La fies­ta, un bi­dón va­cío

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Opinión -

PEDRADAS MA­NUEL MANDIANES

La hu­ma­ni­dad no so­por­ta un tiem­po va­cío y es­pa­cios in­fi­ni­tos en los que los se­res hu­ma­nos se sientan co­mo áto­mos. Crear es dar sen­ti­do al mun­do. En Ga­li­cia, ca­da pue­blo tie­ne su fies­ta. La fi­na­li­dad de la fies­ta tra­di­cio­nal es crear sen­ti­do, en­can­tar, hon­rar a los dio­ses y a los san­tos, con­me­mo­rar el aniver­sa­rio de gran­des acon­te­ci­mien­tos que ha­bían mar­ca­do la his­to­ria del pue­blo, del gru­po o de la fa­mi­lia; te­nía una utilidad ri­tual y sim­bó­li­ca fuerte. En la tra­di­ción, pa­ra que la fies­ta pue­da te­ner lu­gar han de es­tar de­fi­ni­dos y de­ter­mi­na­dos el tiem­po y el lu­gar en que pue­da lle­var­se a ca­bo. Con­di­ción, pues, de la fies­ta, es un cos­mos, for­ma­do y for­ma­tea­do. El cro­nos es el tiem­po fí­si­co, el tiem­po or­di­na­rio del calendario que no tie­ne sig­ni­fi­ca­do es­pe­cial, en el que no ocu­rre na­da que nos ha­ga re­cor­dar­lo y que lo va­ya a con­ver­tir en re­fe­ren­cia en el fu­tu­ro co­lec­ti­vo o in­di­vi­dual. El kai­rós es el tiem­po opor­tuno y cua­li­ta­ti­vo, en el que acae­cen co­sas que mar­can la me­mo­ria co­lec­ti­va e in­di­vi­dual.

Las fies­tas de an­ta­ño pa­sa­ron a ser co­mo los úti­les de la­bran­za col­ga­dos en los mu­seos, co­mo ob­je­tos de lu­jo y de­co­ra­ción, en el mar­co de otros ob­je­tos de lu­jo y de­co­ra­ción. El útil del car­pin­te­ro, del agri­cul­tor, de la cos­tu­re­ra, del ala­bar­de­ro, del afi­la­dor, so­lo ad­quie­re su pleno sen­ti­do cuan­do se con­vier­te en he­rra­mien­ta y se uti­li­za pa­ra lo que fue he­cho. Se os­ten­ta y alar­dea con ob­je­tos que fue­ron co­mo pró­te­sis de los cam­pe­si­nos, co­mo sus ma­nos, co­mo sus pies. Es­tá pro­gra­ma­do que ca­da ge­ne­ra­ción ten­ga ca­da vez me­nos me­mo­ria pa­ra que acep­te sin tra­bas el pro­gre­so, ol­vi­dan­do que un mun­do sin me­mo­ria es un mun­do muer­to.

Los cam­bios ocu­rri­dos du­ran­te el si­glo XX en la con­cep­ción del tiem­po y del es­pa­cio, dos de los ejes fun­da­men­ta­les de to­da cul­tu­ra,

1887 HA­CE 130 AÑOS de­bi­dos bá­si­ca­men­te a las nue­vas con­cep­cio­nes de la fí­si­ca y a las nue­vas tec­no­lo­gías, hi­cie­ron que los sig­ni­fi­ca­dos que de­pen­dían de aque­lla ha­yan per­di­do vi­gen­cia. Cap­tu­rar la esen­cia de las fies­tas de hoy es co­mo el in­ten­to de va­ciar el mar a pu­ña­dos, por­que cam­bian a una ve­lo­ci­dad ma­yor que aque­lla a la que las ins­ti­tu­cio­nes pue­den adap­tar­se. La fies­ta mo­der­na es un pro­duc­to se­cu­la­ri­za­do que cal­ma la sed en el manantial sa­gra­do que por vo­ca­ción ilus­tra­da por­fía por ce­gar o se­llar.

To­da ce­le­bra­ción fes­ti­va tie­ne dos ca­ras, la vi­si­ble y la ocul­ta, el apa­re­cer y lo ma­ni­fes­ta­do de ma­ne­ra sim­bó­li­ca; es de­cir, algo de es­te mun­do pe­ro que, de una ma­ne­ra u otra, siem­pre alu­de co­mo re­fe­ren­cia im­plí­ci­ta y mis­te­rio­sa a otro plano. En pa­la­bras de Trías po­dría­mos de­cir: el cer­co del apa­re­cer y el cer­co her­me­néu­ti­co. La fies­ta, aun se­cu­la­ri­za­da, trae a la pre­sen­cia real lo sa­gra­do co­mo el re­fe­ren­te que si­gue vi­gen­te, aun­que en tiem­pos de ocul­ta­ción.

La eco­no­mía de con­su­mo, li­be­ra­da de las li­mi­ta­cio­nes es­pa­cio-tem­po­ra­les gra­cias a las nue­vas tec­no­lo­gías, ha cam­bia­do la ma­ne­ra de pen­sar y de vi­vir de la gen­te. Lo li­ge­ro y he­do­nis­ta apa­re­cen co­mo se­llo y em­ble­ma de nues­tros días. La tra­di­ción es un ele­men­to más de di­ver­sión, una ex­tra­va­gan­cia, un desaho­go sin so­me­ter­se a nin­gu­na con­vic­ción ni con­trol, que pro­du­ce el pla­cer de las imá­ge­nes en­can­ta­das. Una ima­gen to­tal del mun­do tra­ta de rem­pla­zar a una ima­gen tro­cea­da y ana­lí­ti­ca del cos­mos. El hom­bre, atra­pa­do por las co­rrien­tes des­mi­ti­fi­ca­do­ras, es­tá ham­brien­to de raí­ces y las bus­ca en to­das par­tes. Las re­fe­ren­cias a la tra­di­ción son, en la ma­yo­ría de los casos, cas­ca­ro­nes va­cíos de con­te­ni­do y sig­ni­fi­ca­do, y una ma­ne­ra de sal­va­guar­dar las par­ti­cu­la­ri­da­des ét­ni­cas y lo­ca­les fren­te a la uni­for­mi­za­ción pla­ne­ta­ria.

La fies­ta es la es­ce­ni­fi­ca­ción de la vida co­mo tea­tro y fa­bu­lo­so car­na­val, una re­crea­ción cons­tan­te de lo que desea­mos vuel­va a ser. La fies­ta hoy no es más que un car­na­val de ve­rano, un bi­dón va­cío.

1967 HA­CE 50 AÑOS

Los es­tu­dian­tes ga­lle­gos ya sa­ben si po­drán cur­sar los es­tu­dios uni­ver­si­ta­rios de sus sue­ños; las no­tas de cor­te mar­ca­das por la EBAU (Eva­lua­ción de Ba­chi­lle­ra­to pa­ra el Ac­ce­so a la Uni­ver­si­dad) han dic­ta­do sen­ten­cia. Sin em­bar­go, los ga­lle­gos no com­pi­ten en igual­dad de con­di­cio­nes con los alum­nos de otras co­mu­ni­da­des, que en el ac­tual sis­te­ma de dis­tri­to uni­ver­si­ta­rio úni­co pue­den op­tar a las pla­zas que se ofer­tan en Ga­li­cia. Es­tos no se ven pe­na­li­za­dos por la ca­li­fi­ca­ción que re­ci­ben los nues­tros en el exa­men de gallego, pun­tua­ble en la fa­se obli­ga­to­ria y en la que año tras año los alum­nos son pun­tua­dos de for­ma cruel.

Que no se me in­ter­pre­te mal, es­toy com­ple­ta­men­te de acuer­do en po­ner en va­lor el idio­ma y la cul­tu­ra ga­lle­gas, las cua­les de­ben for­mar par­te del exa­men de la EBAU. Pe­ro no le en­cuen­tro mu­cho sen­ti­do a in­sis­tir en la con­fec­ción de unos exá­me­nes en los que al pa­re­cer na­die es ca­paz de sa­car una no­ta de­cen­te, ni si­quie­ra los es­tu­dian­tes con una me­dia de so­bre­sa­lien­te en Ba­chi­lle­ra­to. La re­per­cu­sión que tie­ne es­ta fi­ja­ción con el idio­ma en la ca­li­fi­ca­ción fi­nal, es­pe­cial­men­te en los casos en los que el gra­do uni­ver­si­ta­rio al que se op­ta fi­ja una no­ta de cor­te muy al­ta, es muy im­por­tan­te. Si no, que se lo pre­gun­ten a los alum­nos que in­ten­tan es­tu­diar Me­di­ci­na.

No pa­sa­rá mu­cho tiem­po an­tes de que al­gu­na men­te brillante se dé cuen­ta de que mu­chos de los me­jo­res es­tu­dian­tes de Ga­li­cia han te­ni­do que emi­grar a otras co­mu­ni­da­des por de­ta­lles co­mo es­te. Lo peor es que se con­si­gue exac­ta­men­te lo con­tra­rio de lo que se pre­ten­de, que no ten­gan en gran es­ti­ma al gallego. Y así va­mos, pe­gán­do­nos ti­ros en el pie. RA­FAEL MON­TE SECADES. ¿Qué pa­sa­ría si a Mi­guel Án­gel Blan­co lo hu­bie­ra ase­si­na­do una ban­da na­zi, y no una de iz­quier­da y na­cio­na­lis­ta? Pues co­rre­rían co­mo cohe­tes las iz­quier­das, el na­cio­na­lis­mo e in­clu­so los que go­ber­na­ron 22 años pa­ra ren­dir­le ho­me­na­je. La ban­da vas­ca siem­pre ha te­ni­do bu­la, y to­do por su ideo­lo­gía, ya que de ser de otra no pa­sa­ría es­to. Y el blan­queo que se le ha­ce es­tá sien­do muy fuerte por par­te de to­dos es­tos par­ti­dos alu­di­dos, y el PP se ha­ce el ton­to, pe­ro lo sabe. Ahí es­tá el len­gua­je que uti­li­zan: vio­len­cia, hom­bres de paz, pa­trio­tas vas­cos, et­cé­te­ra. JOSÉ AN­TO­NIO RO­DRÍ­GUEZ.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.