Vi­lla­res se im­po­ne en la asam­blea de En Ma­rea, pe­ro cre­ce la di­vi­sión

Bei­ras mos­tró su dis­cre­pan­cia con el lí­der y los al­cal­des de A Coruña y San­tia­go no asis­tie­ron

La Voz de Galicia (Barbanza) - - La Voz De Galicia - SU­SA­NA LUAÑA

Tras el rui­do que hi­cie­ron en los úl­ti­mos días las ca­ras más co­no­ci­das de En Ma­rea y los crí­ti­cos asi­duos a las re­des so­cia­les, ayer fue una ma­yo­ría si­len­cio­sa la que le dio la vic­to­ria a Luís Vi­lla­res. Pe­ro fue una vic­to­ria pí­rri­ca, por­que si bien en el ple­na­rio de En Ma­rea fue­ron apro­ba­dos to­dos los do­cu­men­tos pre­sen­ta­dos por la lí­nea ofi­cial, las te­sis del ac­tual por­ta­voz con­ta­ron con una fuer­te opo­si­ción del gru­po crí­ti­co, y so­bre to­do, con la opo­si­ción de un re­fe­ren­te his­tó­ri­co, Xo­sé Ma­nuel Bei­ras, que por fin pu­so sus cartas bo­ca arri­ba y vo­tó en con­tra del do­cu­men­to po­lí­ti­co ofi­cial y a fa­vor del de los crí­ti­cos.

El dis­tan­cia­mien­to en­tre Vi­lla­res y Bei­ras fue un re­fle­jo de lo que ocu­rrió a lo lar­go de to­da la jor­na­da en el Pa­zo de Con­gre­sos de San­tia­go, al que acu­die­ron 500 de los 2.400 ins­cri­tos que tie­ne En Ma­rea pe­ro en el que hu­bo au­sen­cias no­ta­bles co­mo la de los al­cal­des de A Coruña, Xu­lio Fe­rrei­ro, y San­tia­go, Mar­ti­ño No­rie­ga — sí es­tu­vo el de Ferrol, Jor­ge Suá­rez—. Cuan­do lle­gó el por­ta­voz, en torno a las diez de la ma­ña­na, di­jo que le pa­re­ce­ría una «irres­pon­sa­bi­li­da­de» que no se lle­ga­se a un acuer­do en­tre las dos par­tes en­fren­ta­das, ten­dien­do una vez más la mano a los crí­ti­cos pa­ra pac­tar un do­cu­men­to úni­co. Pe­ro no pu­do ser, y en cier­to mo­do ya lo va­ti­ci­nó la lle­ga­da de Bei­ras, que se pro­nun­ció a fa­vor del de­ba­te co­mo esen­cia de la «cul­tu­ra de­mo­crá­ti­ca». Y así fue. A úl­ti­ma ho­ra de la ma­ña­na se vo­ta­ron los do­cu­men­tos po­lí­ti­cos y el ofi­cial se im­pu­so, pe­ro el de los crí­ti­cos, Re­cu­pe­rar En Ma­rea, con­tó con un 46 % de los vo­tos. En to­tal, 255 a fa­vor del ofi­cial, 194 en con­tra y 11 abs­ten­cio­nes. Vi­lla­res tra­tó, una vez más, de al­can­zar un con­sen­so y pro­pu­so in­cor­po­rar el tex­to de los crí­ti­cos al su­yo ba­jo el ar­gu­men­to de que «hai máis coin­ci­den­cias que di­fe­ren­zas». Antón Do­bao, en­car­ga­do de de­fen­der la pro­pues­ta al­ter­na­ti­va, no se ne­gó a esa in­clu­sión, pe­ro la ca­li­fi­có de «cha­fa­llei­ra». «Nós te­mos un­ha ma­nei­ra di­fe­ren­te de en­ten­der es­te es­pa­zo», pun­tua­li­zó.

Un jue­go de dos

La guin­da la pu­so Bei­ras, que no di­si­mu­ló su dis­cre­pan­cia con el dis­cur­so de Vi­lla­res y le­van­tó la mano pa­ra in­ter­ve­nir, pe­ro no se le per­mi­tió por no ad­mi­tir­lo el re­gla­men­to del ple­na­rio. To­tal, que el fun­da­dor de Ano­va e im­pul­sor de En Ma­rea vo­tó en con­tra del do­cu­men­to de Vi­lla­res y a fa­vor del de los crí­ti­cos.

Lo ocu­rri­do con el do­cu­men­to po­lí­ti­co se re­pi­tió con las de­más vo­ta­cio­nes. Los crí­ti­cos pre­sen­ta­ron en­mien­das a la to­ta­li­dad en ca­si to­das las pro­pues­tas. Ca­si hu­bo con­sen­so en el re­cha­zo a la ma­ter­ni­dad su­bro­ga­da y una am­plia ma­yo­ría en el vis­to bueno a la da­ción de cuen­tas de los dipu­tados en el Con­gre­so, que acu­die­ron al ple­na­rio en el turno de tar­de. En los de­más pun­tos que­dó cla­ro que el sec­tor crí­ti­co —ca­pi­ta­nea­do por la Ma­rea Atlán­ti­ca, la cú­pu­la de Ano­va y Es­quer­da Uni­da— no iba a dar­le ni agua a Vi­lla­res. La anun­cia­da au­sen­cia de Po­de­mos re­du­jo el de­ba­te a un jue­go de dos en el que se en­fren­ta­ron las dos te­sis que sur­gie­ron en­tre quie­nes ha­ce cin­co años aban­do­na­ron el bar­co co­mún del BNG; una que si­gue apos­tan­do por el na­cio­na­lis­mo y se per­so­ni­fi­ca en Vi­lla­res y en Cer­na, y otra, de ca­rác­ter rup­tu­ris­ta, con Yolanda Díaz, Antón Sán­chez, Xu­lio Fe­rrei­ro y Gó­mez-Reino al fren­te.

Ra­fa Do­pi­co, en nom­bre de los crí­ti­cos, la­men­tó la di­vi­sión y la es­ca­sa par­ti­ci­pa­ción en el ple­na­rio, y si bien no qui­so des­ca­li­fi­car di­rec­ta­men­te a Vi­lla­res, re­cor­dó que «en Vi­go es­ti­ve­mos de acor­do 10.000 per­soas; lo­go, 8.000 vo­ta­ron po­lo can­di­da­to, e ago­ra son 200 as que o apoian». La­men­tó, ade­más, que ha­ce un año fue­sen esos 10.000 los que tra­ba­ja­ban uni­dos «e ago­ra es­ta­mos 200 con­tra 200».

El re­sul­ta­do del ple­na­rio no de­jó a na­die con­ten­to. Ni si­quie­ra Vi­lla­res se va­na­glo­rió de su vic­to­ria. Di­jo que «non hai ga­ña­do­res nin per­de­do­res, ga­ña­mos to­dos», mar­can­do dis­tan­cias con el PP «que non ten de­ba­te in­terno». Pe­ro tam­bién re­sal­tó que su obli­ga­ción era in­ci­dir en los pun­tos co­mu­nes: «Nun es­pa­zo de uni­da­de é im­pen­sa­ble pen­sar nun con­sen­so do cen por cen», ad­vir­tió.

XOÁN A. SO­LER

Vi­lla­res y Bei­ras, ayer, du­ran­te el ple­na­rio ce­le­bra­do en el Pa­zo de Con­gre­sos de San­tia­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.