El bal­nea­rio de Gui­ti­riz bus­ca re­cu­pe­rar su es­plen­dor

Po­lí­ti­cos, em­pre­sa­rios y de­por­tis­tas uti­li­za­ron la es­ta­ción ter­mal a lo lar­go de va­rias dé­ca­das

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Galicia -

Un ci­ru­jano san­tia­gués, Jo­sé Lá­za­ro, fue el pri­me­ro que re­co­men­dó las aguas del bal­nea­rio de Gui­ti­riz pa­ra do­len­cias di­ges­ti­vas. Lo hi­zo a prin­ci­pios del si­glo XVIII. A me­dia­dos de ese mis­mo si­glo, Ca­sa­res Gil, de la Fa­cul­tad de Far­ma­cia de Bar­ce­lo­na, reali­zó el pri­mer aná­li­sis de sus aguas sul­fu­ra­das mi­ne­ro­me­di­ci­na­les, que bro­tan a 15 gra­dos de tem­pe­ra­tu­ra en la fa­mo­sa fuen­te de San Juan, que to­da­vía es­tá en uso. Es­tos re­sul­ta­dos su­pu­sie­ron que el nom­bre de Gui­ti­riz apa­re­cie­ra vin­cu­la­do al ter­ma­lis­mo en las ex­po­si­cio­nes de Za­ra­go­za, Londres, Pa­rís y Áms­ter­dam. Da­ba co­mien­zo la épo­ca do­ra­da de la es­ta­ción lu­cen­se.

El re­co­no­ci­mien­to ofi­cial de sus aguas no lle­gó has­ta 1902. En 1908 em­pe­zó a fun­cio­nar el ho­tel, que en sus pri­me­ros años re­ci­bió a más de cin­co mil vi­si­tan­tes y que dio es­plen­dor a la vi­lla, que fi­gu­ra­ba en­tre las es­ta­cio­nes ter­ma­les es­pa­ño­las de ma­yor pres­ti­gio. Po­lí­ti­cos, em­pre­sa­rios y fa­mi­lias en­te­ras se die­ron ci­ta du­ran­te dé­ca­das en la lo­ca­li­dad lu­cen­se pa­ra en­con­trar en sus aguas al­gún re­me­dio o bien pa­ra dis­fru­tar de días de des­can­so y de in­ter­cam­bio so­cial. Las cró­ni­cas de la épo­ca re­co­gen que ha­bía va­rie­dad de pre­cios pa­ra usar las ins­ta­la­cio­nes, a las que te­nían ac­ce­so tan­to per­so­nas de ele­va­do po­der ad­qui­si­ti­vo co­mo eco­no­mías más mo­des­tas. Los pre­cios de las ha­bi­ta­cio­nes os­ci­la­ban en­tre dos y vein­te pe­se­tas de las de en­ton­ces, es de­cir, en­tre un cén­ti­mo y do­ce.

Una mez­qui­ta en el com­ple­jo

La his­to­ria del bal­nea­rio de Gui­ti­riz es­tu­vo siem­pre vin­cu­la­da a los al­ti­ba­jos que su­frió el tu­ris­mo ter­mal en Es­pa­ña. Du­ran­te la Gue­rra Ci­vil fue ha­bi­li­ta­do co­mo hos­pi­tal y lo ocu­pa­ron los he­ri­dos en el fren­te de As­tu­rias, en­tre ellos nu­me­ro­sos com­ba­tien­tes mu­sul­ma­nes. A su pre­sen­cia se de­be la cons­truc­ción de la mez­qui­ta que to­da­vía es­tá en pie en el com­ple­jo ter­mal.

Des­pués de la gue­rra, el bal­nea­rio vol­vió a re­cu­pe­rar su pres­ti­gio. Pa­ra­le­la­men­te se desa­rro­lla­ron otros bo­yan­tes ne­go­cios que die­ron vi­da a la vi­lla lu­cen­se, co­mo fá­bri­cas de la­dri­llo, de cho­co­la­te, de ga­seo­sas, de si­fón o de em­bu­ti­dos. El tu­ris­mo va­ca­cio­nal de olas, que sus­ti­tu­yó al ter­mal, su­pu­so que las ins­ta­la­cio­nes de Gui­ti­riz ce­rra­ran en el año 1972. No vol­vie­ron a fi­gu­rar en el ma­pa del tu­ris­mo ter­mal ga­lle­go has­ta el año 2003, tras una im­por­tan­te res­tau­ra­ción, que le per­mi­tió vi­vir de nue­vo años de glo­ria y desa­rro­llar am­bi­cio­sos pro­yec­tos, co­mo un cam­po de golf de nue­ve ho­yos, un atrac­ti­vo pa­ra de­por­tis­tas —nu­me­ro­sos clu­bes re­cu­rrie­ron a sus ins­ta­la­cio­nes pa­ra la pretemporada— ar­tis­tas, po­lí­ti­cos y em­pre­sa­rios.

Las ins­ta­la­cio­nes, se­gún su ac­tual pro­pie­ta­rio, An­drés Con­de, vol­vie­ron a fun­cio­nar por­que Fra­ga pi­dió un es­fuer­zo pa­ra po­ner en va­lor de nue­vo el

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.