Le pre­gun­tó si iba a ir a tra­ba­jar el día que murió su pa­dre

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Economía -

Dos ve­ces des­de enero han lle­ga­do a la re­dac­ción de La Voz de Ga­li­cia los ca­sos de tra­ba­ja­do­res con ex­pe­rien­cia la­bo­ral que el día en que mue­re un fa­mi­liar muy pró­xi­mo (pa­dre y ma­dre en los dos ca­sos ci­ta­dos) se ven en la obli­ga­ción de con­tes­tar a la si­guien­te pre­gun­ta que les ha­ce su je­fe: ¿vas a ve­nir ma­ña­na a la ofi­ci­na?

In­creí­ble, sí, pe­ro cier­to. Co­mo no hay dos sin tres, es pro­ba­ble que la his­to­ria se re­pi­ta. Lo in­tere­san­te es sa­ber si el im­pre­sen­ta­ble de los dos je­fes ci­ta­dos ha in­cu­rri­do en fal­ta gra­ve te­nien­do en cuen­ta la le­gis­la­ción la­bo­ral vi­gen­te. La res­pues­ta es: «La si­tua­ción que se plan­tea no su­po­ne nin­gún ti­po de fal­ta que se en­cuen­tre ti­pi­fi­ca­da en el or­de­na­mien­to ju­rí­di­co», ex­pli­ca Ia­go Pe­rei­ró Díaz, del despacho Ca­run­cho, To­mé y Ju­del.

Ex­pli­ca el ex­per­to que, a efec­tos la­bo­ra­les, en el ca­so de fa­lle­ci­mien­to de un fa­mi­liar has­ta el segundo gra­do de pa­ren­tes­co, los con­ve­nios co­lec­ti­vos es­ta­ble­cen, ge­ne­ral­men­te, permisos re­tri­bui­dos que pue­den ir de dos a cua­tro días (tam­bién de­pen­de­rá la du­ra­ción de si re­quie­ren des­pla­za­mien­to). Por tan­to, el asa­la­ria­do tie­ne de­re­cho a au­sen­tar­se del pues­to de tra­ba­jo sin que por ello le pue­dan des­con­tar ese tiem­po en el re­ci­bo de sa­la­rios, ni tra­tar­se, por tan­to, de una au­sen­cia in­jus­ti­fi­ca­da. Y pre­ci­sa Pe­rei­ró: «El he­cho de que el em­pre­sa­rio con­tac­te con el tra­ba­ja­dor pa­ra pre­gun­tar si va a acu­dir a su pues­to, cuan­do aún es­tá ha­cien­do uso del de­re­cho a di­cho per­mi­so, no su­po­ne más que una ac­ti­tud de mal gus­to an­te el luc­tuo­so trance por el que es­tá pa­san­do quien ha per­di­do a un ser que­ri­do, pe­ro no co­rres­pon­de­ría en­ta­blar nin­gún ti­po de ac­ción por el me­ro he­cho de efec­tuar esa lla­ma­da». Otra co­sa —aña­de el ex­per­to— se­ría si el em­plea­dor obli­ga­se al tra­ba­ja­dor a acu­dir al pues­to, ne­gán­do­le el ejer­ci­cio de los de­re­chos que con­ven­cio­nal­men­te tie­ne re­co­no­ci­dos. En ese ca­so, el asa­la­ria­do es­ta­ría ha­bi­li­ta­do pa­ra ne­gar­se a di­cha re­in­cor­po­ra­ción, pa­ra lo cual de­be­ría en­viar co­mu­ni­ca­ción feha­cien­te a la em­pre­sa, de­jan­do cons­tan­cia ex­pre­sa de la si­tua­ción que ha ori­gi­na­do su au­sen­cia. Y en es­te ca­so si el em­pre­sa­rio/je­fe, erró­nea­men­te, de­ci­die­se san­cio­nar tal ac­ti­tud, pro­ce­de­ría pre­sen­tar de­man­da an­te el juz­ga­do de lo so­cial en im­pug­na­ción de di­cha san­ción. Pre­gun­ta­das tam­bién dis­tin­tas fuer­zas sin­di­ca­les por es­ta si­tua­ción la res­pues­ta fue la mis­ma que la del ex­per­to la­bo­ra­lis­ta. In­ci­die­ron, no obs­tan­te, en un nue­vo ma­tiz: si la pre­gun­ta «¿vas a ve­nir a la ofi­ci­na ma­ña­na [des­pués de en­te­rrar a tu pa­dre]» se rea­li­za en mo­men­tos de con­flic­ti­vi­dad so­cial en la em­pre­sa, en la que se pue­den es­tar vi­vien­do pro­ce­sos de des­pi­dos, ba­jas in­cen­ti­va­das, et­cé­te­ra, el tra­ba­ja­dor afec­ta­do po­dría abor­dar la si­tua­ción en el juz­ga­do ale­gan­do un mo­ti­vo de aco­so la­bo­ral. Es di­fí­cil sa­ber si la per­so­na que tu­vo que so­por­tar la pre­gun­ti­ta en cues­tión ten­drá fuer­zas pa­ra acu­dir a las au­to­ri­da­des com­pe­ten­tes y plan­tear­les la si­tua­ción. Las per­so­nas pro­ta­go­nis­tas de los dos ca­sos que lle­ga­ron a la re­dac­ción del pe­rió­di­co li­dia­ron la pre­gun­ta con una res­pues­ta mu­cho más edu­ca­da y de ma­yor ni­vel hu­mano. Afor­tu­na­da­men­te, los que po­drían con­si­de­rar­se im­bé­ci­les de guar­dia —en los dos ca­sos ci­ta­dos se co­rres­pon­den con man­dos in­ter­me­dios de em­pre­sas en si­tua­ción de cri­sis— no son ma­yo­ría. Si fue­se así, al­guien ha­bría de­fen­di­do cam­biar la ley pa­ra po­der­los des­pe­dir.

ILUS­TRA­CIÓN MA­RÍA PEDREDA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.