Ten­sión en­tre Ma­cron y el je­fe del ejér­ci­to por los re­cor­tes en de­fen­sa

El man­da­ta­rio ga­lo in­ten­ta ce­rrar en Ni­za las he­ri­das del aten­ta­do de ha­ce un año

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Internacional -

No to­do fue gla­mur pa­ra se­du­cir a los Trump en la fies­ta na­cio­nal fran­ce­sa. La ce­le­bra­ción se vio em­pa­ña­da por un pi­co de ten­sión en­tre el pre­si­den­te Ma­cron y el je­fe del Es­ta­do Ma­yor del ejér­ci­to, el ge­ne­ral Pie­rre de Vi­lliers, que ha­bía de­nun­cia­do los re­cor­tes pre­su­pues­ta­rios en la car­te­ra de De­fen­sa pa­ra es­te año, unos 850 mi­llo­nes de eu­ros, con el fin de po­der cum­plir con el ob­je­ti­vo de dé­fi­cit.

Lo que ocu­rrió fue que Vi­lliers hi­zo pú­bli­cas las crí­ti­cas y es­to obli­gó al pre­si­den­te a res­pon­der­le du­ran­te una reunión con la cú­pu­la del ejér­ci­to, an­te­ayer, que «no es digno lle­var cier­tos de­ba­tes a la plaza pú­bli­ca». «Soy vues­tro je­fe», pro­cla­mó pa­ra de­jar sen­ta­da su au­to­ri­dad. «Los com­pro­mi­sos que he asu­mi­do an­te nues­tros ciu­da­da­nos y an­te nues­tro Ejér­ci­to los sé cum­plir. Y no ne­ce­si­to a ese res­pec­to nin­gu­na pre­sión, ni nin­gún co­men­ta­rio», di­jo.

La po­lé­mi­ca no con­si­guió des­lu­cir la fies­ta na­cio­nal aun­que sí obli­gó a la mi­nis­tra de De­fen­sa, Flo­ren­ce Parly, a in­ter­ve­nir re­cor­dan­do a los mi­li­ta­res la «ne­ce­sa­ria dis­ci­pli­na co­lec­ti­va». Parly evi­tó va­lo­rar si el je­fe del Es­ta­do Ma­yor ha­bía in­cu­rri­do en un ac­to de in­dis­ci­pli­na y se mos­tró «sa­tis­fe­cha» por el pre­su­pues­to pa­ra 2018, que in­clui­rá una do­ta­ción su­ple­men­ta­ria de 1.500 mi­llo­nes.

No con­si­guió, en cam­bio, di­si­par la im­pre­sión de que no to­dos los es­ta­men­tos del Es­ta­do fran­cés se ple­ga­rán sin resistencia a las de­man­das re­for­mis­tas del pre­si­den­te. Las de­cla­ra­cio­nes de Vi­lliers su­po­nen el pri­mer pul­so de re­le­van­cia al que se en­fren­ta Ma­cron des­de que en­tró en el Elí­seo.

Es­te tu­vo que aco­me­ter, des­pués de des­pe­dir a Trump, una asig­na­tu­ra no me­nos compleja que ga­nar­se la complicidad del es­ta­dou­ni­den­se: cu­rar las he­ri­das de Ni­za. Se­gún Col­pi­sa, di­jo com­pren­der la có­le­ra sur­gi­da con­tra las au­to­ri­da­des tras el aten­ta­do del 14 de ju­lio del año pasado en el ho­me­na­je tri­bu­ta­do a las víc­ti­mas de la ciu­dad en el aniver­sa­rio del aten­ta­do yiha­dis­ta más mor­tí­fe­ro per­pe­tra­do por un ata­can­te so­li­ta­rio en Oc­ci­den­te. El ac­to, so­lem­ne y emo­ti­vo, re­cor­dó a los 86 muer­tos y 434 he­ri­dos, mu­chos de ellos ni­ños, cau­sa­dos por un trans­por­tis­ta tu­ne­cino al vo­lan­te de un ca­mión con el que em­bis­tió a los 30.000 es­pec­ta­do­res que ha­bían con­tem­pla­do una co­lec­ción de fue­gos ar­ti­fi­cia­les la no­che de la fies­ta na­cio­nal.

«Cuan­do lo im­pen­sa­ble se pro­du­ce se bus­can las cau­sas y el Es­ta­do de­be mi­rar sus res­pon­sa­bi­li­da­des de fren­te», di­jo Ma­cron en alu­sión a la po­lé­mi­ca desata­da en torno a la in­su­fi­cien­cia del dis­po­si­ti­vo po­li­cial desplegado en el pa­seo ma­rí­ti­mo de la ca­pi­tal de la Cos­ta Azul. «Hay que afron­tar la ra­bia que se li­be­ra y se ex­pre­sa, pe­ro se ha­rá to­do pa­ra que la Re­pú­bli­ca vuel­va a ga­nar vues­tra con­fian­za y pa­ra que es­ta ad­ver­si­dad, en lu­gar de di­vi­dir­nos, nos una», ase­ve­ró an­tes de eri­gir­se en ga­ran­te de que «el Es­ta­do no aban­do­na­rá ja­más» a las víc­ti­mas y sus fa­mi­lias.

Los ex­pre­si­den­tes Fra­nçois Ho­llan­de y Ni­co­las Sar­kozy, que via­ja­ron a Ni­za des­de Pa­rís con Ma­cron en el avión pre­si­den­cial, asis­tie­ron a la con­me­mo­ra­ción con otras per­so­na­li­da­des, co­mo el prín­ci­pe Al­ber­to II del ve­cino Mó­na­co o el can­tan­te Bono, que un año atrás ce­na­ba en un res­tau­ran­te cer­cano al es­ce­na­rio de la tra­ge­dia. «Res­pon­de­re­mos con la lu­cha sin cuar­tel en el in­te­rior y en el ex­te­rior de nues­tras fron­te­ras con­tra el te­rro­ris­mo. Li­bra­mos un com­ba­te mo­ral de ci­vi­li­za­ción, dia­rio, in­can­sa­ble y dis­cre­to», afir­mó el je­fe del Es­ta­do.

En­tre los 42 con­de­co­ra­dos en el ho­me­na­je des­ta­ca Franck Te­rrier, co­no­ci­do co­mo el hé­roe de la mo­to, que re­ci­bió de ma­nos de Ma­cron la Le­gión de Ho­nor en me­dio de una lar­ga ova­ción por ha­ber arries­ga­do la vi­da en una per­se­cu­ción de­ses­pe­ra­da pa­ra de­te­ner el ca­mión de la muer­te. Los nom­bres de las 86 víc­ti­mas mor­ta­les cau­sa­das du­ran­te 4 mi­nu­tos y 17 se­gun­dos a lo lar­go de 1.847 me­tros de tra­yec­to­ria cri­mi­nal fue­ron re­ci­ta­dos y co­lo­ca­dos en for­ma de co­ra­zón en un mu­ral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.