El por­qué me­teo­ro­ló­gi­co que ha con­ver­ti­do Ga­li­cia en Ga­li­for­nia

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Galicia - XA­VIER FONSECA

Que Ga­li­cia no tie­ne na­da que en­vi­diar a nin­gu­na zo­na del pla­ne­ta es al­go que sa­be­mos muy bien los ga­lle­gos. Aun así, en los úl­ti­mos años, apro­ve­chan­do el au­ge de las re­des so­cia­les, el ima­gi­na­rio po­pu­lar ha que­ri­do de­jar­lo bien cla­ro. Ha na­ci­do un nue­vo con­cep­to, Ga­li­for­nia, que com­pa­ra a nues­tra co­mu­ni­dad con el lu­gar que his­tó­ri­ca­men­te he­mos aso­cia­do con un pa­raí­so, Ca­li­for­nia. Cuan­do al­guien pien­sa en el es­ta­do nor­te­ame­ri­cano no le vie­ne a la ca­be­za el Va­lle de la Muer­te o el de­sier­to de Mo­ja­ve, sino sus pla­yas. Una, en con­cre­to, San­ta Mó­ni­ca. Es ló­gi­co, des­de 1989 has­ta el 2001 ge­ne­ra­cio­nes en­te­ras me­ren­da­ban con la mí­ti­ca se­rie Los vi­gi­lan­tes de la pla­ya que mos­tra­ba esos cuer­pos tan per­fec­tos de hom­bres y mu­je­res so­bre ese are­nal de en­sue­ño y unas aguas muy ape­te­ci­bles. Hoy Ga­li­for­nia es un tér­mino con sig­ni­fi­ca­do pro­pio que sue­le acom­pa­ñar a una fo­to­gra­fía de cual­quier pai­sa­je ga­lle­go. En la red so­cial Ins­ta­gram hay re­gis­tra­das más de cua­tro­cien­tas mil eti­que­tas con ese nom­bre. Pe­ro la aso­cia­ción que he­mos crea­do los ga­lle­gos en reali­dad tie­ne mu­cho sen­ti­do. Tan­to Ca­li­for­nia co­mo Ga­li­cia es­tán si­tua­dos jus­to en la cos­ta oes­te de sus res­pec­ti­vos con­ti­nen­tes y la me­teo­ro­lo­gía es­tá con­di­cio­na­da por los an­ti­ci­clo­nes oceá­ni­cos, que tie­nen exac­ta­men­te el mis­mo ori­gen. Tan­to el de las Azo­res co­mo el del Pa­cí­fi­co son sis­te­mas de al­tas pre­sio­nes se­mi­per­ma­nen­tes. For­man par­te de la cir­cu­la­ción ge­ne­ral de la at­mós­fe­ra, siem­pre es­tán si­tua­dos en la mis­ma po­si­ción y so­la­men­te se mue­ven ha­cia el nor­te y el sur de­pen­dien­do de la épo­ca del año. Los an­ti­ci­clo­nes se ali­men­tan de aire cá­li­do, así que as­cien­den en la­ti­tud en pri­ma­ve­ra y ve­rano, cuan­do la ra­dia­ción so­lar au­men­ta.

Vien­tos del nor­te

Ocu­rre, ade­más, que en el he­mis­fe­rio bo­real los an­ti­ci­clo­nes gi­ran a fa­vor de las agu­jas del re­loj, fa­vo­re­cien­do que los vien­tos so­plen de com­po­nen­te nor­te. Esa cir­cu­la­ción del aire em­pu­ja las aguas su­per­fi­cia­les ha­cia la pla­ta­for­ma oceá­ni­ca. Pa­ra com­pen­sar el dé­fi­cit, aguas pro­fun­das emer­gen ha­cia la su­per­fi­cie. Es­te es un fe­nó­meno que se lla­ma aflo­ra­mien­to y que se pro­du­ce pa­ra­dó­ji­ca­men­te en las cos­tas que ba­ñan a los de­sier­tos de la Tie­rra. El sis­te­ma de aflo­ra­mien­to que afec­ta a Ga­li­cia re­co­rre el no­roes­te de Áfri­ca, atra­vie­sa Ca­na­rias, la cos­ta de Por­tu­gal y ter­mi­na en la cos­ta sur ga­lle­ga. El otro lu­gar de nues­tro he­mis­fe­rio don­de exis­te es Ca­li­for­nia.

El aflo­ra­mien­to cos­te­ro tie­ne sus pros y con­tras. Por ejem­plo, al ser aguas que aflo­ran des­de el fon­do es­tán muy frías. Pue­de que nos ha­yan ven­di­do el ba­ño en las pla­yas ca­li­for­nia­nas co­mo una ex­pe­rien­cia inol­vi­da­ble, pe­ro si per­du­ra en la me­mo­ria se­rá co­mo un re­cuer­do no de­ma­sia­do agra­da­ble. La tem­pe­ra­tu­ra del agua ra­ra vez su­pe­ran los 18 gra­dos du­ran­te el ve­rano, ci­fras si­mi­la­res a las que se re­gis­tran en las pla­yas de las Rías Bai­xas. Las aguas gé­li­das del oes­te de la Pe­nín­su­la Ibé­ri­ca y de Es­ta­dos Uni­dos con­tras­tan con las cá­li­das de la cos­ta es­te de am­bos paí­ses. En las pla­yas Me­di­te­rrá­neo la tem­pe­ra­tu­ra del mar pue­de al­can­zar los 27 gra­dos y en el es­ta­do de Flo­ri­da, has­ta los 30 gra­dos.

Sin em­bar­go, en Ca­li­for­nia y Ga­li­cia sí es po­si­ble na­dar en al­gu­nas de las aguas más ricas del pla­ne­ta, so­lo com­pa­ra­bles a las de Chi­le y Su­dá­fri­ca, las otras zo­nas del mun­do don­de se pro­du­cen aflo­ra­mien­tos. Las aguas frías que as­cien­den des­de las pro­fun­di­da­des lle­gan car­ga­das de nu­trien­tes y se con­vier­ten en un re­cla­mo pa­ra una gran va­rie­dad de mo­lus­cos, crus­tá­ceos y pe­ces, co­mo la sardina. Así, en nues­tra co­mu­ni­dad com­pen­sa­mos el mar gé­li­do con una de­li­cio­sa ma­ris­ca­da.

Ga­li­cia y Ca­li­for­nia tam­bién cuen­tan con al­gu­nas in­fraes­truc­tu­ras em­ble­má­ti­cas que se han con­ver­ti­do en sím­bo­los, el puen­te de San Fran­cis­co y el de Ran­de. Mu­chas ve­ces son en­gu­lli­dos por un es­pe­so man­to de nie­bla que de­ja una es­tam­pa es­pec­ta­cu­lar. El ori­gen de es­te ti­po de nu­be ba­ja tam­bién es igual y se lla­ma nie­bla de ad­vec­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.