El cui­da­do del ca­pi­tal hu­mano co­bra ca­da vez más im­por­tan­cia en las com­pa­ñías ga­lle­gas En­tor­nos agra­da­bles o fle­xi­bi­li­dad ho­ra­ria ya no son so­lo «pri­vi­le­gios» de gran­des em­pre­sas ¿Quie­res tra­ba­ja­do­res más pro duc­ti­vos? Haz­les fe­li­ces

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Mercados - Gladys Váz­quez

Pis­ci­nas, ha­ma­cas, gim­na­sio, me­sas de ping-pong, la­van­de­ría o co­mi­da gratis. Es­tos son so­lo al­gu­nos de los ser­vi­cios que po­ne a dis­po­si­ción de sus tra­ba­ja­do­res el buscador de los bus­ca­do­res. Sí, es Goo­gle. Du­ran­te más de una dé­ca­da, el gi­gan­te de In­ter­net, con se­de cen­tral en Moun­tain View, es la me­jor em­pre­sa del mun­do en la que uno pue­de tra­ba­jar. Pe­ro Goo­gle no tie­ne so­lo ser­vi­cios a dis­po­si­ción de sus tra­ba­ja­do­res, tam­bién una en­vi­dia­ble fle­xi­bi­li­dad, to­tal li­ber­tad ho­ra­ria, me­di­das de con­ci­lia­ción y al­tos sa­la­rios. Una in­ter­mi­na­ble lis­ta de ini­cia­ti­vas con un so­lo ob­je­ti­vo: una plan­ti­lla com­pro­me­ti­da y mo­ti­va­da que les ha he­cho al­can­zar un es­tra­tos­fé­ri­co ni­vel de pro­duc­ti­vi­dad.

En Es­pa­ña, el ren­di­mien­to es pre­ci­sa­men­te una de las asig­na­tu­ras pen­dien­tes. Más bien, la fal­ta de ella. Es ha­bi­tual que los or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les lan­cen sus ad­ver­ten­cias. El úl­ti­mo, el FMI: el cre­ci­mien­to de la pro­duc­ti­vi­dad es­pa­ño­la si­gue sien­do dé­bil. «Se tra­ta de un fac­tor que tie­ne que ver, en­tre otras co­sas, con el ti­po de con­tra­ta­ción y los sa­la­rios.», ase­gu­ra Ob­du­lia Ta­boa­de­la, doc­to­ra en So­cio­lo­gía de la UDC, que aña­de, «no

De na­da va­len los «es­pa­cios co­lo­ris­tas» si es­ta for­ma de tra­ba­jar no es­tá apo­ya­da por los di­rec­ti­vos

es po­si­ble la fe­li­ci­dad en el tra­ba­jo sin se­gu­ri­dad».

Goo­gle pa­re­ce ha­ber da­do con la fór­mu­la má­gi­ca: cui­da de su ca­pi­tal hu­mano, su plan­ti­lla es­tá mo­ti­va­da y se no­ta en la cuen­ta de re­sul­ta­dos. ¿Pe­ro to­do es­to es me­di­ble? «Un tra­ba­ja­dor que se sien­te a gus­to es más pro­duc­ti­vo, ven­de más y lo com­par­te con el mun­do», man­tie­ne Be­lén Va­re­la, pro­fe­so­ra de Re­la­cio­nes La­bo­ra­les y ex­per­ta en ges­tión del op­ti­mis­mo.

«Las em­pre­sas con tra­ba­ja­do­res fe­li­ces tie­nen ven­tas un 37 % más al­tas», así lo di­ce Har­vard Bu­si­ness Re­view. Pa­ra iO­pe­ner Ins­ti­tu­te-Ox­ford, con es­ta fi­lo­so­fía em­pre­sa­rial, las com­pa­ñías con­si­guen que la vin­cu­la­ción de una plan­ti­lla se mul­ti­pli­que por dos. ¿Pe­ro exis­te es­te ti­po de ges­tión en Ga­li­cia?

NO SO­LO LAS MUL­TI­NA­CIO­NA­LES

El úl­ti­mo in­for­me de Res­pon­sa­bi­li­dad So­cial Em­pre­sa­rial de la Xun­ta so­me­tió a es­tu­dio a 540 fir­mas. La ma­yo­ría, pe­que­ñas y me­dia­nas em­pre­sas. Más de la mi­tad ase­gu­ran co­no­cer la RSE y el 25 % di­cen ha­ber in­cor­po­ra­do al­gu­na me­di­da a su di­ná­mi­ca, aun­que no to­das pue­den do­cu­men­tar­lo. El 53 % han apli­ca­do me­di­das de con­ci­lia­ción y la ini­cia­ti­va más co­mún es la fle­xi­bi­li­za­ción de ho­ra­rios. Pe­ro si al­go

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.