¿En Ma­rea? ¡Qué ma­reo!

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Opinión - RO­BER­TO L. BLAN­CO VAL­DÉS

Ima­gi­ne­mos una pa­re­ja cu­yos miem­bros no hi­cie­sen más que dis­cu­tir so­bre su amor y desamor, pe­leán­do­se y re­con­ci­lián­do­se sin ce­sar y bus­can­do ob­se­si­va­men­te for­mas pe­re­gri­nas con las que po­der lle­gar a co­exis­tir o al me­nos a aguan­tar­se. E ima­gi­ne­mos qué ocu­rri­ría en tan pe­no­sa si­tua­ción con la fa­mi­lia cu­yo fu­tu­ro de­pen­die­se de esa pa­re­ja en­si­mis­ma­da y en cons­tan­te pie de gue­rra. Es fá­cil: que no ha­bría quién se ocu­pa­se de lle­nar la des­pen­sa; pa­gar las fac­tu­ras; ga­ran­ti­zar la lim­pie­za de la ca­sa; ase­gu­rar que el jar­dín no se con­vier­te en una sel­va y, en su­ma, evi­tar el caos de una con­vi­ven­cia sin or­den ni con­cier­to.

Pues bien, es di­fí­cil en­con­trar una me­tá­fo­ra más pre­ci­sa pa­ra des­cri­bir la si­tua­ción de En Ma­rea, que ayer ce­le­bró un ple­na­rio pa­ra ha­cer lo úni­co de lo que ha de­mos­tra­do ser ca­paz: mi­rar­se al om­bli­go y ha­blar de sus que­re­llas fa­mi­lia­res. Es co­mo si to­dos los di­ri­gen­tes de En Ma­rea fue­sen psi­coa­na­lis­tas ar­gen­ti­nos. Mien­tras, nin­gún ga­lle­go co­no­ce lo que opina el par­ti­do ins­tru­men­tal (¿o es ins­tru­men­to par­ti­dis­ta?) so­bre los pro­ble­mas del país y so­bre las pro­pues­tas de En Ma­rea pa­ra dar­les so­lu­ción. De En Ma­rea so­lo sa­be­mos que pro­cla­ma ser la voz ge­nui­na de la gen­te, que sus com­po­nen­tes es­tán siem­pre pe­lea­dos en­tre sí y que sus lí­de­res vi­ven en un cons­tan­te arran­ca­mo­ños. ¿Por qué? ¡Ah!: las cau­sas de am­bas co­sas cons­ti­tu­yen un ar­cano, que so­lo a los ma­reó­lo­gos ex­pe­ri­men­ta­dos co­rres­pon­de in­ter­pre­tar.

Ello no im­pi­de a En Ma­rea, por su­pues­to, con­si­de­rar­se una fa­mi­lia mo­de­lo, aun­que no cum­pla con nin­gu­na de las obli­ga­cio­nes que se su­po­nen a las pa­re­jas cuan­do tie­nen hi­jos a su car­go. To­do eso a En Ma­rea se la so­pla mien­tras sus di­ri­gen­tes dis­cu­ten si son no­vios oca­sio­na­les con de­re­cho a ro­ce; pa­re­ja abier­ta, de he­cho o de de­re­cho; ma­tri­mo­nio vi­vo, se­pa­ra­do o di­vor­cia­do. En Ma­rea —afir­man sus miem­bros— es la le­gí­ti­ma re­pre­sen­tan­te de Ga­li­cia y pun­to en bo­ca. Y pa­ra de­mos­trar ese con­ven­ci­mien­to be­rro­que­ño, sor­pren­den­te­men­te com­pa­ti­ble con la ab­so­lu­ta in­ca­pa­ci­dad de En Ma­rea pa­ra apor­tar na­da al fu­tu­ro del país, sus miem­bros po­nen a cal­do a to­dos sus pa­rien­tes po­lí­ti­cos, gen­te an­ti­gua, pu­ra cas­ta, des­li­ga­da de la Ga­li­cia au­tén­ti­ca que ellos re­pre­sen­tan. ¡To­ma ya!

Me­nos mal que, mien­tras en En Ma­rea jue­gan a di­ver­tir­se con su in­ter­mi­na­ble cu­le­brón, hay en Ga­li­cia quie­nes, sin echar los pies por al­to y con la dis­cre­ción de las per­so­nas res­pon­sa­bles, se ocu­pan de to­do aque­llo que al par­ti­do ins­tru­men­tal (¿o es par­ti­do ins­tru­men­tis­ta?) le im­por­ta un pi­to: ha­cer pre­su­pues­tos, pe­dir pres­ta­do, pa­gar deu­das, vi­gi­lar la edu­ca­ción y la sa­lud, ase­gu­rar que fun­cio­nen los ser­vi­cios y, en una pa­la­bra, go­ber­nar. Por eso les va me­jor que a los au­to­pro­cla­ma­dos ver­da­de­ros re­pre­sen­tan­tes de la gen­te: por­que, por se­guir con la me­tá­fo­ra, lo que los hi­jos es­pe­ran de sus pa­dres es que, en lu­gar de pe­lear­se, les ga­ran­ti­cen paz, se­gu­ri­dad y bie­nes­tar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.