Lu­la pide a su par­ti­do que le nom­bre can­di­da­to a pre­si­den­te

«Mi fi­nal po­lí­ti­co lo de­ci­di­rán los bra­si­le­ños», ad­vier­te

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Internacional - FRAN­CIS­CO ESPIÑEIRA

Lu­la da Sil­va tar­dó ca­si 24 ho­ras en com­pa­re­cer ante los me­dios pa­ra dar su opi­nión so­bre la sen­ten­cia del juez Ser­gio Mo­ro que le con­de­na a nue­ve años y seis me­ses de cár­cel por los de­li­tos de co­rrup­ción pa­si­va y blanqueo de ca­pi­ta­les a tra­vés de un apar­ta­men­to de lu­jo en el li­to­ral de Sao Paulo. Con pro­fun­das oje­ras y sin ocul­tar su ma­les­tar, Lu­la ver­ba­li­zó las mis­mas pa­la­bras que ha­bían tras­la­da­do sus ín­ti­mos ins­tan­tes des­pués del ma­za­zo ju­di­cial: «Soy inocen­te. Me han con­de­na­do sin prue­bas y tra­tan de apar­tar­me del jue­go po­lí­ti­co», re­su­mió el ex­pre­si­den­te bra­si­le­ño sus sen­sa­cio­nes.

Pe­ro Lu­la da Sil­va no qui­so per­der la opor­tu­ni­dad de te­ner to­dos los fo­cos so­bre su per­so­na y con­fir­mó que su ame­na­za no era un fa­rol y que par­ti­ci­pa­rá en las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les del pró­xi­mo año. «Has­ta aho­ra no lo ha­bía reivin­di­ca­do, pe­ro aho­ra lo ha­go y pi­do al Par­ti­do dos Tra­bal­ha­do­res —la for­ma­ción que di­ri­gió du­ran­te años y en la que con­ser­va el con­trol de nu­me­ro­sos re­sor­tes de po­der— que me nom­bre can­di­da­to. Es­toy dis­pues­to a pe­lear de la mis­ma ma­ne­ra que cuan­do te­nía 30 años», ase­gu­ró.

La ju­ga­da tie­ne mu­chas ven­ta­jas pa­ra el icó­ni­co lí­der de la iz­quier­da obre­ris­ta bra­si­le­ña. Si los co­mi­cios lle­gan an­tes de que Ma­ni­fes­ta­ción a fa­vor de Lu­la ayer en Sao Paulo. pro­duz­ca una sen­ten­cia fir­me en su ca­so, po­dría be­ne­fi­ciar­se de la in­mu­ni­dad pre­si­den­cial y di­la­tar —o in­clu­so anu­lar— el pro­ce­so ju­di­cial con­tra él. Lu­la es el po­lí­ti­co me­jor va­lo­ra­do del país, con una con­si­de­ra­ble ven­ta­ja en las en­cues­tas. La sombra de la co­rrup­ción afec­ta a to­dos los par­ti­dos y las re­for­mas po­lí­ti­cas y eco­nó­mi­cas pro­vo­ca­das por la cri­sis de los úl­ti­mos dos años han dis­pa­ra­do la nos­tal­gia de los tiem­pos del di­ri­gen­te iz­quier­dis­ta al fren­te del país.

Com­pli­ca­do ho­ri­zon­te le­gal

Ni si­quie­ra su com­pli­ca­do ho­ri­zon­te le­gal, con cin­co pro­ce­sos ju­di­cia­les abier­tos por la tra­ma La­va Ja­to y otros seis en los que po­dría ser impu­tado re­la­ti­vos a los so­bor­nos de la em­pre­sa Ode­brecht, le ha­cen du­dar de su vuel­ta al rue­do elec­to­ral. «Van a te­ner un pre­can­di­da­to con pro­ble­mas ju­rí­di­cos, pe­ro voy a li­brar una bue­na pe­lea de­mo­crá­ti­ca en las ca­lles», bro­meó tam­bién Lu­la, que com­pa­re­ció ves­ti­do con una ca­mi­sa ro­ja, co­mo es ha­bi­tual en él en oca­sio­nes si­mi­la­res, y una cha­que­ta ne­gra.

El ex­pre­si­den­te bra­si­le­ño no du­dó en co­lo­car al juez Ser­gio Mo­ro en el cen­tro de una cons­pi­ra­ción pa­ra aca­bar con su pres­ti­gio y con su ca­rre­ra. «Mi fi­nal po­lí­ti­co lo de­ci­di­rán los bra­si­le­ños. Son ellos quie­nes tie­nen el de­re­cho de de­ci­dir so­bre mi fu­tu­ro», in­sis­tió an­tes de ame­na­zar a los que du­dan de sus po­si­bi­li­da­des: «Quie­nes crean que des­pués de es­to es­toy aca­ba­do, es­tán equi­vo­ca­dos».

SEBASTIAO MO­REI­RA EFE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.