Me­mo­ria de un sal­tim­ban­qui

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Barbanza-muros-noia -

oya, año del Se­ñor 1492. A lo­mos de mi asno me lle­go a es­ta vi­lla de No­ya ani­ma­do por un buho­ne­ro que en Com­pos­te­la me acom­pa­ñó a una bo­ti­ca a la que acu­dí aque­ja­do de un do­lo­ro­sí­si­mo es­pas­mo, de­bi­do al asal­to de unos fe­lo­nes. El bo­ti­ca­rio, du­ran­te una se­ma­na, bien nos ali­men­tó a mí y al po­llino a cam­bio de que, con mis ha­bi­li­da­des, ale­gra­ra la ce­na a sus in­vi­ta­dos. Re­ci­bí ade­más unas mo­ne­das y una car­ta pa­ra su pri­mo, un pre­bos­te hidalgo de No­ya el cual, si lle­ga­re a mos­trár­se­la, con to­da se­gu­ri­dad ha­bría de dar­me co­bi­jo, ra­ción y tra­ba­jo du­ran­te mi es­tan­cia en la pri­me­ra tie­rra que di­vi­só Noé tras el di­lu­vio. Los bas­tar­dos que me des­lo­ma­ron, ra­pi­ña­ron mi es­ca­so ba­ga­je y dán­do­me por muer­to, des­nu­do me de­ja­ron ba­jo un sau­ce a la ve­ra de un río. Mal­he­ri­do me tra­jo a Com­pos­te­la el buho­ne­ro que se di­ri­gía al Hos­pi­tal del Ar­zo­bis­po pa­ra apli­car­se unas san­gui­jue­las, pues des­de Las Ba­tue­cas ve­nía el hom­bre mo­li­do sin sa­ber la cau­sa.

Una vez re­pues­to de mis acha­ques, en es­te día de San­ta Ge­ne­ro­sa, 17 de Ju­lio, me lle­go a es­ta vi­lla no­ble por ver si en su fe­ria re­cu­pe­ro al­go de mi es­tra­ga­do pe­cu­lio. La ca­ri­dad de un ca­nó­ni­go me pro­ve­yó de ro­pa y, aun­que era la ves­ti­men­ta de un bu­fón y me ve­nía es­tre­cha, vis­tió mi des­nu­dez y agra­de­ci­do le que­do pa­ra siem­pre. Arre­ba­ta­das mis per­te­nen­cias, se me ocu­rrió que uti­li­zan­do las teas em­brea­das que ilu­mi­na­ban la pla­za, bien po­dría ha­cer ma­la­ba­res ma­ne­jan­do en el ai­re y en mis ma­nos has­ta cin­co an­tor­chas en­cen­di­das a la vez. Y eso hi­ce con gran for­tu­na la ma­ña­na de hoy do­min­go en la fe­ria, en­tre un sa­ca­mue­las y una pia­ra de cer­dos que reunían a do­lien­tes y com­pra­do­res en gran nú­me­ro. Es­ta­ba a ello en­tre­ga­do, cuan­do dis­tin­guí la faz del que, sin du­da al­gu­na, era uno de mis pér­fi­dos asal­tan­tes. Lo co­no­cí al pun­to por su den­ta­du­ra me­lla­da y un ca­mi­són de se­da que a sa­ber a quien ha­bía afa­na­do. Me abrí pa­so en­tre la mul­ti­tud y, aga­rrán­do­lo por el pes­cue­zo lo arras­tré no sin tra­ba­jo has­ta el ro­ble ba­jo el que el sa­ca­mue­las aten­día a sus clien­tes. El mal­he­chor, asus­ta­do y sor­pren­di­do por mi ac­ción, vien­do cer­ca de su ros­tro la tea en­cen­di­da con la que lo ame­na­za­ba, gri­tó: «Per­dón, per­dón. Dé­bo­le al pros­cri­to cri­mi­nal Sancho Lu­na, una gran su­ma por asun­tos del jue­go y por ello me obli­ga a for­mar par­te de su ban­da de sal­tea­do­res. Sí, cier­to, yo ro­bé a es­te sal­tim­ban­qui for­za­do por Lu­na, pe­ro Dios To­do­po­de­ro­so sa­be que lo hi­ce acu­cia­do por mi trá­gi­co des­tino que me de­jó sin ca­sa, es­po­sa y sus­ten­to». La gen­te abrió un círcu­lo ex­pec­tan­te y yo, co­mo los gla­dia­do­res de la an­ti­gua Ro­ma, pi­san­do con mi pie dies­tro el gaz­na­te del la­drón y blan­dien­do la tea abra­sa­do­ra, es­pe­ré su ve­re­dic­to. El mie­do a Sancho Lu­na era muy grande y fue­ron echán­do­se atrás. En­ton­ces, ines­pe­ra­da­men­te, se oyó una voz gra­ve. «Per­dó­na­lo mi amo, es un po­bre des­gra­cia­do ator­men­ta­do por el do­lor de es­te mun­do. Per­dó­na­lo y ga­na­rás el cie­lo». To­dos se vol­vie­ron al que ha­bla­ba y ¡oh, mi­la­gro!, quien ha­bla­ba era mi asno que, ama­rra­do al ro­ble, re­pi­tió: «Haz­me ca­so, mi amo. Per­dó­na­lo». Sol­té al ban­do­le­ro y hoy soy un ri­quí­si­mo ha­cen­da­do al que de to­das par­tes, ade­lan­tan­do los di­ne­ros, vie­ne a con­sul­tar con mi po­llino sus que­bran­tos, hu­ma­ni­dad de to­da con­di­ción.

ILUS­TRA­CIÓN MA­TA­LO­BOS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.