Puig­de­mont ce­de an­te Jun­que­ras y se blin­da con con­se­je­ros más ra­di­ca­les

To­do el Eje­cu­ti­vo au­to­nó­mi­co asu­mi­rá de for­ma co­le­gia­da la con­vo­ca­to­ria del re­fe­ren­do

La Voz de Galicia (Barbanza) - - España - GONZALO BAREÑO

El te­mor a un go­teo de de­ser­cio­nes en su Go­bierno a me­di­da que se acer­ca el 1 de oc­tu­bre, fe­cha anun­cia­da pa­ra la ce­le­bra­ción del re­fe­ren­do in­de­pen­den­tis­ta, obli­gó ayer al pre­si­den­te ca­ta­lán, Car­les Puig­de­mont, a pur­gar a los con­se­je­ros de su gabinete me­nos dis­pues­tos a asu­mir las con­se­cuen­cias ju­rí­di­cas de ese ac­to ile­gal por te­mor a per­der su pa­tri­mo­nio personal en ca­so de ser con­de­na­dos si per­sis­ten en la desobe­dien­cia al Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal. Las pre­sio­nes de sus so­cios de ERC, que exi­gían la des­ti­tu­ción de to­dos los con­se­je­ros del PDECat que no es­tu­vie­ran dis­pues­tos a asu­mir de for­ma co­le­gia­da to­das las de­ci­sio­nes, for­za­ron fi­nal­men­te Puig­de­mont a te­ner que re­le­var a una ter­ce­ra par­te de sus car­gos.

In­te­rior, pre­si­den­cia y Edu­ca­ción

De es­ta ma­ne­ra, el lí­der ca­ta­lán se blin­da de ca­ra al re­fe­ren­do ro­deán­do­se de un Go­bierno más ra­di­cal, in­te­gra­do ex­clu­si­va­men­te por in­de­pen­den­tis­tas dis­pues­tos a desafiar al Es­ta­do es­pa­ñol y vul­ne­rar las le­yes y la Cons­ti­tu­ción. En­tre los pur­ga­dos se en­cuen­tran al­gu­nos de los con­si­de­ra­dos has­ta aho­ra pe­sos pe­sa­dos del gabinete, co­mo la por­ta­voz y con­se­je­ra de Pre­si­den­cia, Neus Mun­té, sus­ti­tui­da por Jor­di Tu­rull; el res­pon­sa­ble de In­te­rior, Jor­di Ja­né, que de­be­ría ha­ber coor­di­na­do la ac­tua­ción de los Mos­sos du­ran­te la con­sul­ta, al que re­le­va Joa­quim Forn, y la con­se­je­ra de Edu­ca­ción, Me­rit­xell Ruiz, cu­yo car­go ya ocu­pa Cla­ra Pon­sa­tí.

To­dos los car­gos sa­lien­tes son del PDECat, mien­tras que los con­se­je­ros de ERC con­ser­van to­dos su car­te­ra. Puig­de­mont qui­so evi­tar la ima­gen de una pur­ga y ase­gu­ró que los con­se­je­ros no han si­do des­ti­tui­dos, sino que fue­ron ellos los que de­ci­die­ron dar «un pa­so al la­do» a pe­sar de que es­ta­ban com­pro­me­ti­dos con la ce­le­bra­ción del re­fe­ren­do. Y, al igual que su vi­ce­pre­si­den­te, Oriol Jun­que­ras, con el que com­pa­re­ció de for­ma con­jun­ta pa­ra ex­pli­car la cri­sis, in­sis­tió en que des­pués de los cam­bios he­chos ayer no con­tem­plan la po­si­bi­li­dad de que el Go­bierno es­pa­ñol pue­da im­pe­dir la ce­le­bra­ción de la con­sul­ta.

Jus­ti­fi­có los re­le­vos en la ne­ce­si­dad de afron­tar la «hos­ti­li­dad per­ma­nen­te» del Eje­cu­ti­vo de Ma­riano Ra­joy con ac­tua­cio­nes que ca­li­fi­có de «gro­tes­cas». «No que­ría pres­cin­dir de nin­guno de ellos ni te­nía nin­gún mo­ti­vo pa­ra el ce­se», ex­pli­có, tra­tan­do de cal­mar así el pro­fun­do ma­les­tar que han crea­do en un am­plio sector su par­ti­do es­tos re­le­vos. El lí­der ca­ta­lán no qui­so sin em­bar­go ana­li­zar si con es­te mo­vi­mien­to es ERC el par­ti­do que sa­le re­for­za­do, ya que con­ser­va sin cam­bios to­dos sus pues­tos. «To­dos los con­se­je­ros son de Junts pel Sí. Nun­ca he he­cho dis­tin­cio­nes en fun­ción de su ads­crip­ción a nin­gún par­ti­do», ex­pli­có Puig­de­mont, ca­da vez más con­tes­ta­do en sus fi­las. En cuan­to a quién asu­mi­rá la res­pon­sa­bi­li­dad por el re­fe­ren­do, el lí­der ca­ta­lán ase­gu­ró que «la con­vo­ca­to­ria nos com­pro­me­te a to­dos». «Los acuer­dos son co­le­gia­dos, aun­que otra co­sa es la con­vo­ca­to­ria for­mal. Pe­ro es­pe­re­mos a ver qué di­ce la ley y se ve­rá si fir­ma uno, tres o do­ce», con­clu­yó.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.