Cua­tro me­ses de an­te­la­ción pa­ra pre­pa­rar ca­da se­sión y so­lu­cio­nar im­pre­vis­tos

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Galicia -

De­pen­de en gran me­di­da de las cir­cuns­tan­cias de ca­da juz­ga­do, pe­ro el Con­se­jo Ge­ne­ral del Po­der Ju­di­cial acon­se­ja que los jui­cios se pre­pa­ren con al me­nos cua­tro me­ses de an­te­la­ción «pa­ra evi­tar sus­pen­sio­nes in­ne­ce­sa­rias y te­ner tiem­po su­fi­cien­te pa­ra so­lu­cio­nar cual­quier pro­ble­ma so­bre­ve­ni­do», ex­pli­ca Vic­to­ria Mo­yano. Ci­ta en­tre esos im­pre­vis­tos los de acu­sa­dos o tes­ti­gos en pa­ra­de­ro des­co­no­ci­do o las renuncias de abo­ga­dos y pro­cu­ra­do­res, aun­que no siem­pre es po­si­ble so­lu­cio­nar esos pro­ble­mas y en­ton­ces se pro­ce­de a la sus­pen­sión del jui­cio.

La pre­pa­ra­ción del jui­cio

En la pre­pa­ra­ción del jui­cio in­ter­vie­ne en pri­mer lu­gar el juez, que es quien de­ci­de so­bre la ad­mi­sión de prue­bas pro­pues­tas por la fis­ca­lía y los abo­ga­dos de la acu­sa­ción y la de­fen­sa. El juez, ade­más, es quien pre­si­de el jui­cio, la má­xi­ma au­to­ri­dad. Los le­tra­dos de la Ad­mi­nis­tra­ción de Jus­ti­cia o se­cre­ta­rios ju­di­cia­les son los que acuer­dan la fe­cha del jui­cio y exa­mi­nan to­das las cues­tio­nes de or­ga­ni­za­ción des­de su pues­to de di­rec­to­res de la ofi­ci­na ju­di­cial. Otro pro­ta­go­nis­ta en la pre­pa­ra­ción del jui­cio es el fun­cio­na­rio del cuer­po de tra­mi­ta­ción, que se en­car­ga de la pre­pa­ra­ción ad­mi­nis­tra­ti­va del pro­ce­di­mien­to. Bajo las ins­truc­cio­nes del se­cre­ta­rio ju­di­cial, se ocu­pa de ha­cer las ges­tio­nes ne­ce­sa­rias pa­ra te­ner dis­po­ni­bles to­das las prue­bas ad­mi­ti­das, ex­pe­dir las ci­ta­cio­nes ne­ce­sa­rias a acu­sa­dos, pe­ri­tos y tes­ti­gos y rea­li­zar las ges­tio­nes pa­ra que un acu­sa­do pre­so sea tras­la­da­do des­de el cen­tro pe­ni­ten­cia­rio al juz­ga­do. Tam­bién re­vi­sa el co­rreo re­la­ti­vo al jui­cio y los es­cri­tos pre­sen­ta­dos por los abo­ga­dos y los pro­cu­ra­do­res y de­be dar cuen­ta al juez o al le­tra­do de la Ad­mi­nis­tra­ción de Jus­ti­cia de cual­quier in­ci­den­cia re­la­cio­na­da, por ejem­plo, con las de­cla­ra­cio­nes por vi­deo­con­fe­ren­cia o detrás de una mam­pa­ra.

El fun­cio­na­rio de au­xi­lio ju­di­cial tie­ne en­co­men­da­da la rea­li­za­ción de las ci­ta­cio­nes de los acu­sa­dos, tes­ti­gos y pe­ri­tos que de­ban ha­cer­se per­so­nal­men­te en la ofi­ci­na ju­di­cial. El mo­do nor­mal de lle­var a ca­bo estas ci­ta­cio­nes es por co­rreo or­di­na­rio con acu­se de re­ci­bo, me­dian­te un ex­hor­to di­ri­gi­do a otros juz­ga­dos o in­clu­so me­dian­te el uso del co­rreo elec­tró­ni­co.

El fun­cio­na­rio del cuer­po de au­xi­lio ju­di­cial tam­bién tie­ne a su car­go la gra­ba­ción del jui­cio y el lla­ma­mien­to de las per­so­nas que de­ban en­trar a la sa­la de vis­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.