La tum­ba de Jo­nás

La Voz de Galicia (Barbanza) - - La Voz De Galicia - ● Mi­guel-An­xo Mu­ra­do Es­cri­tor y pe­rio­dis­ta

En Mo­sul, Irak, se en­con­tra­ba la le­gen­da­ria tum­ba de Jo­nás, el de la ba­lle­na. La al­ber­ga­ba una igle­sia cris­tia­na de ri­to asi­rio, lue­go con­ver­ti­da en mez­qui­ta. El se­pul­cro lo cu­brían sun­tuo­sas al­fom­bras per­sas ri­be­tea­das con hi­lo de pla­ta. In­clu­so se con­ser­va­ba, co­mo re­li­quia, uno de los dien­tes de la fa­mo­sa ba­lle­na, y que hay que su­po­ner que Jo­nás se ha­bía lle­va­do con­si­go co­mo si fue­se el ra­ton­ci­to Pé­rez. Así que, de que­rer dar­le ba­se cien­tí­fi­ca a la le­yen­da, ha­bría que su­po­ner que el mons­truo era un ca­cha­lo­te, por­que las ba­lle­nas no tie­nen dien­tes.

Ha­blo en pa­sa­do, por­que ni mez­qui­ta ni se­pul­cro ni alfombra ni dien­te exis­ten ya. Lo vo­la­ron to­do con ex­plo­si­vos los hom­bres del Es­ta­do Is­lá­mi­co, si­guien­do su cos­tum­bre de des­truir lo que ellos con­si­de­ran ído­los que in­ci­tan al pa­ga­nis­mo y a la ig­no­ran­cia. Cu­rio­sa idea es­ta de que la be­lle­za es bar­ba­rie y la bar­ba­rie, be­lle­za. Cu­rio­sa, pe­ro no in­fre­cuen­te. El ca­so es que aho­ra los sol­da­dos ira­quíes y los gue­rri­lle­ros kur­dos que ter­mi­na­ron de to­mar es­ta se­ma­na Mo­sul se han en­con­tra­do con que ya so­lo se sos­tie­nen par­te de las fa­cha­das ex­te­rio­res, co­mo un de­co­ra­do de tea­tro. En el in­te­rior no hay más que una pi­la de es­com­bros. Es co­mo si al edi­fi­cio, y a la le­yen­da que con­ta­ba, le hu­bie­sen ex­traí­do las en­tra­ñas pa­ra di­se­car­lo co­mo a un búho.

Que­re­mos creer que el Es­ta­do Is­lá­mi­co ca­yó so­bre Mo­sul co­mo una mal­di­ción ines­pe­ra­da, pe­ro por des­gra­cia no es así. Los pro­pios ve­ci­nos no tie­nen in­con­ve­nien­te en re­co­no­cer que la ma­yor par­te de la po­bla­ción re­ci­bió a los hom­bres del Ca­li­fa­to con los bra­zos abier­tos. Al­gu­nos lo hi­cie­ron por prag­ma­tis­mo o por re­sig­na­ción; otros por­que real­men­te cre­ye­ron que lo que traían es­tos gue­rre­ros del de­sier­to era una uto­pía de la vir­tud. Na­tu­ral­men­te, en­se­gui­da em­pe­za­ron las de­la­cio­nes, las de­ten­cio­nes ar­bi­tra­rias, los la­ti­ga­zos por es­cu­char mú­si­ca, las eje­cu­cio­nes, la prohi­bi­ción de que las ni­ñas fue­sen a la es­cue­la, la obli­ga­ción (pa­ra los hom­bres) de lle­var la bar­ba de una lon­gi­tud de­ter­mi­na­da y la prohi­bi­ción (pa­ra las mu­je­res) de mos­trar el ros­tro o in­clu­so las ma­nos en pú­bli­co. Los que ha­bían aplau­di­do a los ra­di­ca­les se en­ga­ña­ron a sí mis­mos pen­san­do que los yiha­dis­tas ha­bían cam­bia­do, cuan­do la reali­dad es que no ha­cían sino cum­plir lo que ha­bían pro­me­ti­do: una ciu­dad go­ber­na­da ex­clu­si­va­men­te por la vir­tud. El pro­ble­ma es que la vir­tud en es­ta­do pu­ro, sin di­sol­ver­la con­ve­nien­te­men­te, cons­ti­tu­ye un po­ten­te tó­xi­co. Pa­ra cuan­do mu­chos se die­ron cuen­ta, era ya de­ma­sia­do tar­de. Más que des­truir la tum­ba de Jo­nás, se pue­de de­cir que los hom­bres del Es­ta­do Is­lá­mi­co la ex­ten­die­ron a to­da la ciu­dad, por­que el con­jun­to de Mo­sul se con­vir­tió en una tum­ba, y la his­to­ria que con­ta­ba se­guía sien­do pa­re­ci­da. Co­mo se sa­be, en los li­bros an­ti­guos Dios en­vía a Jo­nás a pre­di­car a la ciu­dad de Mo­sul, pe­ro él se echa atrás en el úl­ti­mo mo­men­to y se em­bar­ca pa­ra po­ner mar por me­dio. Los ma­ri­ne­ros lo ti­ran por la bor­da por­que creen que es el cul­pa­ble de una tor­men­ta. En­ton­ces un pez gi­gan­te —la Bi­blia no es­pe­ci­fi­ca que fue­se una ba­lle­na— se lo tra­ga de un bo­ca­do, y allí per­ma­ne­ce du­ran­te tres días con sus no­ches. No es exac­ta­men­te que las le­yen­das no exis­tan. El mi­to es lo que nun­ca fue y siem­pre se­rá. Co­mo Jo­nás, Mo­sul tam­bién ha per­ma­ne­ci­do du­ran­te tres años con sus no­ches en el vien­tre de la ba­lle­na. Fi­nal­men­te, el pez mons­truo­so ha abier­to la bo­ca y, do­lo­ro­sa­men­te, sus ha­bi­tan­tes van sa­lien­do de su vien­tre, por en­tre los dien­tes afi­la­dos, des­lum­bra­dos por la luz del día.

ED

ILUS­TRA­CIÓN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.