Los dipu­tados po­drán co­brar 800 eu­ros más, me­nos Lu­ca Chao por su de­di­ca­ción parcial

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Galicia -

La apro­ba­ción de la car­ta fi­nan­cie­ra tam­bién lle­gó con po­lé­mi­ca. En el úl­ti­mo mo­men­to se re­ti­ró de la pro­pues­ta ofi­cial el lu­cro ce­san­te —una com­pen­sa­ción pa­ra quien co­bra­ba más fue­ra de la po­lí­ti­ca— y, a cam­bio, se de­ci­dió au­men­tar el to­pe sa­la­rial has­ta los 3.000 eu­ros, al en­ten­der que el sa­la­rio mí­ni­mo, de 707 eu­ros, es in­su­fi­cien­te pa­ra lle­var una vida dig­na, de ahí que se fi­ja­se co­mo ba­re­mo sa­la­rial los 1.000 eu­ros, una can­ti­dad a la que Vi­lla­res cree que se de­be­ría as­pi­rar de año en año pa­ra evi­tar «que os tra­ba­lla­do­res si­gan a ser po­bres».

O sea, que si los dipu­tados lo desean, po­drán su­bir­se el suel­do de los 2.200 eu­ros que aho­ra se lle­van a ca­sa has­ta los 3.000, a cos­ta de las apor­ta­cio­nes al par­ti­do. To­dos me­nos Lu­ca Chao, da­do que una en­mien­da acep­ta­da es­ti­pu­la que los car­gos con de­di­ca­ción parcial des­ti­nen a En Ma­rea el 50 % del sa­la­rio. De ser así, Chao —que ya co­bra la mi­tad—, se lle­va­ría a ca­sa 700 eu­ros, una can­ti­dad que re­co­no­ce «in­su­fi­cien­te» pa­ra vi­vir, por lo que se plan­tea re­cu­pe­rar la de­di­ca­ción ex­clu­si­va. Do­li­da por lo ocu­rri­do, cree que fue un ata­que per­so­nal e in­clu­so pu­so su car­go a dis­po­si­ción del par­ti­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.