­zó en la úl­ti­ma eta­pa del ban­co. ¡Os­tras, Pe­drín! Ma­ña­na mis­mo vi­si­to a mi pá­rro­co de Mon­te­rro­so pa­ra so­li­ci­tar la ab­so­lu­ción y apen­car con la pe­ni­ten­cia.

Co­no­ce­mos los cul­pa­bles, pe­ro ¿quién pa­ga­rá la fac­tu­ra? El mi­nis­tro De Guin­dos lo tie­ne cla­ro y es de agra­de­cer su pos­tu­ra. «El con­tri­bu­yen­te no pa­ga­rá un eu­ro», reite­ra ante to­do mi­cró­fono que se le po­ne de­lan­te. Bru­se­las tam­po­co tie­ne du­das: yo de­ci­do —por ejem­plo, la die­ta de adel­ga­za­mien­to—, pe­ro no asu­mo las con­se­cuen­cias —por ejem­plo, las pres­ta­cio­nes por des­em­pleo—, es­tas son co­sas de España. Co­jo­nu­do. Así que, di­gan lo que di­gan los tri­bu­na­les so­bre la ava­lan­cha de li­ti­gios en mar­cha, los pe­que­ños ac­cio­nis­tas del Ban­co Popular pa­ga­rán el pa­to. O qui­zás us­ted y yo.

Les es­tá —nos es­tá— bien me­re­ci­do. Ellos son la ex­pre­sión del ca­pi­ta­lis­mo popular, con­cep­to acu­ña­do por Pe­ter Druc­ker que su­po­nía el fin de las con­tra­dic­cio­nes de cla­se, la de­mo­cra­ti­za­ción del ca­pi­tal y la rea­li­za­ción del Ma­ni­fies­to Co­mu­nis­ta sin co­mu­nis­mo. El sis­te­ma que, a tra­vés de las par­ti­ci­pa­cio­nes pre­fe­ren­tes, las ma­til­des de Te­le­fó­ni­ca o las diez mil pe­se­tas in­ver­ti­das en Bol­sa, te con­ver­tían en co­pro­pie­ta­rio del Ibex. La de­ci­sión del JUR can­ce­la el es­pe­jis­mo y nos de­vuel­ve al cru­do de­sier­to. Y a mí, do­ble­men­te cul­pa­ble por pe­rio­dis­ta y por con­tri­bu­yen­te, so­lo me res­ta pre­gun­tar cuál es mi cuo­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.