«La ten­den­cia es que ha­ya más do­bles gra­dos y con más pla­zas»

De­fien­de que las ca­rre­ras ten­gan nom­bres que se re­co­noz­can

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Galicia - SA­RA CA­RREI­RA

Pe­dro Ar­mas es vi­ce­pre­si­den­te de la Co­mi­sión In­te­ru­ni­ver­si­ta­ria de Ga­li­cia (CIUG). La pre­si­den­cia del or­ga­nis­mo que di­se­ña la se­lec­ti­vi­dad y las ma­tri­cu­la­cio­nes es ro­ta­to­ria en­tre los de­le­ga­dos de los tres rec­to­res, pe­ro es Ar­mas el que se en­car­ga de la par­te de co­mu­ni­ca­ción: «So­mos un equi­po y creo que fun­cio­na­mos muy bien», ex­pli­ca. Es­te co­ru­ñés del Agra, pro­fe­sor ti­tu­lar de la UDC, es doc­tor en His­to­ria por San­tia­go, ejer­ció de ca­te­drá­ti­co in­te­ri­no en la Com­plu­ten­se y con el bi­par­ti­to, co­mo de­le­ga­do de la Xun­ta, se en­fren­tó a los co­le­gios que acep­ta­ban pun­tos fal­sos en la ma­tri­cu­la­ción. Des­de el 2008 es­tá en la CIUG, don­de ha vis­to pa­sar a tres rec­to­res y va­rios con­se­llei­ros. Con el ac­tual, Ro­mán Ro­drí­guez, a pe­sar de es­tar le­jos ideo­ló­gi­ca­men­te, se en­tien­de de ma­ra­vi­lla por­que am­bos an­te­po­nen la re­so­lu­ción de pro­ble­mas a «izar ban­de­ri­tas, que es lo fá­cil». Ha­blan­do de la uni­ver­si­dad ga­lle­ga, ex­hi­be ese ta­lan­te prag­má­ti­co pe­ro no pier­de de vis­ta la jus­ti­cia.

—Pa­re­ce que los do­bles gra­dos han lle­ga­do pa­ra que­dar­se.

—Sí, ha si­do un pro­ce­so. El pri­me­ro fue ADE-De­rei­to de A Coruña, y re­co­noz­co que fui de los de­fen­so­res. Al prin­ci­pio era una op­ción que se da­ba a los me­jo­res alum­nos de ca­da una de las ca­rre­ras, pe­ro eso no me pa­re­cía jus­to: el dé­ci­mo de ADE pue­de te­ner un 8 y el un­dé­ci­mo de De­rei­to un 9 y que­dar­se fue­ra. Siem­pre de­fen­dí que tu­vie­se un có­di­go di­fe­ren­te al de las ca­rre­ras sen­ci­llas y ele­gir efec­ti­va­men­te los me­jo­res ex­pe­dien­tes de am­bas.

—¿Cree que son el fu­tu­ro?

—Sin du­da la ten­den­cia es que ha­ya más si­mul­ta­nei­dad de gra­dos, unien­do ca­rre­ras afi­nes o com­ple­men­ta­rias, y que ten­gan más pla­zas. Nor­mal­men­te las uni­ver­si­da­des em­pie­zan con po­cas, diez, y eso da buen re­sul­ta­do, pe­ro creo que se pue­den am­pliar; ya hay al­gu­nos con 20 y más. Los de ADE+ De­rei­to de Vi­go y A Coruña tie­nen 40 y 60 pla­zas, y las no­tas de cor­te si­guen al­tas, de 10,950 la de UVi­go y 11 la de la UDC.

—Ofi­cial­men­te son «si­mul­ta­nei­da­de» y no do­ble gra­do. ¿Por qué?

—Bueno, la de­no­mi­na­ción fue al­go de­li­ca­do. No es un do­ble gra- do, sino dos a la vez. Tam­po­co que­rían que tu­vie­se un nom­bre di­fe­ren­te por­que no tie­ne asig­na­tu­ras pro­pias, es una cues­tión or­ga­ni­za­ti­va. En cuan­to al nom­bre, me lo ins­pi­ró For­ges.

—¿Có­mo? ¿For­ges, For­ges?

—A mí me en­can­ta For­ges y en una de sus vi­ñe­tas, Ma­riano de­cía al­go así co­mo que las pa­la­bras ter­mi­na­das en -dad le re­sul­ta­ban di­fí­ci­les de en­ten­der, de­ma­sia­do eté­reas, in­con­cre­tas: qué es li­ber­tad, fraternidad, se­re­ni­dad... ca­si son sub­je­ti­vas; que él pre­fe­ría «mor­ta­de­la» o «cho­ri­zo», que esas las en­ten­día muy bien [ri­sas]. A par­tir de ahí pen­sé que po­día­mos bus­car una pa­la­bra ter­mi­na­da en -da­de y apa­re­ció si­mul­ta­nei­da­de.

—¿Y cree que se en­tien­de?

—Bueno, la gen­te las lla­ma do­ble gra­do. Ha pa­sa­do con la se­lec­ti­vi­dad, que era y es la se­lec­ti­vi­dad; na­die en la ca­lle la ha lla­ma­do PAU o aho­ra ABAU. Su­pon­go que to­dos bus­ca­mos co­sas fá­ci­les, y creo que al­gu­nas ca­rre­ras per­die­ron de­man­da por el nom­bre.

—En la en­cues­ta «El fu­tu­ro la­bo­ral de los jó­ve­nes», en la que co­la­bo­ró la Xun­ta, se di­ce que el 65 % de los ba­chi­lle­res con­sul­ta con su ma­dre qué es­tu­diar y el 54 %, con su pa­dre.

—Los pa­dres so­mos más con­ser­va­do­res. Si ve­mos Pe­rio­dis­mo sa­be­mos qué es, pe­ro si se lla­ma Ges­tión de la In­for­ma­ción y Con­te­ni­dos Di­gi­ta­les [es­ta ca­rre­ra no se ofre­ce en Ga­li­cia] nos des­pis­ta. Pen­sa­mos que pue­de es­tar bien pa­ra un más­ter, pe­ro no pa­ra una for­ma­ción bá­si­ca.

—Por lo que di­ce, en Ga­li­cia hay al­gún ex­pe­ri­men­to fa­lli­do.

—Al­guno sí. Con Bo­lo­nia se apos­tó por co­sas que no se man­tie­nen en el tiem­po. No so­lo el nom­bre, creo que la mo­da­li­dad se­mi­pre­sen­cial no tie­ne muy bue­na aco­gi­da. Pe­ro en ge­ne­ral pien­so que va­mos por buen ca­mino.

—¿Hay co­mu­ni­ca­ción en­tre la uni­ver­si­dad y las en­se­ñan­zas me­dias? Por­que si el alum­na­do de ba­chi­lle­ra­to no sa­be qué ofer­ta hay, es di­fí­cil que la eli­ja.

—Creo que la se­lec­ti­vi­dad en Ga­li­cia fun­cio­na tan bien pre­ci­sa­men­te por­que en los gru­pos de tra­ba­jo hay pro­fe­so­res de am­bas eta­pas, que tra­ba­jan jun­tos de for­ma muy efi­caz. Pe­ro sí, fal­ta diá­lo­go en­tre la uni­ver­si­dad y las en­se­ñan­zas me­dias. Se ha­cen mu­chas co­sas, cla­ro, los pro­gra­mas de in­for­ma­ción al alum­na­do de me­dias es­tán fun­cio­nan­do muy bien, pe­ro yo iría más allá: char­las, ta­lle­res, ci­clos de ci­ne en las fa­cul­ta­des y que se lle­ve a los ins­ti­tu­tos. Dar­se a co­no­cer más.

—Es sor­pren­den­te que no se se­pa si la di­vul­ga­ción de una ma­te­ria en ESO re­per­cu­te en la ma­tri­cu­la­ción: los ins­ti­tu­tos que fo­men­tan la ro­bó­ti­ca, ¿tie­nen más es­tu­dian­tes en in­ge­nie­rías?

—No se sa­be, y hoy por hoy no de­be­ría ser di­fí­cil y re­sul­ta­ría enor­me­men­te útil. Pe­ro nos pa­sa a no­so­tros. En la CIUG da­mos a co­no­cer cua­dros y es­ta­dís­ti­cas por­que las pe­dís los me­dios.

CÉ­SAR QUIAN

Ar­mas cree que la uni­ver­si­dad ga­lle­ga va por buen ca­mino.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.