El per­ce­be do Ron­cu­do se va de mar­cha a rit­mo de elec­tro­la­tino

Las ca­lles de Cor­me se lle­nan de gen­te de to­das par­tes de Es­pa­ña du­ran­te una de las me­jo­res fies­tas gas­tro­nó­mi­cas

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Al Sol - SHEYLA BERMÚDEZ, X.A.

No son ni las 12 de la ma­ña­na y el sol ya ca­lien­ta con fuer­za. Por las ca­lles de Cor­me em­pie­za a apa­re­cer gen­te jo­ven. Sin em­bar­go, to­da­vía se pue­de an­dar sin pro­ble­ma. Las te­rra­zas se van lle­nan­do po­co a po­co. Los ni­ños co­rren por la pla­za. En el pues­to en el que se com­pran los ti­que pa­ra co­ger los per­ce­bes hay una co­la in­ter­mi­na­ble. En­tre las per­so­nas que es­pe­ran su turno se en­cuen­tran El­vi­ra y Na­ta­lia. Son dos her­ma­nas de Avi­lés que vie­nen to­dos los años a Cor­me so­lo pa­ra de­gus­tar «el pro­duc­to rey de la zo­na». Un po­co más atrás, una pa­re­ja de An­da­lu­cía, con­ta­ba que al bus­car las fies­tas gas­tro­nó­mi­cas en una re­vis­ta, die­ron con la de Cor­me y se ani­ma­ron a ve­nir. Lo mis­mo le ha pa­sa­do a otros dos de Ma­drid, que lle­ga­ron no ha­ce ni 24 horas al pue­blo. Las per­so­nas de San Se­bas­tián y de Pam­plo­na que es­ta­ban en el Ron­cu­do vien­do có­mo ma­ris­ca­ban los per­ce­bei­ros, tam­bién se pa­sa­ron ayer por el cen­tro pa­ra pro­bar el ma­ris­co. Cer­ca de cua­ren­ta per­so­nas bu­llían en los fo­go­nes. Ca­si 700 ki­los de per­ce­bes pa­ra la fies­ta. En las enor­mes po­tas se van ha­cien­do po­co a po­co los ma­ris­cos pa­ra que la gen­te no ten­ga que co­mer­los fríos. Un po­co de agua, sal y mu­cho ca­ri­ño. La re­ce­ta de­be ser bue­na por­que to­do el mun­do ha­ce co­la pa­ra com­prar una ban­de­ja. «Os me­llo­res per­ce­bes do mun­do es­tán aquí», de­cía el al­cal­de de Pon­te­ce­so. «Ri­quí­si­mos, es­tán de­ma­sia­do bos», co­men­ta­ba una vecina de La­xe. To­do el mun­do es­ta­ba con­ten­to y las co­las de­cían lo mis­mo. Más de 100 per­so­nas es­pe­ra­ban su turno pa­ra co­mer per­ce­bes, pul­po, em­pa­na­da y pan.

En la pla­za, tras el pre­gón de Au­re­lio, un mé­di­co y dipu­tado del PP, em­pe­zó a so­nar la mú­si­ca. A la ho­ra de co­mer es­ta­ban los ba­res lle­nos de ju­ven­tud, la pla­za aba­rro­ta­da de gen­te bai­lan­do al rit­mo de elec­tro­la­tino y en la car­pa no ha­bía ca­si si­tio pa­ra co­mer el pre­cia­do per­ce­be do Ron­cu­do. Por la tar­de, los jó­ve­nes acu­den a la pla­za va­so en mano y pa­san un buen ra­to con sus ami­gos. Ca­da pan­di­lla lle­va una ca­mi­se­ta que los di­fe­ren­cia e, in­clu­so en al­gún gru­po, el mis­mo pan­ta­lón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.