Chi­na ti­ra al mar las ce­ni­zas de Liu Xiao­bo pa­ra bo­rrar su ras­tro

El ré­gi­men di­ce que su viu­da, Liu Xia, ha que­da­do en li­ber­tad

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Internacional -

En el mar pa­ra que no que­de una tum­ba en tie­rra a la que pue­dan acu­dir a ren­dir­le ho­me­na­je quie­nes pre­ser­ven su me­mo­ria. El ré­gi­men chino, que lo pri­vó de li­ber­tad en vi­da, con­tro­ló has­ta el fi­nal su muer­te. El cuer­po del No­bel de la Paz y sím­bo­lo de la de­mo­cra­cia, Liu Xiao­bo, fue in­ci­ne­ra­do ayer, y sus ce­ni­zas arro­ja­das al mar, pa­ra que no que­de el me­nor ras­tro de él.

Su­ce­dió al ama­ne­cer, me­nos de dos días des­pués de que el di­si­den­te fa­lle­cie­ra en un hos­pi­tal ba­jo cus­to­dia, y fue una ce­re­mo­nia muy bre­ve que con­tó con la asis­ten­cia de su es­po­sa. Liu Xia, aba­ti­da y muy dé­bil, ves­tía de ne­gro y te­nía la mi­ra­da fi­ja en el ataúd abier­to de su ma­ri­do en­tre nu­me­ro­sas flo­res blan­cas. Se­gún Efe, fren­te a ella apa­re­cían una se­rie de per­so­nas que los ami­gos de la pa­re­ja, ex­clui­dos del fu­ne­ral, no con­si­guie­ron iden­ti­fi­car y que al­gún co­rres­pon­sal ex­tran­je­ro con­si­de­ró agen­tes de se­gu­ri­dad.

«Aun­que las au­to­ri­da­des di­je­ron que eran ami­gos cer­ca­nos, los que es­tán allí son miem­bros de las fuer­zas de se­gu­ri­dad. No po­de­mos de­cir que nues­tros car­ce­le­ros sean nues­tros ami­gos. El ré­gi­men mien­te», de­cla­ró Hu Jia, ami­go des­de ha­cía años de Liu y en arres­to do­mi­ci­lia­rio des­de que el no­bel fue in­gre­sa­do en un hos­pi­tal a fi­na­les de ma­yo. Tan­to él co­mo otros de­fen­so­res de la de­mo­cra­cia mos­tra­ban ayer su ra­bia y en­fa­do an­te la «cruel­dad» del Par­ti­do Co­mu­nis­ta chino y su cam­pa­ña de pro­pa­gan­da pa­ra bo­rrar cual­quier ras­tro del di­si­den­te.

Es­tán ab­so­lu­ta­men­te so­los en su de­nun­cia. Des­de el pun­to de vis­ta del ré­gi­men que li­de­ra Xi Jin­ping, el ba­lan­ce de la muer­te de Liu no pue­de ser más sa­tis­fac­to­rio. Ha des­apa­re­ci­do la que es­ti­ma­ban su ma­yor ame­na­za sin ape­nas cau­sar re­vue­lo en las can­ci­lle­rías oc­ci­den­ta­les, re­mi­sas sal­vo ex­cep­cio­nes a con­de­nar una for­ma de pro­ce­der que no se vi­vía des­de la épo­ca na­zi, en 1938, año en el que se pro­du­jo el úl­ti­mo ca­so de un ga­lar­do­na­do con el No­bel de la paz muer­to pri­sio­ne­ro.

Tal es su se­gu­ri­dad que fuen­tes ofi­cia­les in­di­ca­ron que la viu­da ha que­da­do en li­ber­tad tras años de arres­to do­mi­ci­lia­rio mien­tras su ma­ri­do lan­gui­de­cía en la cár­cel, un anun­cio que hay que co­ger con pin­zas por­que, se­gún co­mu­ni­có a Reuters su abo­ga­do, Mo Shao­ping, «no hay for­ma de con­tac­tar ni con ella ni con los fa­mi­lia­res».

Li­be­ra­do Xu Zhi­yong

Tam­bién el des­ta­ca­do ac­ti­vis­ta Xu Zhi­yong, co­fun­da­dor del mo­vi­mien­to «Nue­vo Ciu­da­dano» que pe­día trans­pa­ren­cia al Eje­cu­ti­vo, sa­lió ayer de pri­sión tras cum­plir cua­tro años de con­de­na por «al­te­ra­ción del or­den pú­bli­co». Xu, con­si­de­ra­do un ac­ti­vis­ta mo­de­ra­do, fue de­te­ni­do en ju­lio de 2013 y con­de­na­do en enero de 2014 en­tre cre­cien­tes crí­ti­cas de la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal. Se­gún su abo­ga­do, Xu, de 44 años, ha po­di­do vol­ver a su ca­sa y es­tá bien de sa­lud. No obs­tan­te, se ne­gó a pre­ci­sar si si­gue con­tro­la­do por las au­to­ri­da­des, co­mo ocu­rre ha­bi­tual­men­te con des­ta­ca­dos ac­ti­vis­tas o di­si­den­tes a pe­sar de ha­ber cum­pli­do su con­de­na. «No me con­vie­ne ha­blar», zan­jó uti­li­zan­do una frase co­mún en Chi­na cuan­do una per­so­na es­tá so­me­ti­da a vi­gi­lan­cia o ha re­ci­bi­do ad­ver­ten­cias del Go­bierno.

EFE

La viu­da de Liu, en el mo­men­to de arro­jar sus ce­ni­zas al mar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.