Chi­na ais­ló a Liu Xiaobo has­ta el fi­nal

El No­bel de la Paz era el úni­co ga­lar­do­na­do ba­jo cus­to­dia y es el pri­me­ro que muere cau­ti­vo des­de la Ale­ma­nia na­zi.

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Internacional - ZIGOR ALDAMA

«El 31 de ma­yo se de­tec­tó una ano­ma­lía en el hí­ga­do de Liu Xiaobo, y el 7 de ju­nio se le diag­nos­ti­có un cán­cer ter­mi­nal de hí­ga­do cu­yo tu­mor se ha­bía ex­ten­di­do por el res­to del cuer­po. El Hos­pi­tal Nú­me­ro Uno de la Uni­ver­si­dad Mé­di­ca de Chi­na, en la ciudad de Shen­yang, in­vi­tó a repu­tados on­có­lo­gos chi­nos pa­ra de­ter­mi­nar qué tra­ta­mien­to de­bía re­ci­bir. En es­te pe­río­do par­ti­ci­pa­ron en la dis­cu­sión es­pe­cia­lis­tas de EE.UU. y Ale­ma­nia. De­sa­for­tu­na­da­men­te, la salud de Liu con­ti­nuó de­te­rio­rán­do­se. El 10 de ju­lio, la si­tua­ción se vol­vió crí­ti­ca y tu­vo que ser re­su­ci­ta­do. Fue tras­la­da­do a la UCI, don­de mu­rió de un fa­llo or­gá­ni­co múl­ti­ple el 13 de ju­lio».

Así re­su­mió ayer los úl­ti­mos días de Liu el cen­tro mé­di­co en el que fue tra­ta­do el pri­mer No­bel de la Paz que fa­lle­ce cau­ti­vo des­de 1938, cuan­do Carl von Os­sietzky mu­rió ba­jo cus­to­dia na­zi. Lo que no men­cio­nó el hos­pi­tal es que la en­fer­me­dad fue diag­nos­ti­ca­da de­ma­sia­do tar­de tras un con­trol ru­ti­na­rio en pri­sión, don­de cum­plía una con­de­na de 11 años por ha­ber exi­gi­do un pro­ce­so de­mo­crá­ti­co pa­ra Chi­na, y que las au­to­ri­da­des co­mu­nis­tas se ne­ga­ron a con­ce­der­le la li­ber­tad pa­ra via­jar al ex­tran­je­ro y re­ci­bir tra­ta­mien­to allí, al­go que él ha­bía pe­di­do y que los on­có­lo­gos que lo vi­si­ta­ron con­si­de­ra­ron se­gu­ro.

«El Gobierno chino tie­ne gran res­pon­sa­bi­li­dad en es­ta muer­te pre­ma­tu­ra», sen­ten­ció la res­pon­sa­ble del comité no­rue­go de los Pre­mios No­bel, pa­ra quien Liu «no ha­bía co­me­ti­do nin­gún ac­to cri­mi­nal. Se li­mi­tó a ejer­cer sus de­re­chos co­mo ciu­da­dano». La prin­ci­pal de­man­da del di­si­den­te se li­mi­ta­ba a exi­gir que se cum­pla la Cons­ti­tu­ción chi­na. Con­cre­ta­men­te, el ar­tícu­lo 35, que re­co­ge el res­pe­to a di­fe­ren­tes li­ber­ta­des, co­mo la de ex­pre­sión, pren­sa o ma­ni­fes­ta­ción. En la Car­ta 08, el ma­ni­fies­to pro-de­mo­cra­cia por el que aca­bó en pri­sión, tam­bién pe­día el fin del par­ti­do úni­co y una de­mo­cra­cia par­la­men­ta­ria.

Ni Liu ve­rá esa Chi­na con la que so­ña­ba ni pa­re­ce que se va­ya a ha­cer reali­dad pron­to, aun­que él siem­pre mantuvo el op­ti­mis­mo. Su ca­so den­tro de Chi­na so­lo se si­guió en Hong Kong, don­de na­da más re­ci­bir la no­ti­cia, ac­ti­vis­tas y ciudadanos guar­da­ron un minuto de si­len­cio fren­te a su re­tra­to. En el res­to de la Re­pú­bli­ca Popular, don­de la po­bla­ción des­co­no­ce quién era Liu, la pren­sa no se hi­zo eco de la no­ti­cia. Fal­ta sa­ber qué su­ce­de­rá con la mujer del ac­ti­vis­ta, la poe­ti­sa Liu Xia, ba­jo arres­to do­mi­ci­lia­rio des­de 2010 pese a que no se le impu­ta nin­gún de­li­to. Ella su­po de la con­di­ción de su ma­ri­do el mes pa­sa­do, y so­lo pu­do via­jar a Shen­yang pa­ra pa­sar los úl­ti­mos días con él cuan­do ya es­ta­ba muy dé­bil. La fo­to­gra­fía de la pa­re­ja abra­za­da en la ha­bi­ta­ción del hos­pi­tal va ca­mino de con­ver­tir­se en un sím­bo­lo tan po­de­ro­so co­mo la si­lla va­cía en la ce­re­mo­nia de en­tre­ga del No­bel que no pu­do re­co­ger. EL MUN­DO EN­TRE LÍ­NEAS

AFP

Ima­gen de ví­deo que mues­tra la ago­nía de Liu, ro­dea­do por mé­di­cos y acom­pa­ña­do por su es­po­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.