La chi­ca que sa­lió co­rrien­do

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Alta Definición - San­dra Fa­gi­nas

Es im­po­si­ble no com­pa­de­cer­se de la re­por­te­ra que en di­rec­to, des­pués de tra­bar­se va­rias ve­ces en la co­ne­xión con Ana Blan­co, ter­mi­na sol­tan­do ese «Jo­der, lo he he­cho mal» pa­ra sa­lir es­co­pe­tea­da. Su es­pan­tá se ha he­cho vi­ral y en­se­gui­da han sa­li­do al rue­do «to­re­ros» dis­pues­tos a he­rir­la de muer­te alec­cio­nán­do­la cuan­do ya no hay na­da que ha­cer. O sí. Por­que tras ese «tie­rra trá­ga­me», Mar Chér­co­les, que es co­mo se lla­ma la pe­rio­dis­ta, en lu­gar de es­con­der­se, se hi­zo vi­si­ble con el hash­tag #te­quie­res­mo­rir pa­ra agra­de­cer las mues­tras de ca­ri­ño de quie­nes, po­nién­do­se en su piel, en­ten­die­ron su blo­queo, el pá­ni­co que te lle­va a to­mar el ca­mino de la es­tu­pi­dez. El ca­mino de des­orien­tar­te, de aban­do­nar, o de no sa­ber reac­cio­nar. Pe­ro ahí es­ta­ba Ana Blan­co, al otro la­do, pa­ra com­pen­sar el im­pul­so lo­co del que pier­de los pa­pe­les. Sin ago­bio, sin so­bre­sal­to, sin es­trés. Y tam­bién es­ta­ba Vi­cen­te Va­llés pa­ra apo­yar­la pú­bli­ca­men­te con la for­ta­le­za de la ex­pe­rien­cia: «Ya no soy el úni­co al que le ha pasado al­go así. Ma­ña­na se­rá otro día». O An­to­nio Pam­plie­ga, el pe­rio­dis­ta que es­tu­vo se­cues­tra­do por Al Qai­da, pa­ra ani­mar­la: «To­dos co­me­te­mos fa­llos, pe­ro lo que nos ha­ce gran­des es le­van­tar­nos». E in­fi­ni­dad de per­so­nas que en el mo­men­to en que Chér­co­les vol­vió a dar la ca­ra le mos­tra­ron tam­bién que la Red, a ve­ces, sir­ve pa­ra pro­te­ger­te in­clu­so de ti mis­ma. Qué va­lien­te, Mar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.