Con­tra la apo­lo­gía di­gi­tal de la anore­xia

El Con­se­jo Au­dio­vi­sual de Ca­ta­lu­ña pide a pro­vee­do­res de ser­vi­cios de In­ter­net que re­ti­ren 16 blogs y per­fi­les de re­des so­cia­les que pro­mue­ven es­ta en­fer­me­dad y la bu­li­mia

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Alta Definición -

«Na­da sa­be tan ri­co co­mo ser del­ga­da». Ese es el le­ma de uno de los blogs que fo­men­ta la del­ga­dez ex­tre­ma, la ob­se­sión por el pe­so lle­va­da a la pa­to­lo­gía, con­ver­ti­da en en­fer­me­dad. Sus con­se­jos son una es­pe­cie de man­da­mien­tos de la anore­xia y la bu­lí­mi­ca. No to­mar ali­men­tos des­pués de las seis de la tar­de. In­clu­so co­mer des­nu­dos ante un es­pe­jo, pa­ra que ver gra­sa que acu­mu­la el cuer­po. Los que re­cu­rren a es­ta pá­gi­na, lo ha­cen con un cla­ro ob­je­ti­vo. «Quie­ro qui­tar­me 25 mal­di­tos ki­los», di­ce una usua­ria. «Con una die­ta ba­sa­da en me­nos de 500 ca­lo­rías dia­rias, ¿en cuán­to tiem­po son no­to­rios los hue­sos de las cos­ti­llas?», pre­gun­ta otra. «Es­toy he­cha una cer­da, ten­go 18, mi­do 1,60, pe­sa­ba 45 ki­los y aho­ra pe­so 51; lo peor es que mi no­vio me obli­ga a al­mor­zar», cuen­ta una ter­ce­ra. En otra pá­gi­na hay un apar­ta­do muy cla­ro: «Si no due­le, no fun­cio­na». To­do es­to es­tá en In­ter­net. Abier­to a cual­quier me­nor. Por ello, el Con­se­jo Au­dio­vi­sual de Ca­ta­lu­ña (CAC) ha so­li­ci­ta­do a cua­tro pro­vee­do­res de ser­vi­cios on-li­ne que re­ti­ren es­te ti­po de con­te­ni­dos que pro­mue­ven la anore­xia y la bu­li­mia.

En con­cre­to, la pe­ti­ción de es­te or­ga­nis­mo au­to­nó­mi­co se re­fie­re a diez per­fi­les de re­des so­cia­les y a seis blogs que fo­men­tan la crea­ción de una iden­ti­dad glo­bal fa­vo­ra­ble a los tras­tor­nos ali­men­ta­rios, se­gún ma­ni­fies­ta el pro­pio CAC, que re­cla­ma una re­gu­la­ción mu­cho más es­tric­ta. De he­cho, en Fran­cia es­te ti­po de pá­gi­nas web fue­ron de­cla­ra­dos ile­ga­les y en España dis­tin­tas or­ga­ni­za­cio­nes han im­pul­sa­do cam­pa­ñas y re­co­gi­das de fir­mas pa­ra que la le­gis­la­ción na­cio­nal va­ya en la mis­ma di­rec­ción que la fran­ce­sa.

Los pro­vee­do­res de ser­vi­cios que alo­jan los 16 blogs y per­fi­les men­cio­na­dos en la pe­ti­ción son Goo­gle, Fa­ce­book, Tumblr y Au­to­mat­tic, se­gún in­for­ma la agen­cia Eu­ro­pa Press. La ac­tua­ción del CAC se ini­ció de­bi­do a una se­rie de que­jas ofi­cia­les pre­sen­ta­das por la Aso­cia­ción con­tra la Anore­xia y la Bu­li­mia (ACAB).

Co­mu­ni­da­des pe­li­gro­sas

Tras in­ves­ti­gar los ca­sos, el or­ga­nis­mo que re­gu­la con­te­ni­dos au­dio­vi­sua­les ha lle­ga­do a la con­clu­sión de que In­ter­net y las re­des so­cia­les pue­den ac­tuar co­mo un es­pa­cio que fa­ci­li­ta la crea­ción de co­mu­ni­da­des de per­so­nas que se re­fuer­zan por­que bus­can ob­je­ti­vos co­mu­nes en el ám­bi­to de los pa­rá­me­tros es­té­ti­cos del cuer­po y que se re­co­no­cen por ex­pe­rien­cias vi­ta­les pa­re­ci­das, co­mo la lu­cha con­tra el de­seo de co­mer, el vó­mi­to y la ocul­ta­ción del tras­torno.

Los con­te­ni­dos ana­li­za­dos y las vías uti­li­za­das pa­ra di­fun­dir­las pue­den ac­tuar co­mo un es­pa­cio de re­fe­ren­cia que im­pul­sa con­duc­tas imi­ta­ti­vas de prác­ti­cas con­tra­rias a la salud, a par­tir de la crea­ción de co­mu­ni­da­des vir­tua­les.

Al­gu­nos de los res­pon­sa­bles de es­tos blogs y fo­ros que nie­gan que estén fo­men­tan­do la anore­xia y la bu­li­mia e in­clu­so pu­bli­can en sus pá­gi­nas al­gún le­ma o fo­to ad­vir­tien­do del pe­li­gro de la en­fer­me­dad. Es una sim­ple ta­pa­de­ra. Por­que, a con­ti­nua­ción, lan­zan re­co­men­da­cio­nes so­bre có­mo lo­grar lo que con­si­de­ran «la per­fec­ción ex­te­rior» y con­ver­tir­se en prin­ce­sas: die­tas de ayuno par­cial, có­mo pa­sar to­do un día to­man­do so­lo un ca­fé con le­che y mé­to­dos pa­ra com­ba­tir la an­sie­dad que cau­sa el ham­bre. Ade­más, en es­te ti­po de webs se zan­ja la po­lé­mi­ca de for­ma fá­cil: «Si te sien­tes ofen­di­do al leer so­bre es­tos te­mas por fa­vor aban­do­na aho­ra. No nos in­tere­san tus co­men­ta­rios».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.