Arias car­ga con­tra Ron por acu­sar­lo de des­truir prue­bas de Gür­tel en el Pas­tor

El ex­vi­ce­pre­si­den­te del Po­pu­lar cree que es una ven­gan­za por res­pal­dar su sa­li­da

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Economía - A. BAL­SEI­RO, S. VÁZQUEZ

De «as­que­ro­so chan­ta­je», motivado por la «ven­gan­za» por no ha­ber apo­ya­do su con­ti­nui­dad en el ban­co, ca­li­fi­có ayer el ex­vi­ce­pre­si­den­te del Ban­co Po­pu­lar, Jo­sé Ma­ría Arias Mos­que­ra, la car­ta que el ex­pre­si­den­te, Án­gel Ron, en­vió a su su­ce­sor en la en­ti­dad, Emi­lio Sa­ra­cho, ins­tán­do­lo a to­mar me­di­das, tras aler­tar­le de que un in­for­me in­terno acu­sa­ba a Arias de ha­ber or­de­na­do des­truir prue­bas que re­la­cio­na­ban al Pas­tor con ope­ra­cio­nes de la tra­ma Gür­tel, an­tes de su com­pra por el Po­pu­lar, en el 2011.

Se­gún pu­bli­có ayer Abc, Ron re­mi­tió la mi­si­va a Sa­ra­cho el pasado 21 de mar­zo. En ella ci­ta­ba un in­for­me de la res­pon­sa­ble de Au­di­to­ría y Con­trol del Ban­co Pas­tor, Yo­lan­da Gar­cía Ca­giao, en el que es­ta ase­gu­ra­ba que Arias le dio or­den ex­pre­sa de «des­truir cuan­tos do­cu­men­tos in­ter­nos de tra­ba­jo, ya fue­ran fí­si­cos o en so­por­te in­for­má­ti­co, hu­bie­ra en su uni­dad en re­la­ción a la ope­ra­ti­va de las ofi­ci­nas de re­pre­sen­ta­ción, lo que se lle­vó a efec­to por par­te del personal de di­cha uni­dad de Au­di­to­ría». Así, ha­brían des­apa­re­ci­do prue­bas de mo­vi­mien­tos en­tre las ofi­ci­nas del ban­co en A Co­ru­ña y San­tia­go con «ori­gen o des­tino en Sui­za, EE.UU., Uru­guay, Baha­mas, Liech­tens­tein y las An­ti­llas Ho­lan­de­sas». Ron pe­día a Sa­ra­cho que le die­ra al asun­to «la im­por­tan­cia que me­re­ce».

En de­cla­ra­cio­nes a La Voz, Arias ne­gó ta­xa­ti­va­men­te to­do lo an­te­rior y ex­pli­có que el ori­gen es­tá en una trans­fe­ren­cia que un em­pre­sa­rio pró­xi­mo a la Gür­tel reali­zó a una cuen­ta del Pas­tor, ban­co que él pre­si­día. Cuan­do Ron se mar­chó del Po­pu­lar le en­vió a Sa­ra­cho un in­for­me al res­pec­to, y el nue­vo pre­si­den­te —a pe­ti­ción del pro­pio Arias, que ins­tó a in­ves­ti­gar— lo re­mi­tió al des­pa­cho de abo­ga­dos Uría Me­nén­dez pa­ra sa­ber si ha­bía al­gu­na irre­gu­la­ri­dad de la que preo­cu­par­se. La res­pues­ta fue ne­ga­ti­va.

Pre­via­men­te, el 26 de abril del 2016, el se­cre­ta­rio del con­se­jo de ad­mi­nis­tra­ción del Po­pu­lar y res­pon­sa­ble de los ser­vi­cios ju­rí­di­cos, Fran­cis­co Apa­ri­cio Valls, le re­mi­tió un co­rreo elec­tró­ni­co a Arias pa­ra in­for­mar­le de que ha­bía lle­ga­do un au­to de la Au­dien­cia Na­cio­nal no­ti­fi­can­do que se ha­bía re­que­ri­do al Sep­blac (la uni­dad de pre­ven­ción de blan­queo de ca­pi­ta­les) que se pro­nun­cia­se so­bre si el Pas­tor ha­bía in­cum­pli­do la nor­ma­ti­va. «De mo­men­to me pa­re­ce que no de­be­mos ha­cer na­da, más que es­tar dis­po­ni­bles pa­ra cual­quier in­for­ma­ción o acla­ra­ción que nos pi­dan. Si hay al­go cla­ro, es que Pas­tor con­tes­tó pun­tual­men­te los re­que­ri­mien­tos de Sep­blac y en­vió in­for­ma­ción», in­di­ca.

Valls, ce­sa­do el pasado ma­yo, en­vió ayer otro co­rreo a Arias reite­rán­do­le su apo­yo: «Sien­to que se pu­bli­quen es­tas pa­tra­ñas fue­ra de lu­gar». El ex­pre­si­den­te del Pas­tor con­si­de­ra que Ron se es­tá «ven­gan­do» de las tres per­so­nas que pro­mo­vie­ron su sa­li­da del con­se­jo: Re­yes Cal­de­rón, An­to­nio del Va­lle y él mis­mo.

M. MÍGUEZ

Arias re­ti­ró su apo­yo a Ron pa­ra se­guir pre­si­dien­do el ban­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.