Oli­gar­cas, can­tan­tes y es­pías: el la­do ru­so de la tra­ma que aho­ga a Trump

Va­rios im­pli­ca­dos en el Rusiagate es­tán uni­dos al mag­na­te des­de ha­ce más de 10 años

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Internacional - ADRIANA REY

En di­ciem­bre de 2016 la pren­sa de EE.UU. des­ve­ló la in­je­ren­cia ru­sa en las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les. En aquel mo­men­to la CIA ya ha­bía cer­ti­fi­ca­do cien­tos de ci­be­ra­ta­ques con­tra el Par­ti­do De­mó­cra­ta a ma­nos de pi­ra­tas ru­sos. Des­de en­ton­ces, el con­flic­to cre­ció en ta­ma­ño y com­ple­ji­dad, de­jan­do ver co­ne­xio­nes que alar­man al con­jun­to del país y con­vir­tién­do­se en una es­pa­da de Da­mo­cles pa­ra el pre­si­den­te Trump, cu­ya cam­pa­ña es sos­pe­cho­sa de ha­ber coor­di­na­do jun­to al Krem­lin el en­tra­ma­do co­no­ci­do co­mo Rusiagate. Las sos­pe­chas se han con­so­li­da­do por la ac­tua­ción del en­torno pre­si­den­cial y por los víncu­los con per­so­na­jes ru­sos que con­fi­gu­ran el otro la­do del es­cán­da­lo.

LA MANO QUE ME­CE LA CU­NA Vla­dí­mir Pu­tin.

Es pa­ra mu­chos la mano que me­ce la cu­na. Se­gún las au­to­ri­da­des de EE.UU. fue quien or­de­nó una cam­pa­ña de in­fluen­cia elec­to­ral cu­yos ob­je­ti­vos pa­sa­ban por per­ju­di­car a Hi­llary Clin­ton tra­tan­do, a la vez, de so­ca­var la fe de los es­ta­dou­ni­den­ses en la de­mo­cra­cia. Du­ran­te la cam­pa­ña, el lí­der del Krem­lin no aho­rró en elo­gios ha­cia Trump, una ac­ti­tud que com­par­tió el hoy pre­si­den­te. El en­ton­ces as­pi­ran­te in­clu­so pro­pu­so a los ru­sos es­piar los co­rreos de Clin­ton en el ser­vi­dor pri­va­do que uti­li­zó cuan­do era se­cre­ta­ria de Es­ta­do.

LA ABO­GA­DA RU­SA Na­ta­lia Ve­sel­nits­ka­ya.

Es uno de los úl­ti­mos per­so­na­jes in­cor­po­ra­dos a la tra­ma. En­tró en es­ce­na cuan­do The New York Ti­mes des­ta­pó la reunión que man­tu­vo con el hi­jo ma­yor del pre­si­den­te en ju­nio de 2016. A pe­sar de que ella nie­ga cual­quier vin­cu­la­ción con el Krem­lin, en los co­rreos que se in­ter­cam­bia­ron pa­ra coor­di­nar el en­cuen­tro Do­nald Trump Jr. y Rob Golds­to­ne, pro­duc­tor mu­si­cal ami­go del mag­na­te, es­te la des­cri­bió co­mo «un abo­ga­do del Go­bierno ru­so» cu­ya mi­sión era pro­por­cio­nar in­for­ma­ción da­ñi­na con­tra la can­di­da­ta de­mó­cra­ta, «co­mo par­te del apo­yo de Ru­sia y de su Go­bierno al se­ñor Trump». La in­for­ma­ción de la que se dis­po­ne in­di­ca que de­fien­de ca­sos de plu­tó­cra­tas ru­sos per­ju­di­ca­dos por san­cio­nes de EE.UU. co­mo las de­ri­va­das del Ac­ta Mag­nits­ki.

EL OLIGARCA DE PU­TIN Aras Aga­la­rov.

En los co­rreos en­via­dos por Golds­to­ne al pri- mo­gé­ni­to de Trump se iden­ti­fi­ca a Aras co­mo la per­so­na que re­ci­be la in­for­ma­ción so­bre Clin­ton pro­ce­den­te de «un al­to fis­cal ru­so». Aga­la­rov es un oligarca muy cer­cano a Pu­tin. Tan­to es así que es­te lo con­de­co­ró en 2013 con la Or­den de Ho­nor de la Fe­de­ra­ción Ru­sa. Se­gún la re­vis­ta For­bes, los Aga­la­rov son los prin­ci­pa­les so­cios de Trump en Ru­sia. El pa­dre es due­ño del con­glo­me­ra­do Cro­cus Group, en una de cu­yas sa­las de con­cier­tos en Mos­cú se ce­le­bró el cer­ta­men de Miss Uni­ver­so del 2013 al que asis­tió Trump.

EL CAN­TAN­TE LOCUAZ Emin Aga­la­rov.

El hi­jo de Aras es un can­tan­te bas­tan­te po­pu­lar en Ru­sia. Su­pues­ta­men­te, fue quien ges­tio­nó la reunión en­tre Trump Jr. y Ve­sel­nits­ka­ya. De la cer­ca­nía en­tre los Aga­la­rov y la fa­mi­lia Trump da tes­ti­mo­nio un vi­deo­clip de Emin en el que par­ti­ci­pó el hoy in­qui­lino de la Ca­sa Blan­ca. El can­tan­te no es­con­de su es­tre­cha re­la­ción con el pre­si­den­te de EE.UU. y sus hi­jos. «Me he vis­to mu­chas ve­ces con Do­nald Jr. y Eric, y nos es­cri­bi­mos cons­tan­te­men­te. Te­ne­mos mu­chos pro­yec­tos en co­mún, que qui­zás ya no po­drán rea­li­zar­se por­que aho­ra que es pre­si­den­te [el pa­dre] hay con­flic­to de in­tere­ses», con­fe­só a la te­le­vi­sión ru­sa. «Me reuní con Ivan­ka en mi despacho ha­ce un par de años pa­ra dis­cu­tir so­bre el pro­yec­to de la To­rre Trump» que iba a le­van­tar­se en Mos­cú, agre­gó. Me­dios ru­sos pu­bli­ca­ron que el pro­yec­to pa­ra le­van­tar es­ta to­rre na­ció a raíz de «Miss Uni­ver­so». Ac­ta Mag­nits­ki, una ley que im­po­ne san­cio­nes a fun­cio­na­rios ru­sos pre­sun­ta­men­te im­pli­ca­dos en la muer­te en pri­sión en 2009 del abo­ga­do de ese ape­lli­do. No es el úni­co víncu­lo con Ve­sel­nits­ka­ya. Se­gún di­jo al Was­hing­ton Post, acu­dió a la reunión con el hi­jo de Trump tras pe­dír­se­lo ella. Ase­gu­ró que la abo­ga­da «de­jó un do­cu­men­to», cu­yo con­te­ni­do no de­ta­lló.

EL EM­BA­JA­DOR UBICUO Ser­gei Kisl­yak.

El em­ba­ja­dor de Ru­sia en EE.UU. ha si­do la per­so­na más da­ñi­na pa­ra la nue­va Ad­mi­nis­tra­ción. Por ha­ber ocul­ta­do reunio­nes con Kisl­yak, el fis­cal ge­ne­ral Jeff Ses­sions tu­vo que in­hi­bir­se de las pes­qui­sas ru­sas, el ex ase­sor de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal Mi­chael Flynn di­mi­tió, y el yerno del pre­si­den­te Ja­red Kush­ner que­dó ex­pues­to en el pun­to de mi­ra del FBI y el Con­gre­so.

EL CON­GRE­SIS­TA UCRA­NIANO An­drei Ar­te­men­ko.

Con­gre­sis­ta ucra­niano que se reunió en enero con el en­ton­ces abo­ga­do de Trump, Mi­chael Cohen. Se­gún el Ti­mes, tras el en­cuen­tro en un res­tau­ran­te de Man­hat­tan, Cohen ha­bría pre­sio­na­do pa­ra que la Ca­sa Blan­ca se po­si­cio­na­se a fa­vor del plan de Ar­te­men­ko pa­ra le­van­tar las san­cio­nes que Oba­ma im­pu­so al Krem­lin tras la ane­xión de Cri­mea.

EL OTRO SO­CIO RU­SO Felix Sa­ter.

Tam­bién par­ti­ci­pó en la reunión en­tre Ar­te­men­ko y Cohen. Es un em­pre­sa­rio ru­so afin­ca­do en EE.UU. que ha si­do so­cio de Trump, al que ayu­dó en el pa­sa­do con ne­go­cios in­mo­bi­lia­rios en Ru­sia.

SER­GEI ILNITSKY EFE

Trump, es­col­ta­do por Emin Aga­la­rov y por su pa­dre Aras, en Mos­cú en el año 2013.

REUTERS

La abo­ga­da de los oli­gar­cas ru­sos, Na­ta­lia Ve­sel­nits­ka­ya.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.