En Ga­li­cia se suspenden ca­da año dos mil de los diez mil jui­cios con­vo­ca­dos

La ma­yo­ría de las se­sio­nes se apla­zan por in­com­pa­re­cen­cia de acu­sa­dos y tes­ti­gos

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Galicia - JOSÉ MA­NUEL PAN

A finales de abril la sus­pen­sión de un jui­cio en Fe­rrol al­can­zó cier­ta re­per­cu­sión por­que la vis­ta no pu­do ce­le­brar­se por la in­com­pa­re­cen­cia de la po­lí­ti­ca so­cia­lis­ta Bea­triz Ses­ta­yo, que era la abo­ga­da de ofi­cio en un ca­so de ro­bo. Pe­se al re­vue­lo que se mon­tó en­ton­ces, lo cier­to es que el apla­za­mien­to de un jui­cio es más fre­cuen­te de lo que pa­re­ce. El año pasado se sus­pen­die­ron en Ga­li­cia 2.453 jui­cios pe­na­les que ha­bían si­do se­ña­la­dos con la su­fi­cien­te an­te­la­ción y que ha­bían mo­vi­li­za­do a de­ce­nas de per­so­nas, en­tre fun­cio­na­rios del Mi­nis­te­rio de Jus­ti­cia, abo­ga­dos, pro­cu­ra­do­res, impu­tados, tes­ti­gos, pe­ri­tos, guar­dias ci­vi­les y po­li­cías na­cio­na­les.

«La ma­yo­ría de los jui­cios que se sus­pen­die­ron el año pasado fue­ron de­bi­dos a la in­com­pa­re­cen­cia de impu­tados y tes­ti­gos» que ha­bían si­do de­bi­da­men­te ci­ta­dos o que es­ta­ban en pa­ra­de­ro des­co­no­ci­do, ex­pli­ca Vic­to­ria Mo­yano, le­tra­da de la Ad­mi­nis­tra­ción de Jus­ti­cia (LAJ) en el Juz­ga­do de lo Pe­nal nú­me­ro 4 de A Co­ru­ña. Los LAJ, an­te­rior­men­te de­no­mi­na­dos se­cre­ta­rios ju­di­cia­les, son, co­mo el juez, par­te im­pres­cin­di­ble en cual­quier jui­cio. Un le­tra­do de la Ad­mi­nis­tra­ción de Jus­ti­cia es el di­rec­tor téc­ni­co-pro­ce­sal de la Ofi­ci­na Ju­di­cial y es quien se en­car­ga de po­ner en mar­cha to­da la ma­qui­na­ria que per­mi­te la ce­le­bra­ción de un jui­cio. Acuer­da ha­cer el se­ña­la­mien­to de la se­sión te­nien­do en cuen­ta los días que ca­da juz­ga­do tie­ne a su dis­po­si­ción la sa­la de vis­tas y los hue­cos li­bres en la agen­da de se­ña­la­mien­tos. En Ga­li­cia se con­vo­can ca­da año del or­den de diez mil jui­cios (10.489 en el 2016), y el se­cre­ta­rio ju­di- cial de­be te­ner to­do pre­vis­to y coor­di­nar las vis­tas en fun­ción de si la cau­sa es con pre­so, si es por vio­len­cia do­més­ti­ca o si al­guno de los com­pa­re­cien­tes tie­ne vi­gen­te al­gu­na me­di­da cau­te­lar adop­ta­da por el juz­ga­do de ins­truc­ción, co­mo por ejem­plo la prohi­bi­ción de acer­car­se o co­mu­ni­car­se con una víc­ti­ma. En esos casos es ne­ce­sa­rio adop­tar me­di­das den­tro de la sa­la pa­ra dis­tri­buir a las per­so­nas que es­tán ci­ta­das de ma­ne­ra que exis­ta se­pa­ra­ción en­tre ellos o que, en al­gu­nos casos, ni si­quie­ra pue­dan ver­se. Tam­bién hay que apli­car res­tric­cio­nes cuan­do com­pa­re­cen pre­sos, lo que im­pli­ca la mo­vi­li­za­ción de las fuer­zas de se­gu­ri­dad del Es­ta­do pa­ra vi­gi­lar al re­clu­so y pa­ra man­te­ner la se­gu­ri­dad du­ran­te la vis­ta y en el mo­men­to de los tras­la­dos en­tre el cen­tro pe­ni­ten­cia­rio y el juz­ga­do.

Bajas mé­di­cas de jue­ces, abo­ga­dos, fis­ca­les, pe­ri­tos o tes­ti­gos, renuncias de le­tra­dos o pro­cu­ra­do­res a la de­fen­sa de los impu­tados, y fal­ta de al­gu­na prue­ba do­cu­men­tal esen­cial son tam­bién cau­sas de sus­pen­sión de jui­cios a lo lar­go de un año. No hay una es­ti­ma­ción del cos­te eco­nó­mi­co que su­po­ne la sus­pen­sión de una vis­ta, pe­ro sí se co­no­cen otras con­se­cuen­cias de un apla­za­mien­to, que pro­vo­ca evi­den­tes tras­tor­nos. El pri­me­ro, la pre­pa­ra­ción de un nuevo jui­cio. «De­be ini­ciar­se nue­va­men­te to­do el pro­ce­so pre­vio a la ce­le­bra­ción del jui­cio, con el con­si­guien­te cos­te de tiem­po y el re­tra­so inevi­ta­ble de otros trá­mi­tes de los que tie­ne que ocu­par­se el juz­ga­do», que co­mo pri­mer pa­so tie­ne que bus­car una fe­cha li­bre pa­ra el nuevo se­ña­la­mien­to: vol­ver a ci­tar a to­dos los im­pli­ca­dos y ver la dis­po­ni­bi­li­dad de los abo­ga­dos, en­tre otras co­sas.

Ade­más, una vez ini­cia­do el jui­cio oral, es­te tam­bién pue­de sus­pen­der­se de­bi­do a la in­dis­po­si­ción de los ma­gis­tra­dos o se­cre­ta­rios ju­di­cia­les; cuan­do el tri­bu­nal ten­ga que re­sol­ver du­ran­te los de­ba­tes al­gu­na cues­tión que no pue­da de­ci­dir­se en el ac­to; cuan­do no com­pa­rez­can tes­ti­gos cu­ya de­cla­ra­ción con­si­de­re im­pres­cin­di­ble el tri­bu­nal; cuan­do al­gún par­ti­ci­pan­te en el jui­cio en­fer­me re­pen­ti­na­men­te y su pre­sen­cia sea im­pres­cin­di­ble, o cuan­do du­ran­te la vis­ta se pro­duz­can re­ve­la­cio­nes ines­pe­ra­das que al­te­ren el pro­ce­so y obli­guen a nue­vos ele­men­tos de prue­ba.

De to­das for­mas, hay ex­cep­cio­nes en las que el jui­cio pue­de ce­le­brar­se in­clu­so con la au­sen­cia de al­gu­nos pro­ta­go­nis­tas de ma­ne­ra in­jus­ti­fi­ca­da. El ca­so más des­ta­ca­do es el de los acu­sa­dos a los que se les pi­de una pe­na que no su­pere los dos años de pri­sión. En ese ca­so el jui­cio po­drá ce­le­brar­se sin su pre­sen­cia y sin po­si­bi­li­dad de de­fen­der­se. Si la pe­ti­ción es de más de dos años se or­de­na­rá su bus­ca y cap­tu­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.