Noia re­tor­na a la Edad Me­dia

La se­gun­da jor­na­da de la Fei­ra Me­die­val es­tu­vo mar­ca­da por la afluen­cia cons­tan­te de vi­si­tan­tes, a raíz de un tiem­po per­fec­to

La Voz de Galicia (Barbanza) - - La Voz De Galicia - P. BRETAL

«Pa­pi es un ca­ba­lle­ro, ¿ver­dad?», ba­jo el sol bri­llan­te y el so­ni­do cre­cien­te del ir y ve­nir del gen­tío por las aba­rro­ta­das ca­lles noie­sas, un pe­que­ño en bra­zos de su ma­dre formula es­ta pre­gun­ta. No se re­fie­re a los mo­da­les de su pa­dre. Se re­fie­re a la es­pa­da que por­ta en su cin­tu­rón y al bla­són del pe­cho mien­tras se abren pa­so en­tre la re­crea­ción de un mer­ca­do gre­mial, en el mar­co de la se­gun­da jor­na­da de la Fei­ra Me­die­val de Noia.

De re­pen­te, el so­ni­do de un cuerno re­cla­ma la aten­ción de los cen­te­na­res de con­gre­ga­dos en las in­me­dia­cio­nes de la igle­sia de San Mar­ti­ño. «Por or­de do go­ber­na­dor anún­cia­se a in­mi­nen­te saí­da do pa­sa­rrúas tea­tral. ¡Vi­va o go­ber­na­dor!», es la voz del ac­tor con­ver­ti­do en pre­go­ne­ro Se­ra­fín Mar­cos, que re­ci­be ví­to­res y vi­vas co­mo res­pues­ta a ca­da uno de los anun­cios.

«Trá­ta­se de so­mer­xer­se na épo­ca do rei Fer­nan­do II, de do­na Urra­ca, do ar­ce­bis­po de San­tia­go e se­ñor da vila Be­ren­guel de Lan­doi­ra», ex­pli­có el ar­tis­ta noiés, a la vez que re­mar­ca­ba que el atrac­ti­vo de es­ta ci­ta pro­vie­ne de la im­pli­ca­ción del pú­bli­co, que par­ti­ci­pa más allá de ser un vi­si­tan­te, ca­rac­te­ri­zán­do­se de ca­ba­lle­ros, don­ce­llas, ju­gla­res...

Pi­sar el pa­sa­do

A me­di­da que uno ca­mi­na en­tre la mul­ti­tud, los pues­tos de ven­ta que ocu­pan la ca­lle del Cu­rro han su­fri­do una trans­for­ma­ción his­tó­ri­ca y en ellos se ofre­cen a los vian­dan­tes ar­tícu­los pro­pios del me­die­vo y pro­duc­tos ar­te­sa­na­les co­mo com­ple­men­tos de pe­le­te- ría, or­fe­bre­ría o es­pe­cias y hier­bas me­di­ci­na­les.

No muy le­jos de allí, la ca­lle Fe­rrei­ro le per­te­ne­ce a los es­pe­cia­lis­tas en sal­va­guar­dar ar­tes an­ti­guas, ya que to­da la hi­le­ra es­tá con­for­ma­da por ten­de­re­tes en­tre los que pue­de ob­ser­var­se có­mo se tra­ba­ja la la­na de ove­ja, có­mo se da lum­bre a una for­ja pa­ra tra­tar el me­tal o có­mo se da for­ma al mim­bre pa­ra crear ces­tas.

Pre­ci­sa­men­te, Jo­sé Car­los Gon­zá­lez —co­no­ci­do co­mo Car­li­ños Ces­tei­ro—, in­te­gran­te de la aso­cia­ción pon­te­ve­dre­sa Val Mi­ñor, des­ta­có la im­por­tan­cia de la fe­ria mien­tras crea­ba so­na­je­ros —axóu­xe­res en ga­lle­go—: «Ca­da fin de se­ma­na vou a fei­ras si­mi­la­res e Noia é das máis im­por­tan­te en can­to a vo­lu­me».

Lo cier­to es que es­ta ce­le­bra­ción con­ten­ta a to­dos, in­clu­so a los más pe­que­ños que dis­po­nen de una pro­pia zo­na con atrac­cio­nes y jue­gos po­pu­la­res pa­ra di­ver­tir­se, co­mo una no­ria de ma­de­ra o un cam­po de en­tre­na­mien­tos en el que es­qui­van cu­chi­llas y obs­tácu­los de atre­zo. El regreso es­té­ti­co de la vi­lla al me­die­vo tam­bién par­te de al­gu­nos ve­ci­nos, co­mo un gru­po que ha re­crea­do la an­ti­gua mu­ra­lla.

El pa­pel po­pu­lar

«Es la me­jor fies­ta del ve­rano por el am­bien­te, la lle­ga­da de gen­te de fue­ra y la pre­pa­ra­ción», ex­pli­có Ma­ría Cal­vo, pa­ra que ac­to se­gui­do Ma­ría Hor­ca­jo aña­die­se «es más es­pe­cial que el res­to por­que to­do el pue­blo cam­bia». Acom­pa­ña­das de Pau­la Ca­rou, es­tas tres ami­gas noie­sas siem­pre apro­ve­chan pa­ra po­ner­se el cor­sé y ves­tir­se de dul­ces don­ce­llas.

Otro de los gran­des atrac­ti­vos de la fe­ria es la ex­hi­bi­ción de ce­tre­ría, a car­go de Francisco Gon­zá­lez, de Fal­cóns Ga­li­cia. «Hay co­sas que no han cam­bia­do des­de el me­die­vo co­mo el ca­pe­ru­zo o el en­tre­na­mien­to», ex­pli­có el po­bren­se, con 30 años de ex­pe­rien­cia, que des­ple­gó a un equi­po de 12 aves, en­tre es­tas un ejem­plar de hal­cón ge­ri­fal­te.

C. QUEIJEIRO

El am­bien­te fes­ti­vo es­ta­lló con mú­si­cos y zan­cu­dos.

FO­TOS: CAR­ME­LA QUEIJEIRO

Gru­pos tea­tra­les y mu­si­ca­les re­co­rrie­ron las ca­lles ani­man­do es­ta ce­le­bra­ción.

La im­pli­ca­ción del pue­blo cre­ce a tra­vés de la ca­rac­te­ri­za­ción de épo­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.