Los ga­llos en Cataluña

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Opinión - XO­SÉ CAR­LOS CA­NEI­RO

Des­de que su­pe que Pau Ga­sol era par­ti­da­rio del re­fe­ren­do ca­ta­lán, es­toy más tran­qui­lo. La co­sa no va a nin­gu­na par­te. Pau, que es el ga­llo de la se­lec­ción es­pa­ño­la de bas­ket, tie­ne la vir­tud de ser un gran pí­vot y un pé­si­mo pro­nos­ti­ca­dor. Fue él quien anun­ció to­das las bon­da­des de la úl­ti­ma am­plia­ción de ca­pi­tal del Ban­co Po­pu­lar, de 2.500 mi­llo­nes de eu­ros, y ya ven en qué aca­bó la co­sa. Por lo tan­to, si él pro­cla­ma las vir­tu­des de que una par­te de Es­pa­ña vo­te se­pa­rar­se del res­to de Es­pa­ña, to­do re­ma­ta­rá en fias­co. Pe­ro el fias­co, co­mo un mal en­tre­més, tie­ne sus ca­pí­tu­los. Ayer es­cri­bió Puig­de­mont uno de los más re­pug­nan­tes: pur­gar a los con­se­je­ros que se mos­tra­ban ti­bios an­te la apues­ta se­ce­sio­nis­ta. Otra de las gran­des pur­gas de la his­to­ria. La más fa­mo­sa que yo re­cuer­do, la Gran Pur­ga, acon­te­ció en la Unión So­vié­ti­ca y sir­vió pa­ra con­so­li­dar la era es­ta­li­nis­ta. Así ac­túan los man­da­ta­rios ca­ta­la­nes: sin nin­gún res­pe­to a la ley, co­mo Sta­lin. Y, co­mo Sta­lin, cor­tan­do las ca­be­zas de aque­llos «com­pa­ñe­ros» que no mues­tren to­tal afi­ni­dad al ré­gi­men. Sin em­bar­go, hay que re­co­no­cer­les un mé­ri­to a los na­cio­na­lis­tas, ca­ta­la­nes y otros: han he­cho creer al res­to que son di­fe­ren­tes y me­jo­res. En vir­tud de esas di­fe­ren­cias se ha mon­ta­do es­te gui­ri­gay que la Mon­cloa no ha sa­bi­do cor­tar a tiem­po. Em­pe­zó con la Mon­cloa za­pa­te­ril y ter­mi­nó con es­ta en que Sáenz de San­ta­ma­ría que­ría ne­go­ciar. ¿Ne­go­ciar qué? No se pue­de ne­go­ciar lo ile­gal. Si hu­bie­ran di­cho eso des­de el prin­ci­pio, otro ga­llo can­ta­ría. Y no Ga­sol.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.