Ode­brecht, co­rrup­ción y cas­ti­go

La en­tra­da en pri­sión de Hu­ma­la des­ve­la la mag­ni­tud de las prác­ti­cas ile­ga­les de la cons­truc­to­ra en to­da Amé­ri­ca La­ti­na

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Internacional - JA­VIER CASTRO, F.E.

En un con­ti­nen­te acos­tum­bra­do a las fric­cio­nes en­tre es­ta­dos, Ode­brecht lo­gró ten­der puen­tes en torno a una mis­ma idea: la co­rrup­ción. La fir­ma bra­si­le­ña, una de las cons­truc­to­ras que más di­ne­ro fac­tu­ran de Amé­ri­ca La­ti­na, de­di­có des­de el año 2001 un 10 % de sus ga­nan­cias al pa­go de so­bor­nos pa­ra ob­te­ner con­tra­tos pú­bli­cos en una do­ce­na de paí­ses. La Jus­ti­cia es­ta­dou­ni­den­se es­ti­mó el pasado di­ciem­bre que la su­ma to­tal po­dría as­cen­der a más de 785 mi­llo­nes de dó­la­res. El es­cán­da­lo sal­pi­ca a po­lí­ti­cos, ban­que­ros y em­pre­sa­rios de to­das las corrientes ideo­ló­gi­cas, sin dis­tin­ción.

El en­tra­ma­do se co­bró ayer una de sus pri­me­ras víc­ti­mas de re­nom­bre, pe­ro no se­rá la úl­ti­ma. El ex­pre­si­den­te pe­ruano en­tre el 2011 y el 2016, Ollan­ta Hu­ma­la, in­gre­só en pri­sión pro­vi­sio­nal jun­to a su mu­jer, Na­di­ne He­re­dia, des­pués de que un juez es­ti­ma­se que exis­tía ries­go de fu­ga. La Fis­ca­lía con­si­de­ra que ha­brían re­ci­bi­do 3 mi­llo­nes de dó­la­res de la em­pre­sa bra­si­le­ña pa­ra su cam­pa­ña elec­to­ral de 2011.

El ma­gis­tra­do en­car­ga­do de la cau­sa, Ri­chard Con­cep­ción Car­huan­cho, tam­bién de­cre­tó pri­sión pro­vi­sio­nal por el ca­so Ode­brecht con­tra otro ex­pre­si­den­te, Ale­jan­dro To­le­do, al que no pue­den pro­ce­sar por vi­vir en EE.UU. Hu­ma­la se uni­rá en pri­sión a otro ex­pre­si­den­te, Al­ber­to Fu­ji­mo­ri, que go­ber­nó Perú diez años y es­tá con­de­na­do a otros 25 de cár­cel.

Una red or­ga­ni­za­da

La tra­ma tie­ne su epi­cen­tro en Bra­sil y des­de allí ex­ten­dió sus ten­tácu­los por to­do el con­ti­nen­te. Ode­brecht se en­mar­ca den­tro de la gi­gan­tes­ca cau­sa co­no­ci­da co­mo «La­va Ja­to», por la que el ex­pre­si­den­te Lu­la Da Sil­va fue con­de­na­do a nue­ve años y me­dio de cár­cel. Su su­ce­so­ra, Dil­ma Rous­sef, tam­bién ha­bría po­di­do be­ne­fi­ciar­se de di­ne­ro su­cio en sus cam­pa­ñas elec­to­ra­les, aun­que no es­tá impu­tada, y Mi­chel Te­mer, de­nun­cia­do, tam­bién es­tá en el pun­to de mi­ra. La com­pa­ñía es­tá acu­sa­da de pa­gar 349 mi­llo­nes de dó­la­res a po­lí­ti­cos bra­si­le­ños en­tre el 2003 y el 2016.

En Co­lom­bia, la cons­truc­to­ra «asu­mió cos­tes» de las cam­pa­ñas elec­to­ra­les del ac­tual pre­si­den­te San­tos y del ex­can­di­da­to Zu­lua­ga en 2014, tal y co­mo con­fir­mó an­te­ayer la Fis­ca­lía, tras in­ver­tir 11 mi­llo­nes de dó­la­res en so­bor­nos en­tre el 2009 y el 2014.

A prin­ci­pios de ju­lio, Ar­gen­ti­na ve­tó por un año a la com­pa­ñía des­pués de ha­ber des­em­bol­sa­do 35 mi­llo­nes de dó­la­res du­ran­te los go­bier­nos de los Kirch­ner. En Venezuela se gas­tó aún más, al igual que en Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na. En am­bos ca­sos se des­ti­na­ron más de 90 mi­llo­nes de dó­la­res a pa­gos irre­gu­la­res. El co­lec­ti­vo do­mi­ni­cano Mar­cha Ver­de cla­ma por la di­mi­sión del pre­si­den­te, des­pués de que ocho po­lí­ti­cos y em­pre­sa­rios ha­yan in­gre­sa­do en la cár­cel. En Chi­le, la po­li­cía in­ves­ti­gó la se­de de la en­ti­dad tras co­no­cer­se el es­cán­da­lo, pe­ro no hay en­cau­sa­dos por el mo­men­to. Ecua­dor, Mé­xi­co, Pa­na­má, Gua­te­ma­la, Mo­zam­bi­que y An­go­la son el res­to de es­ta­dos man­cha­dos por la co­rrup­ción de la fir­ma bra­si­le­ña.

Mul­tas mil­mi­llo­na­rias

El pasado di­ciem­bre, EE.UU., con­jun­ta­men­te con Sui­za y Bra­sil, in­ter­pu­so una mul­ta de 3.500 mi­llo­nes de dó­la­res a Ode­brecht, que en 2016 ha re­gis­tra­do por pri­me­ra vez pér­di­das des­de 1999. El da­ño repu­tacio­nal le ha re­por­ta­do una fac­tu­ra ne­ga­ti­va de 606 mi­llo­nes en es­te ejer­ci­cio.

GUA­DA­LU­PE PAR­DO REUTERS

Ollan­ta Hu­ma­la y su mu­jer Na­di­ne He­re­dia aban­do­nan la se­de del Par­ti­do Na­cio­na­lis­ta, an­te­ayer en Li­ma, a la es­pe­ra de la de­ci­sión ju­di­cial. El ex­pre­si­den­te pe­ruano arre­me­tió con­tra la re­so­lu­ción en Twit­ter y lla­mó a de­fen­der «el de­re­cho de to­dos».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.