La con­fu­sión nor­ma­ti­va rei­na so­bre las te­rra­zas de los ba­res al inicio del ve­rano

El sector su­fre freno de li­cen­cias, cam­bio de re­glas y ne­go­cia­cio­nes de úl­ti­ma ho­ra

La Voz de Galicia (Barbanza) - - A Fondo - C. PUNZÓN

En di­ver­sas zo­nas del cas­co mo­nu­men­tal de San­tia­go las te­rra­zas se ven al­te­ra­das en ple­na actividad por los ser­vi­cios de re­co­gi­da de ba­su­ras, mien­tras el Con­ce­llo ul­ti­ma aún pa­ra ju­lio un tex­to con el que re­gu­lar di­chos es­pa­cios, que no con­ta­rán, por cues­tio­nes bu­ro­crá­ti­cas, con más au­to­ri­za­cio­nes es­te ve­rano. En A Co­ru­ña la in­tran­qui­li­dad rei­na en­tre el sector hos­te­le­ro, que se ha vis­to su­je­to a una in­ten­sa ins­pec­ción y re­gu­la­ción en 34 ca­lles pea­to­na­les cuan­do las con­tra­ta­cio­nes de personal de re­fuer­zo ya es­ta­ban he­chas en mu­chos ca­sos y el mo­bi­lia­rio ex­te­rior ad­qui­ri­do. En Lu­go las ta­sas im­pues­tas por el Con­ce­llo a ba­res y ca­fe­te­rías pa­ra su ex­pan­sión en la ca­lle han si­do cues­tio­na­das ju­di­cial­men­te. Pon­te­ve­dra vi­ve aún con la nor­ma­ti­va de te­rra­zas de 1997, pre­via a la ley an­ti­ta­ba­co y al pro­pio Mi­guel An­xo Fer­nán­dez Lo­res co­mo al­cal­de. La mano abier­ta con los 297 ba­res y 1.963 me­sas au­to­ri­za­dos ac­túa allí co­mo guía mien­tras se con­fec­cio­na una nue­va nor­ma­ti­va. En Ou­ren­se, has­ta el al­cal­de ad­mi­te que hay te­rra­zas «fó­ra de to­da re­gu­la­ción» y la Po­li­cía Lo­cal se­ña­la el des­con­trol en la ca­lle con ca­si cien ba­res fue­ra de or­de­na­ción.

En Fe­rrol se han per­mi­ti­do la ins­ta­la­ción de 144 te­rra­zas, pe­ro otro cen­te­nar se­guía pen­dien­te de au­to­ri­za­ción a las puer­tas del mes gran­de de la tem­po­ra­da. Y en Vi­go, don­de el Con­ce­llo ha da­do to­da cla­se de fa­ci­li­da­des a los hos­te­le­ros pa­ra am­pliar sus me­sas fue­ra de los lo­ca­les, ha si­do ne­ce­sa­rio que el al­cal­de ha­ya da­do va­rios avi­sos al sector pa­ra que no co­lo­ni­ce las ca­lles.

Ten­sión en A Co­ru­ña

«No en­tra­mos en po­lé­mi­cas, lo que que­re­mos es tra­ba­jar, co­mo se ha he­cho en Vi­go, don­de Abel Ca­ba­lle­ro apos­tó por las te­rra­zas, la crea­ción de em­pleo y ri­que­za y ge­ne­rar vi­da en la ciu­dad», apun­ta Héctor Ca­ñe­te, pre­si­den­te de la Aso­cia­ción de Hos­te­le­ros de A Co­ru­ña. El sector de ba­res y ca­fe­te­rías her­cu­lino re­cha­za que el Con­ce­llo ha­ya op­ta­do jus­to al co­mien­zo de la tem­po­ra­da al­ta por or­de­nar las te­rra­zas, cuan­do los em­pre­sa­rios son re­que­ri­dos a rea­li­zar sus pe­ti­cio­nes con seis o sie­te meses de an­te­la­ción. «Los úl­ti­mos cua­tro años han si­do muy du­ros pa­ra el sector y aho­ra, que pa­re­ce que hay cier­ta re­cu­pe­ra­ción, que­da­mos en si­tua­ción irre­gu­lar por­que el Con­ce­llo re­gu­la las te­rra­zas pe­ro no da li­cen­cias», la­men­ta Ca­ñe­te, quien aña­de que los avi­sos de la Po­li­cía Lo­cal pa­ra le­van­tar las me­sas son muy fre­cuen­tes, con la ame­na­za ade­más de san­cio­nes de has­ta 600 eu­ros.

Una ba­ta­lla de ma­yor in­ten­si­dad es plan­tea­da des­de la aso­cia­ción Lu­go Mo­nu­men­tal en la ciu­dad de la mu­ra­lla, don­de el pul­so ha pro­pi­cia­do re­cur­sos le­ga­les an­te el Con­ce­llo tras con­si­de­rar el Tri­bu­nal Su­pe­rior de Xus­ti­za que los cálcu­los de las ta­sas eran inade­cua­dos.

«Es un ne­go­cio, pe­ro tam­bién un ser­vi­cio pú­bli­co a la ciu­da­da­nía», man­tie­ne Luis La­to­rre, ex­pre­si­den­te de la aso­cia­ción y es­tu­dio­so de la nor­ma­ti­va so­bre las te­rra­zas en to­da Ga­li­cia. «La ta­sa en Lu­go se es­tá uti­li­zan­do co­mo un im­pues­to de ma­ne­ra ile­gal», aña­de. El ex­pre­si­den­te de los em­pre­sa­rios del cas­co his­tó­ri­co lu­cen­se apun­ta co­mo co­rrec­ta la ma­ne­ra de cal­cu­lar la ta­sa que em­plea el Ayun­ta­mien­to de Vi­go, con el va­lor ca­tas­tral de sue­lo co­mo pun­to de par­ti­da, pa­ra ha­llar des­pués el pre­cio de su uti­li­za­ción y no con el va­lor de pro­pie­dad co­mo ase­gu­ra ha­ce el Con­ce­llo de su ciu­dad. «Por eso aquí es diez ve­ces ma­yor que en Vi­go», acla­ra.

La pro­li­fe­ra­ción ex­po­nen­cial de te­rra­zas en to­da Ga­li­cia ra­di­ca, se­gún La­to­rre Real, en que es­tas «se ex­pan­die­ron con la ley del ta­ba­co cuan­do se prohi­bió fu­mar en el in­te­rior de los lo­ca­les. La gen­te se dio cuen­ta de que no se es­ta­ba tan mal en la ca­lle y de­man­dó ese es­pa­cio ex­te­rior to­do el año», ar­gu­men­ta.

Des­fa­se en Ou­ren­se

Esa nue­va reali­dad del sector hos­te­le­ro no es­tá con­tem­pla­da aún en la nor­ma­ti­va de te­rra­zas de Ou­ren­se. «Hay una si­tua­ción con­fu­sa por una nor­ma de 1998 que ha que­da­do des­fa­sa­da», se­ña­la Ja­vier Ou­to­mu­ro, pre­si­den­te de la Unión de Hos­te­le­ros Ou­ren­sa­nos, que ad­mi­te que los em­pre­sa­rios del sector son los primeros res­pon­sa­bles del des­or­den exis­ten­te en mu­chas ciu­da­des. En Ou­ren­se, aña­de Ou­to­mu­ro, el pro­ble­ma no es tan­to de pre­cios co­mo de dis­tin­ción en­tre la ubi­ca­ción de los ne­go­cios. «No pue­de re­gu­lar­se to­do ba­jo la mis­ma for­ma», in­di­ca alu­dien­do a las zo­nas an­ti­guas, don­de re­co­no­ce que es ne­ce­sa­rio cum­plir unos cri­te­rios mí­ni­mos de se­gu­ri­dad y al mis­mo tiem­po no cer­ce­nar la po­si­bi­li­dad de crear em­pleo y ri­que­za con las ins­ta­la­cio­nes ex­te­rio­res de los ba­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.