Poio con­tra­ta a es­ca­la­do­res pa­ra re­ti­rar ni­dos de avis­pas ve­lu­ti­nas

El ata­que en la pla­ya es el se­gun­do que se re­gis­tra en la zo­na en una semana

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Galicia - LÓPEZ PE­NI­DE

La pla­ya de Chan­ce­las, en Poio, re­cu­pe­ró ayer la nor­ma­li­dad des­pués de que el jue­ves por la tar­de tu­vie­ra que ba­li­zar­se bue­na par­te des­pués de que seis per­so­nas fue­ran ata­ca­das por un en­jam­bre de avis­pas ve­lu­ti­nas. Pro­tec­ción Ci­vil lo­gró inu­ti­li­zar tan­to el ni­do que es­ta­ba si­tua­do en una ra­ma que se rom­pió por el ex­ce­so de pe­so cau­san­do es­te in­ci­den­te, co­mo otro ubi­ca­do en un se­gun­do ár­bol a unos quin­ce me­tros de dis­tan­cia del pri­me­ro.

El pro­ble­ma es que am­bas es­truc­tu­ras, aun­que ya no tie­nen tra­zas de al­ber­gar in­sec­tos, con­ti­núan lo­ca­li­za­das a una al­tu­ra con­si­de­ra­ble del sue­lo e inal­can­za­ble con los me­dios pro­pios de que dis­po­ne el Con­ce­llo de Poio pa­ra pro­ce­der a su re­ti­ra­da. En es­te sen­ti­do, Ma­nuel Torres Pou­sa­da, de Pro­tec­ción Ci­vil, ex­pli­có que al rom­per­se la ra­ma que lo sos­te­nía, el ni­do ca­yó va­rios me­tros, pe­ro no lle­gó a im­pac­tar con­tra el sue­lo, sino que con­ti­nuó en­tre la ra­ma­da del ár­bol.

Es­ta si­tua­ción ha lle­va­do al go­bierno lo­cal a con­tac­tar con una em­pre­sa que dis­po­ne de ope­ra- rios ca­pa­ci­ta­dos pa­ra tra­ba­jos en al­tu­ra, de tal mo­do que es­tán es­pe­cia­li­za­dos en to­do lo re­la­ti­vo a tre­par por ár­bo­les. La in­ten­ción es que re­ti­ren los dos ni­dos lo­ca­li­za­dos en la pla­ya de Chan­ce­las, así co­mo otros tan­tos des­cu­bier­tos en el lu­gar de Fra­ga­mo­rei­ra y en un al­cor­no­que de gran en­ver­ga­du­ra en el en­torno de Lou­ri­do, pe­ro fue­ra de lo que es la zo­na de pla­yas. En es­te pun­to, Torres Pou­sa­da pre­ci­só que, si bien tie­nen cons­tan­cia de que a tra­vés de las re­des so­cia­les se ha alu­di­do a la exis­ten­cia de otro en­jam­bre en las pro­xi­mi­da­des de la pla­ya de Ra­xó, la reali­dad es que no les cons­tan avis­ta­mien­tos en otros are­na­les del mu­ni­ci­pio.

Se­gún tras­cen­dió ayer, el ata­que en la pla­ya de Chan­ce­las es el se­gun­do de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas que se pro­du­ce en la co­ma­rEl ca de Pon­te­ve­dra. Días an­tes, fue un gru­po de una vein­te­na de per­so­nas, en­tre ni­ños y adul­tos, que se dis­po­nían a dis­fru­tar de una me­rien­da cam­pes­tre en la pa­rro­quia de Cam­pa­ñó los que su­frie­ron la ira de es­ta es­pe­cie.

Fi­nal­men­te, dos ni­ños y un adul­to pa­de­cie­ron pi­ca­du­ras de las avis­pas, ya que el res­to con­si­guió po­ner­se a sal­vo a la ca­rre­ra. Es­te úl­ti­mo re­la­tó ayer que, pe­se al tiem­po trans­cu­rri­do, «aún me mo­les­tan las pi­ca­du­ras», así co­mo ex­pli­có que ha te­ni­do que acu­dir en va­rias oca­sio­nes a la far­ma­cia a por an­ti­his­ta­mí­ni­cos.

El pon­te­ve­drés re­la­tó que aquel día ha­bían que­da­do unos alum­nos de la hípica de Cam­pa­ñó «pa­ra des­pe­dir a una pro­fe­so­ra de equi­ta­ción con un pic­nic». De­ci­die­ron ir a una zo­na de mo­li­nos pró­xi­ma al hi­pó­dro­mo y a un río. «Co­mo ha­bían des­bro­za­do cer­ca del que íba­mos y no ha­bía som­bra», de­ci­die­ron di­ri­gir­se a otro. «Cuan­do me­tí el pa­lo que lle­va­ba den­tro de un agu­je­ro de un ár­bol co­men­za­ron a sa­lir y em­pe­za­ron a pi­car», aña­dió.

Pos­te­rior­men­te, se pu­so en con­tac­to con el 012 y un téc­ni­co se des­pla­zó a la zo­na ve­ri­fi­can­do que se tra­ta­ba de la ve­lu­ti­na.

EMI­LIO MOL­DES

La pla­ya de Chan­ce­las se re­abrió tras el ata­que del jue­ves.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.