Los Con­ce­llos po­nen freno a la ex­pan­sión de las te­rra­zas

Al­cal­des se reúnen con los hos­te­le­ros pa­ra en­con­trar un pun­to que acep­ten to­dos

La Voz de Galicia (Barbanza) - - A Fondo - M. AL­FON­SO

El fe­nó­meno de las te­rra­zas se es­tá con­vir­tien­do en un que­bra­de­ro de ca­be­za pa­ra al­gu­nos mu­ni­ci­pios arou­sa­nos. Va­rios con­ce­llos han te­ni­do que to­mar me­di­das pa­ra evi­tar que la co­lo­ca­ción de si­llas y me­sas su­pon­ga un pro­ble­ma pa­ra los pea­to­nes, que en al­gu­nos lu­ga­res se en­cuen­tran con di­fi­cul­ta­des pa­ra tran­si­tar con hol­gu­ra. Es el ca­so de O Gro­ve, don­de han reor­de­na­do por com­ple­to la Rúa Pra­te­rías —has­ta han te­ni­do que re­ti­rar una fa­ro­la— pa­ra de­jar un pa­so pa­ra los vian­dan­tes y los ser­vi­cios de emer­gen­cias. O en Cam­ba­dos, don­de la lle­ga­da del ve­rano lle­na la Pra­za das Ro­das y la de Alfredo Bra­ñas de me­sas y si­llas pa­ra ofre­cer es­pa­cio libre en el lu­gar. En Vilagarcía, el Con­ce­llo ha te­ni­do que lla­mar la aten­ción a un ne­go­cio de Ca­rril que ocu­pa­ba con es­tos ele­men­tos el ac­ce­so al lo­cal de al la­do.

En la Pra­za da Ro­das a par­tir de las nue­ve de la no­che las de­ce­nas de si­llas y me­sas que co­lo­can los cua­tro lo­ca­les de hos­te­le­ría que allí con­vi­ven no de­jan ni un hue­co. Y eso que el es­pa­cio se cie­rra to­dos los ve­ra­nos al trá­fi­co, pre­ci­sa­men­te, pa­ra per­mi­tir la ex­pan­sión de las te­rra­zas. Pe­ro no pa­re­ce su­fi­cien­te. Por­que las ace­ras han des­apa­re­ci­do y los pea­to­nes tie­nen que bus­car­se la vi­da pa­ra tran­si­tar por es­te cén­tri­co es­pa­cio. Lo mis­mo su­ce­de en la Rúa Real, que par­te de la em­ble­má­ti­ca Pra­za de Fe­fi­ñáns. Ha­ce años que el Con­ce­llo an­cheó aquí las ace­ras. Pe­ro es­tas se que­dan aho­ra pe­que­ñas por­que las te­rra­zas de los nu­me­ro­sos ne­go­cios de hos­te­le­ría que allí se han ins­ta­la­do re­du­cen mu­cho el es­pa­cio por el que se pue­de tran­si­tar, lo que obli­ga a los vian­dan­tes a in­va­dir la calzada. Lo mis­mo su­ce­de en O Gro­ve en la ca­lle Pra­te­rías o en la zo­na de Bei­ra­mar.

An­te es­ta si­tua­ción, a los con­ce­llos arou­sa­nos no les ha que­da­do más re­me­dio que to­mar me­di­das. En O Gro­ve ce­le­bra­ron una reunión con hos­te­le­ros y re­si­den­tes de Pra­te­rías ha­ce unas se­ma­nas. Les ex­pli­ca­ron que en la zo­na tie­ne que que­dar un pa­so per­ma­nen­te­men­te abier­to, tan­to pa­ra que los pea­to­nes pue­dan cir­cu­lar co­mo pa­ra per­mi­tir el trán­si­to de los ser­vi­cios de emer­gen­cias, en ca­so de que ten­gan que in­ter­ve­nir. En Cam­ba­dos, el Con­ce­llo tam­bién se ha pues­to en con­tac­to con los hos­te­le­ros, pa­ra pe­dir­les que, por fa­vor, sus te­rra­zas se ajus­ten a lo pla­nos di­se­ña­dos por la Po­li­cía Lo­cal. Tie­ne que ha­ber si­tio pa­ra to­dos.

MÓ­NI­CA IRAGO

Las cua­tro te­rra­zas ocu­pan gran par­te de la cam­ba­de­sa Pra­za das Ro­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.