El hé­roe san­gra, «no tie­ne za­pa­tos, va­ga per­di­do, pe­ro tra­ta de ha­llar un ca­mino. No to­do es muer­te»

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Cultura -

Las ob­se­sio­nes de Ba­se­litz que­dan re­fle­ja­das en los ci­clos Hé­roes y Ti­pos Nue­vos, crea­dos fe­bril­men­te en 1965 y 1966, un pro­yec­to que es­tá mar­ca­do por esa crí­ti­ca al hé­roe in­ma­cu­la­do que im­po­nen los es­ta­men­tos ofi­cia­les y que él hu­ma­ni­za, de­vuel­ve a la reali­dad con to­da su cru­de­za, sin desechar la bur­la. «Es un pin­tor fu­rio­so», in­ci­de una de las co­mi­sa­rias, Pe­tra Joos. Po­ne a la so­cie­dad ante el es­pe­jo y es­ta se dis­gus­ta ante la ima­gen que el cris­tal de­vuel­ve. «Na­die en el 65 en Ale­ma­nia que­ría mi­rar ha­cia el pa­sa­do», sub­ra­ya su com­pa­ñe­ra de co­mi­sa­ria­do Eva Mon­gi-Voll­mer. De he­cho, años atrás lo ex­pul­san de la Aca­de­mia de Be­llas Ar­tes de Ber­lín Es­te «por in­ma­du­rez so­cio­po­lí­ti­ca», con­ti­núa Joos.

Sin se­ñas de iden­ti­dad

Sus cria­tu­ras son se­res hu­ma­nos he­ri­dos, so­los, do­lien­tes, me­dio des­nu­dos, fi­gu­ras mo­nu­men­ta­les, mas­cu­li­nas, que ocu­pan el cen­tro del lien­zo, con un uniforme mi­li­tar des­he­cho en ha­ra­pos, con una ban­de­ra in­de­fi­ni­da des­pe­da­za­da, con una se­xua­li­dad obs­ce­na que exu­da tris­te­za, un hom­bre sin se­ñas de iden­ti­dad, erran­te, uni­ver­sal, que san­gra, de­vas­ta­do pe­ro to­da­vía vi­vo, con gran­des ma­nos y pies con los que afe­rrar­se al en­torno. Son los res­tos, los des­po­jos, el ex­sol­da­do, el re­fu­gia­do, el ar­tis­ta, al que le que­dan los re­cuer­dos de una exis­ten­cia an­te­rior, una in­fan­cia. «No tie­ne za­pa­tos ni un lu­gar don­de es­tar, va­ga per­di­do, pe­ro tra­ta de ha­llar un ca­mino. No to­do es muer­te», ex­pli­ca Mon­gi-Voll­mer. «Es­tá bus­can­do un nue­vo fu­tu­ro», co­rro­bo­ra Joos.

Es cu­rio­so com­pro­bar có­mo en la obra de me­nor ta­ma­ño, di­bu­jos y gra­ba­dos, es­tán ya to­dos es­tos te­mas; son co­mo un pe­que­ño ca­tá­lo­go de sus preo­cu­pa­cio­nes y ti­pos.

For­ma­tos mo­nu­men­ta­les

En la obra reciente que re­co­ge la ex­po­si­ción, la de la dé­ca­da del 2000, no aban­do­na es­tos asun­tos, pe­ro el tra­ta­mien­to es di­fe­ren­te. Aho­ra lo mo­nu­men­tal son los for­ma­tos, pe­ro las fi­gu­ras ya no es­tán ven­ci­das por la an­sie­dad y la quie­bra. La ma­du­rez le ha da­do li­ber­tad a Ba­se­litz, que no se li­mi­ta al re­fle­jo de la reali­dad, él crea una nue­va, aun­que par­ta de los mis­mos mo­ti­vos, el pai­sa­je, la per­so­na, el ani­mal, el ár­bol. Tam­po­co rehú­ye la re­fle­xión ni el pa­sa­do. Pe­ro ya no in­vier­te la fi­gu­ra, ni la frac­tu­ra. «Ya no dis­cu­te con­si­go mis­mo, con la so­cie­dad, con otros ar­tis­tas. Ha ha­lla­do su pro­pio es­pa­cio y es­tá có­mo­do en él. La pin­tu­ra le de­ja res­pi­rar», ano­ta Mon­gi-Voll­mer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.