Ju­ven­tud con­tra ex­pe­rien­cia

Gar­bi­ñe apor­ta fres­cu­ra al tenis, mien­tras que Ve­nus in­ten­ta­rá ha­cer va­ler su ve­te­ra­nía

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Deportes -

Gran ex­pec­ta­ción des­pier­ta hoy (15 ho­ras, #0 y Mo­vis­tar + De­por­tes 2) la fi­nal de Wim­ble­don ya que se en­fren­tan dos ju­ga­do­ras es­pec­ta­cu­la­res, con mu­chas si­mi­li­tu­des en su jue­go, pe­ro tam­bién con no­ta­bles di­fe­ren­cias: Ve­nus Wi­lliams-Gar­bi­ñe Mu­gu­ru­za.

LA EDAD Ve­nus tie­ne 14 años más

Cuan­do Ve­nus ju­gó por pri­me­ra vez en Wim­ble­don, Gar­bi­ñe te­nía 3 años. Y cuan­do la ma­yor de las Wi­lliams ga­nó su pri­mer tí­tu­lo en la ca­te­dral del tenis, la his­pano-ve­ne­zo­la­na, con 6, da­ba sus primeros ra­que­ta­zos en la es­cue­la de Bru­gue­ra en Bar­ce­lo­na. Los ca­tor­ce años de di­fe­ren­cia en­tre am­bas le dan a la nor­te­ame­ri­ca­na la ven­ta­ja de una enor­me ex­pe­rien­cia a lo lar­go de una lar­guí­si­ma tra­yec­to­ria pla­ga­da de éxi­tos. A Gar­bi­ñe su ju­ven­tud le apor­ta el te­ner un fí­si­co en ple­ni­tud, sin el des­gas­te de la can­ti­dad de años en la éli­te de su ri­val, a la que ade­más le fue diag­nos­ti­ca­do el sín­dro­me de Sjö­gren en el 2011, una en­fer­me­dad que en oca­sio­nes con­di­cio­na su ener­gía.

GOL­PES Dos pe­ga­do­ras na­tas

Tan­to Gar­bi­ñe co­mo Ve­nus tie­nen mu­chas si­mi­li­tu­des en su for­ma de en­ten­der el tenis. Ju­ga­do­ras agre­si­vas, que pien­san mu­cho más en ata­car que en de­fen­der, que bus­can ga­nar el pun­to sin es­pe­rar el fa­llo de la ri­val.

SA­QUE Wi­lliams es me­jor

Am­bas sa­can bien, aun­que en es­te apar­ta­do Ve­nus aven­ta­ja a Gar­bi­ñe. En es­te gol­pe, de gran na­tu­ra­li­dad en la nor­te­ame­ri­ca­na, es en don­de se va a ver cuán­to le afec­ta la pre­sión a la es­pa­ño­la. Cuan­do Gar­bi­ñe es­tá ner­vio­sa, su lan­za­mien­to de bo­la se des­coor­di­na y su acier­to dis­mi­nu­ye.

RES­TO El ries­go de Ve­nus

La ma­yor de las Wi­lliams qui­zá sea tam­bién más agre­si­va en el res­to, aun­que mu­chas ve­ces to­me ex­ce­si­vos ries­gos. Mu­gu­ru­za es­tá res­tan­do ex­tra­or­di­na­ria­men­te bien a lo lar­go de to­do el cam­peo­na­to, y, si man­tie­ne ese mis­mo ni­vel en la fi­nal, uni­do a un buen por­cen­ta­je de primeros sa­ques, ten­drá mu­chas po­si­bi­li­da­des de do­mi­nar el par­ti­do.

FON­DO Mu­gu­ru­za pe­lo­tea me­jor

Am­bas ju­ga­do­ras po­seen un gran rit­mo y gol­pes po­de­ro­sos de fon­do de los dos la­dos. A Ve­nus le in­tere­sa que los pe­lo­teos du­ren po­co, cons­cien­te de que en pe­lo­teos lar­gos a rit­mo Gar­bi­ñe es­tá in­tra­ta­ble. En es­te apar­ta­do, am­bas ju- La es­ta­dou­ni­den­se Ve­nus Wi­lliams. ga­do­ras tie­nen si­mi­lar po­ten­cial de ata­que, pe­ro de­fen­dien­do es su­pe­rior la his­pano ve­ne­zo­la­na.

VO­LEA La me­jo­ra de Gar­bi­ñe

Al igual que en el sa­que, Ve­nus vo­lea con mas na­tu­ra­li­dad y su ex­pe­rien­cia en los do­bles ha re­for­za­do esa con­fian­za. Pe­ro en los úl­ti­mos tiem­pos Gar­bi­ñe ha me­jo­ra­do mu­cho su con­fian­za en su­bir a la red a re­ma­tar las ju­ga­das. Tie­ne así una im­por­tan­te va­rie­dad en su re­per­to­rio. En la se­mi­fi­nal vo­leó en nu­me­ro­sas oca­sio­nes y con acier­to.

FÍ­SI­CO Ju­ven­tud con­tra ge­né­ti­ca

Los ca­tor­ce años de di­fe­ren­cia y el di­fe­ren­te des­gas­te de sus tra­yec­to­rias de­be­rían ju­gar a fa­vor de Mu­gu­ru­za, pe­ro no ol­vi­de­mos la ex­cep­cio­nal ge­né­ti­ca de las Wi­lliams y el in­cen­ti­vo que su­po­ne pa­ra Ve­nus es­tar a un so­lo par­ti­do de alzar su sex­to tí­tu­lo, ca­si una dé­ca­da des­pués del quin­to, y con 37 años.

MEN­TA­LI­DAD La pre­sión es pa­ra Mu­gu­ru­za

En par­ti­dos de tan­ta igual­dad es el as­pec­to más de­ter­mi­nan­te a te­ner en cuen­ta. Pa­ra Ve­nus la fi­nal no su­po­ne una gran pre­sión. Ex nú­me­ro uno del mun­do, acu­mu­la sie­te grand slam. El úl­ti­mo da­ta del 2008. Des­de en­ton­ces so­lo dis­pu­tó una fi­nal, la de Aus­tra­lia de es­te año. La si­tua­ción re­cuer­da irre­me­dia­ble­men­te al due­lo de­ci­si­vo de Wim­ble­don 1994, cuan­do Con­chi­ta Mar­tí­nez de­rro­tó a Na­vra­ti­lo­va pa­ra con­ver­tir­se en la has­ta aho­ra úni­ca cam­peo­na es­pa­ño­la en el cés­ped in­glés. Así, pa­ra Gar­bi­ñe es un due­lo de enor­me im­por­tan­cia. To­dos con­ta­ban con ella en es­tos úl­ti­mos años co­mo can­di­da­ta a do­mi­nar el tenis mun­dial, pe­ro la irre­gu­la­ri­dad de sus re­sul­ta­dos y la sen­sa­ción de fal­ta de con­fian­za pu­sie­ron en du­da las ex­pec­ta­ti­vas crea­das. Pa­re­ció que la aten­ción crea­da tras su Ro­land Ga­rros y la fi­nal per­di­da an­te Se­re­na en es­te mis­mo tor­neo afec­ta­ron a su men­te, y esa pre­sión des­equi­li­bró su jue­go.

F. ARRI­ZA­BA­LA­GA EFE

La es­pa­ño­la Gar­bi­ñe Mu­gu­ru­za.

GLYN KIRK AFP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.