Ma­du­ro abre una puer­ta a la dis­ten­sión en Venezuela

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Internacional - PE­DRO GAR­CÍA OTE­RO

La con­fron­ta­ción po­lí­ti­ca en Venezuela —con un sal­do de 94 muer­tos por la re­pre­sión de los úl­ti­mos meses— ha ba­ja­do en in­ten­si­dad por­que la opo­si­ción no ha te­ni­do agen­da de ca­lle, pa­ra cen­trar­se en la «con­sul­ta po­pu­lar» que se pro­du­ci­rá ma­ña­na, y a las se­ña­les des­de el Go­bierno: por una par­te pa­re­ce que­rer una ne­go­cia­ción (y en es­te sen­ti­do, con­ce­dió el arres­to do­mi­ci­lia­rio al lí­der más im­por­tan­te de la opo­si­ción, Leo­pol­do López), pe­ro que, por el otro, man­tie­ne la du­re­za dia­léc­ti­ca y su pro­pues­ta de Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te.

El ana­lis­ta po­lí­ti­co Cé­sar Mo­ri­llo se­ña­la que el arres­to do­mi­ci­lia­rio de López, en con­di­cio­nes mu­cho más ven­ta­jo­sas pa­ra re­unir­se y uti­li­zar las re­des so­cia­les que las de otros opo­si­to­res, «es la pri­me­ra ju­ga­da de Ma­du­ro pa­ra anun­ciar un cam­bio tác­ti­co di­fe­ren­te a la con­fron­ta­ción pu­ra y sim­ple». Otras se­ña­les de ne­go­cia­ción, se­gún Mo­ri­llo, son el he­cho de que es­ta semana la fis­cal ge­ne­ral Lui­sa Or­te­ga no ha­ya si­do en­jui­cia­da por el Tri­bu­nal Su­pre­mo y la sus­pen­sión (por par­te de la opo­si­ción) de la se­sión par­la­men­ta­ria del pasado mar­tes pa­ra nom­brar ma­gis­tra­dos pa­ra­le­los del má­xi­mo tri­bu­nal.

«Son ac­cio­nes que no po­drían ex­pli­car­se sino en el con­tex­to de una ne­go­cia­ción en­tre las par­tes», afir­ma Mo­ri­llo; ne­go­cia­ción que tie­ne tam­bién un ám­bi­to in­ter­na­cio­nal, que en­car­na, se­gún se afir­ma en Ca­ra­cas, Ro­drí­guez Za­pa­te­ro. Hen­ri­que Ca­pri­les, el otro gran lí­der de la opo­si­ción, afir­mó que Za­pa­te­ro «ha­ce es­fuer­zos pa­ra fre­nar la Cons­ti­tu­yen­te, se­gún lo que he es­cu­cha­do», y agre­gó que «las pró­xi­mas ho­ras se­rán de­ci­si­vas» .

Ma­du­ro in­sis­te en desa­rro­llar la Cons­ti­tu­yen­te. Ana­lis­tas se­ña­lan que el man­da­ta­rio es rehén de Dios­da­do Ca­be­llo y Ta­reck El Ais­sa­mi, que ten­drían más qué per­der si el Go­bierno cae. El pre­si­den­te es­tá re­ci­bien­do pre­sio­nes del Ejér­ci­to, pa­ra, al me­nos, di­fe­rir un pro­ce­so que, se­gún en­cues­tas, cuen­ta con ape­nas en­tre el 5 y el 10 % de apro­ba­ción po­pu­lar.

López pi­de ca­nal humanitario

López, en tan­to, sos­tu­vo una con­ver­sa­ción te­le­fó­ni­ca con Mi­chel Te­mer, pre­si­den­te de Bra­sil. Le agra­de­ció el apo­yo re­ci­bi­do du­ran­te su cau­ti­ve­rio y le pi­dió «la apertura de un ca­nal humanitario». Se­gún Te­mer, «López pa­re­ce bien dis­pues­to y fir­me en su lu­cha por el res­ta­ble­ci­mien­to de la de­mo­cra­cia en Venezuela».

López se ha reuni­do con Ro­drí­guez Za­pa­te­ro y con nu­me­ro­sos lí­de­res in­ter­na­cio­na­les. «No ca­be du­da de que es el lí­der de la opo­si­ción, al me­nos pa­ra la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal», se­ña­la un dipu­tado de su par­ti­do, Vo­lun­tad Po­pu­lar, que pi­dió ano­ni­ma­to.

Ayer tam­bién re­apa­re­ció Ós­car Pé­rez, el pi­lo­to que ata­có con un he­li­cóp­te­ro va­rias se­des del Go­bierno. Lo hi­zo en una en­tre­vis­ta en TVE en la que in­vi­tó a los ve­ne­zo­la­nos a sa­lir a la ca­lle pa­ra aca­bar con el man­da­to de Ni­co­lás Ma­du­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.