El trá­fi­co ha­cia las pla­yas pro­vo­ca los pri­me­ros gran­des atas­cos del ve­rano

Las obras y un ac­ci­den­te en Ran­de co­lap­san cin­co ki­ló­me­tros de la AP-9 en Vi­go

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Galicia - C. PON­CE, S. GON­ZÁ­LEZ

Un ac­ci­den­te de trá­fi­co sin he­ri­dos en Ran­de, jun­to con la li­mi­ta­ción a 60 ki­ló­me­tros en el puen­te de­bi­do a las obras y la ha­bi­tual afluen­cia ma­si­va a las pla­yas de O Mo­rra­zo, pro­vo­ca­ron ayer por la ma­ña­na el pri­mer gran atas­co del ve­rano. Las aglo­me­ra­cio­nes em­pe­za­ron en la A-55 y si­guie­ron por la AP-9 has­ta pa­sar el puen­te de Ran­de, en un tra­mo de más de cin­co ki­ló­me­tros. De­bi­do a las enor­mes re­ten­cio­nes, Trá­fi­co se vio obli­ga­do a cor­tar las tres en­tra­das a la au­to­pis­ta des­de Vi­go. Los atas­cos si­guie­ron en el co­rre­dor de O Mo­rra­zo que, co­mo to­dos los ve­ra­nos, se lle­nó de vehícu­los pro­ce­den­tes de dis­tin­tos pun­tos del área de Vi­go que se di­ri­gían a los are­na­les de Can­gas, Moa­ña, Ma­rín y Bueu.

El trá­fi­co vol­vió a la nor­ma­li­dad so­bre las 15.00 horas. Las al­tas tem­pe­ra­tu­ras que se es­pe­ran hoy ha­cen pre­ver nue­vos atas­cos, tan­to en Ran­de co­mo en el co­rre­dor. Re- ten­cio­nes que tam­bién se vi­vie­ron en otras zo­nas de Ga­li­cia. El buen tiem­po, la afluen­cia de vi­si­tan­tes y el he­cho de que la au­to­vía de O Sal­nés se de­ten­ga en reali­dad en San­xen­xo, con­fian­do su con­ti­nua­ción ha­cia O Gro­ve a tan so­lo dos ca­rri­les, con­for­ma­ron ayer un cóc­tel al­ta­men­te in­di­ges­to pa­ra el trá­fi­co. La cir­cu­la­ción se hi­zo muy len­ta en los ac­ce­sos a la pla­ya de A Lan­za­da, con ca­ra­va­nas que obli­ga­ron a la Po­li­cía Lo­cal gro­ven­se a em­plear­se a fon­do. Re­co­rrer los cin­co ki­ló­me­tros que se­pa­ran el are­nal del ape­te­ci­ble nú­cleo de San Vi­cen­te exi­gía, en al­gu­nos ca­sos, me­dia ho­ra de con­duc­ción in­ter­mi­ten­te y pe­sa­da. Al­go se­me­jan­te ocu­rría en las in­me­dia­cio­nes del puen­te de A Illa de Arou­sa, cu­yas ca­las fun­cio­nan co­mo un gan­cho irre­sis­ti­ble pa­ra ve­ra­nean­tes pro­pios y aje­nos.

MÓ­NI­CA IRAGO

Ca­ra­va­na de co­ches en el ac­ce­so a O Gro­ve, que cuen­ta con tan so­lo dos ca­rri­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.