El Su­pre­mo ava­la que los ca­ba­llos sal­va­jes sean iden­ti­fi­ca­dos con chips

Des­es­ti­ma el re­cur­so pre­sen­ta­do con­tra la nor­ma ga­lle­ga, que afec­ta a unos 20.000 equi­nos

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Sociedad - O. AR­CA, C. BARRAL, L. PE­NI­DE

Los pro­pie­ta­rios de ca­ba­llos sal­va­jes de­ben iden­ti­fi­car­los con mi­cro­chip, co­mo re­quie­re el de­cre­to de la Con­se­lle­ría de Me­dio Ru­ral. El Tri­bu­nal Su­pre­mo ha des­es­ti­ma­do el re­cur­so de ca­sa­ción plan­tea­do por la Aso­cia­ción Cabalar Mon­te Acibal de Amil y la Aso­cia­ción Lo­bo con­tra la nor­ma au­to­nó­mi­ca. El de­cre­to de la Xun­ta obli­ga a los pro­pie­ta­rios a ins­ta­lar un pe­que­ño chip en los equi­pos en li­ber­tad en li­ber­tad pa­ra que es­tén iden­ti­fi­ca­dos. El Tri­bu­nal Su­pe­rior de Xus­ti­za de Ga­li­cia (TSXG) se­ña­la que, de es­te mo­do, se ra­ti­fi­ca la sen­ten­cia dic­ta­da pre­ci­sa­men­te por el al­to tri­bu­nal ga­lle­go en abril del 2015.

El Su­pre­mo in­di­ca que, «ob­via­men­te, la obli­ga­ción de iden­ti­fi­ca­ción no es sus­ti­tui­ble por las for­mas tra­di­cio­na­les de iden­ti­fi­ca­ción o mar­cas que se rea­li­zan en los ca­ba­llos en los de­no­mi­na­dos cu­rros». Ade­más, se­ña­la que el he­cho de que el apro­ve­cha­mien­to de los ca­ba­llos sea du­ran­te un pe­río­do de tiem­po li­mi­ta­do (los días de los cu­rros) no exi­me a los pro­pie­ta­rios de sus obli­ga­cio­nes ad­mi­nis­tra­ti­vas.

A Luis Cal­vo, pre­si­den­te de Aso­cia­ción Cabalar Mon­te Acibal de Amil, de Mo­ra­ña, la sen­ten­cia le ha pi­lla­do por sor­pre­sa, aun­que cree que ten­drá po­ca re­per­cu­sión en­tre los su­yos: «Ago­ra mes­mo, ca­se to­dos os ca­ba­los es­tán chi­pea­dos. Non te­ñen que que­dar no mon­te moi­tos sen chips, e se­rán de xen­te que non per­ten­ce á aso­cia­ción ou al­gún exem­plar que non se deu pi­lla­do». Pre­ci­sa­men­te, el co­lec­ti­vo ce­le­bra es­te fin de semana la Bai­xa das Bes­tas de Amil, una ra­pa que en las úl­ti­mas edi­cio­nes ha es­ta­do con­di­cio­na­da por los ata­ques de los lo­bos. Po­co más de un cen­te­nar de equi­nos par­ti­ci­pa­rán es­te año en la Bai­xa.

«Pé­si­ma no­ti­cia»

San­tia­go Bas, pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Lo­bo, otra de las agru­pa­cio­nes que pre­sen­tó el re­cur­so, no te­nía co­no­ci­mien­to ayer de la sen­ten­cia. Se li­mi­tó a se­ña­lar que es «un­ha pé­si­ma no­ti­cia» al des­co­no­cer los tér­mi­nos del fa­llo. «Non po­do co­men­tar máis. Va­lo­ra­ré­mo­lo cos com­pa­ñei­ros, pe­ro cal­que­ra ra­zoa­men­to ba­sea­do na lei es­pa­ño­la, no Có­di­go Ci­vil, ti­ña que dar­nos a ra­zón». San­tia­go Bas se mos­tró con­clu­yen­te: «Is­to con­de­na a en­ce­rrar aos ca­ba­los sal­va­xes en gran­xas, por­que se son do­més­ti­cos o son con to­das as con­se­cuen­cias».

Hen­ri­que Ba­zal, pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Ra­pa das Bes­tas de Sa­bu­ce­do, no es tan pe­si­mis­ta. Se­ña­la que ellos se an­ti­ci­pa­ron con la co­lo­ca­ción de mi­cro­chips en su ca­ba­ña equi­na an­tes ya de que fue­se obli­ga­to­ria y que des­de ha­ce más de una dé­ca­da rea­li­za ese pro­ce­di­mien­to. Pe­ro aña­de tam­bién que es com­ple­jo lle­var­lo a ca­bo, por­que a la ra­pa no ba­jan to­dos los ejem­pla­res. Es­te año fue­ron po­co más de 200 los que ba­ja­ron al curro, mien­tras en el mon­te el to­tal su­pera los 400: «¿Co­mo sa­bes se to­dos os de­mais te­ñen mi­cro­chip ou non? Non po­des ir un a un ca­da ano mi­rán­doos to­dos». In­di­ca que es muy com­pli­ca­da la iden­ti­fi­ca­ción de to­dos esos ca­ba­llos sal­va­jes. Es una ta­rea que se con­cen­tra en los cu­rros y ahí no ba­ja la to­ta­li­dad de la ca­ba­ña. El pro­ble­ma pue­de dar­se si un ca­ba­llo que la aso­cia­ción re­co­no­ce co­mo pro­pio pro­vo­ca un ac­ci­den­te, y no tie­ne mi­cro­chip, y a con­se­cuen­cia de ello se les im­po­ne una san­ción; tam­bién pa­ra cum­plir la obli­ga­ción de dar­los de ba­ja cuan­do mue­ren: «¿Co­mo sa­bes que mo­rre, se es­tá no mon­te? É im­po­si­ble fa­ce­lo ben cos me­dios que te­mos», in­di­ca.

Di­fí­cil con­trol

Los mon­tes del en­torno de Sa­bu­ce­do al­ber­gan unos 450 ca­ba­llos, y en torno a 250 son de la Aso­cia­ción Ra­pa das Bes­tas. La gran ma­yo­ría tie­ne mi­cro­chip, pe­ro es di­fí­cil con­fir­mar­lo en ma­na­das que lle­van tiem­po sin ba­jar a la Ra­pa si se in­cor­po­ra­ron ani­ma­les de otras ma­na­das. «E co­lle­los un a un e ir pa­sán­do­lles a ver se te­ñen o mi­cro­chip na prác­ti­ca é im­po­si­ble», di­ce Ba­zal.

Iván San­mar­tín, in­te­gran­te tam­bién de Ra­pa das Bes­tas de Sa­bu­ce­do, apun­ta que, aun­que ya mar­can con mi­cro­chip, «o que pre­ten­dia­mos apoian­do ese re­cur­so so­bre to­do é que se ve­xa a ne­ce­si­da­de de re­gu­lar o te­ma das bes­tas sal­va­xes dis­tin­tas ás do­més­ti­cas, por­que ago­ra mes­mo a re­gu­la­ción é igual pa­ra to­do o sector equino».

Otros aplau­den la de­ci­sión. Co- mo Ma­ría Jo­sé Abi­llei­ra, pre­si­den­ta de la Aso­cia­ción de Ve­ci­ños San Biei­to de Lé­rez, en Pon­te­ve­dra. En 2011, los ve­ci­nos del lu­gar de O Cas­te­lo se pu­sie­ron en pie de gue­rra tras los su­ce­si­vos da­ños que los ca­ba­llos sal­va­jes oca­sio­na­ron en sus fincas y cul­ti­vos. «Me pa­re­ce muy bien. Si hay gol­pes o da­ños, al­guien se tie­ne que ha­cer car­go. No­so­tros, des­de que se iden­ti­fi­ca­ron, no tu­vi­mos más pro­ble­mas. Una vez lle­ga­mos a en­ce­rrar los ca­ba­llos y sa­bía­mos de quién eran. Era un pe­li­gro por­que ba­ja­ron has­ta una pa­ra­da de au­to­bús en la que hay ni­ños». En el pun­to de mi­ra de aque­llos des­tro­zos es­ta­ban los miem­bros de la Aso­cia­ción Cabalar Mon­te Acibal, de Amil, en Mo­ra­ña, que es­te fin de semana ce­le­bra su tra­di­cio­nal Bai­xa das Fes­tas.

MI­GUEL SOUTO

Ima­gen de la Ra­pa das Bes­tas de Sa­bu­ce­do, que se ce­le­bró el pasado fin de semana.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.