Tres ado­les­cen­tes vio­lan a una jo­ven y lo re­trans­mi­ten a tra­vés de Fa­ce­book

«Es­ta­mos vien­do el la­do os­cu­ro de las re­des so­cia­les», di­jo el po­li­cía que los de­tu­vo

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Alta Definición -

«Es­ta­mos vien­do el la­do os­cu­ro de las re­des so­cia­les». El je­fe de po­li­cía de Gulf­port (es­ta­do de Mis­sis­sip­pi), Leonard Pa­pa­nia, com­pa­re­ció cons­ter­na­do el pa­sa­do miér­co­les an­te los me­dios de co­mu­ni­ca­ción lo­ca­les. Los agen­tes de su de­par­ta­men­to ha­bían de­te­ni­do a tres jó­ve­nes —Ez­zie John­son y Ka­da­ri Fa­bien Boo­ker, dos chi­cos de 17 años, y Ha­leigh Ale­xis Hud­son, una chi­ca de 19— por dos pre­sun­tos de­li­tos de se­cues­tro y agre­sión se­xual. Los tres, su­pues­ta­men­te, fue­ron los au­to­res de un ví­deo re­trans­mi­ti­do en strea­ming en Fa­ce­book Li­ve y que lue­go, des­pués de ser com­par­ti­do más de un mi­llar de ve­ces en me­nos de vein­ti­cua­tro horas, al­can­zó las 48.000 vi­sua­li­za­cio­nes an­tes de que las au­to­ri­da­des aca­ba­ran re­ti­rán­do­lo. El miér­co­les los tres ha­bían in­gre­sa­do en la cár­cel y el juez Bran­don Lad­ner, co­mo in­for­ma el dia­rio Sun­he­rald, ha­bía im­pues­to fian­zas de 400.000 dó­la­res pa­ra la jo­ven; 200.000 pa­ra John­son y 500.000 pa­ra Boo­ker. Fue el pri­mer cho­que, por­que la no­ti­cia aho­ra ha da­do la vuel­ta al mun­do.

Pe­ro, ¿cuál era el con­te­ni­do del ví­deo pa­ra que el je­fe de po­li­cía ha­bla­ra de él con tan­to ho­rror? Lo que se veía en la ima­gen era có­mo los jó­ve­nes abu­sa­ban de una chi­ca de 23 años. Los quin­ce mi­nu­tos del me­tra­je co­men­za­ban, di­ce The New York Post, en un ba­ño en el que se veía a la víc- ti­ma ti­ra­da en el sue­lo, mien­tras un jo­ven es­ta­ba de pie de­lan­te de ella. El mu­cha­cho, al pa­re­cer, le mos­tra­ba su pe­ne al tiem­po que le or­de­na­ba que le hi­cie­ra una fe­la­ción. De re­pen­te, aña­de el re­la­to re­co­gi­do por el dia­rio nor­te­ame­ri­cano, una voz de mu­jer gri­ta: «¡No sal­drás de aquí has­ta que no lo ha­gas!». Al­gu­nos de los que vie­ron la ima­gen ase­gu­ran que el con­te­ni­do es «ho­rri­ble» e, in­clu­so, co­mo di­ce la pu­bli­ca­ción es­ta­dou­ni­den­se, po­dría tra­tar­se de una dis­mi­nui­da a la que los jó­ve­nes co­no­cían.

Si es­to fue­ra así, se­gún ex­pli­có el je­fe de po­li­cía Pa­pa­nia, el juez ten­dría que apli­car co­mo agra­van­te que los tres ado­les­cen­tes ha­bían abu­sa­do de una per­so­nal vul­ne­ra­ble.

Al pa­re­cer, los he­chos son tan atro­ces que in­clu­so John­son, que gra­bó el ví­deo y es me­nor de edad, se­rá juz­ga­do co­mo un adul­to.

Voz de alar­ma

La voz de alar­ma so­bre lo ocu­rri­do sal­tó la no­che del mar­tes, cuan­do la co­mi­sa­ría de Gulf­port re­ci­bió una lla­ma­da avi­san­do del su­ce­so. Los agen­tes ac­tua­ron rá­pi­do, pe­ro, co­mo di­jo Pa­pa­nia, las re­des fue­ron mu­cho más ve­lo­ces aún al pro­pa­gar la ima­gen por la Red de for­ma in­me­dia­ta.

La pri­me­ra en en­tre­gar­se tras el su­ce­so fue Ha­leigh, que fue a la co­mi­sa­ria el miér­co­les por la tar­de pa­ra con­fe­sar el he­cho. Los agen­tes de­tu­vie­ron lue­go a los otros dos chi­cos. John­son úni­ca­men­te gra­bó el ví­deo, por lo que so­lo se­rá juz­ga­do úni­ca­men­te por un de­li­to de se­cues­tro, aun­que co­mo si se tra­ta­se de un adul­to. Los agen­tes no des­car­tan que ha­ya más chi­cos in­vo­lu­cra­dos en el su­ce­so.

Pe­ro más allá de la atro­ci­dad de los he­chos, la po­lé­mi­ca ha vuel­to a cen­trar­se en la red so­cial Fa­ce­book. O más con­cre­ta­men­te en el uso que se ha­ce de ella, es­pe­cial­men­te en la trans­mi­sión de acon­te­ci­mien­tos en di­rec­to. De he­cho, lo ocu­rri­do en la pe­que­ña lo­ca­li­dad es­ta­dou­ni­den­se no es nue­vo, ni si­quie­ra en es­te país. Es­te mis­mo año va­rios jó­ve­nes par­ti­ci­pa­ron en Chica­go en la vio­la­ción de una chi­ca de 15 años, que tam­bién re­trans­mi­tie­ron en tiem­po real en Fa­ce­book. Tam­bién se di­fun­die­ron crí­me­nes por es­te mis­mo pro­ce­di­mien­to.

GULF­PORT PO­LI­CE DEPARTMENT

Los tres jó­ve­nes de­te­ni­dos son me­no­res de edad, pe­ro se­rán juz­ga­dos co­mo adul­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.