La con­sul­ta en Ve­ne­zue­la afianza a la opo­si­ción

Las ex­pec­ta­ti­vas de los con­vo­can­tes se des­bor­dan y la par­ti­ci­pa­ción se acer­ca a los 11 millones

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Internacional - PE­DRO GAR­CÍA OTERO

Millones de ve­ne­zo­la­nos par­ti­ci­pa­ron ayer en la con­sul­ta po­pu­lar, en la que re­cha­za­ron la con­vo­ca­to­ria a una Asam­blea Na­cio­nal Cons­ti­tu­yen­te pro­mo­vi­da por el pre­si­den­te Ni­co­lás Ma­du­ro, exi­gie­ron a la Fuer­za Ar­ma­da que res­pe­te la Cons­ti­tu­ción de 1999 y au­to­ri­za­ron a la Asam­blea Na­cio­nal a que de­sig­ne un nuevo Tri­bu­nal Su­pre­mo de Jus­ti­cia, una nue­va di­rec­ti­va del Con­se­jo Elec­to­ral y un go­bierno de unión na­cio­nal en los pró­xi­mos días.

La con­vo­ca­to­ria, he­cha por la Asam­blea Na­cio­nal y organizada en me­nos de un mes, em­pla­zó tam­bién a los ve­ne­zo­la­nos en el ex­te­rior, y se­gún es­ti­ma­cio­nes de los por­ta­vo­ces opo­si­to­res, en­tre nue­ve y on­ce millones de per­so­nas par­ti­ci­pa­ron en el pro­ce­so, que tu­vo que ser pro­lon­ga­do tres ho­ras des­pués del cie­rre ofi­cial de las me­sas. Fue a cau­sa de la al­ta par­ti­ci­pa­ción, se­gún se­ña­ló Ben­ja­mín Sha­rif­ker, uno de los cua­tro rec­to­res de uni­ver­si­da­des au­tó­no­mas del país que ejer­cie­ron co­mo ga­ran­tes del pro­ce­so, jun­to con oe­ne­gés y cin­co ex­pre­si­den­tes la­ti­noa­me­ri­ca­nos.

En tan­to, el Con­se­jo Elec­to­ral, a ins­tan­cias del Go­bierno, or­ga­ni­zó un «si­mu­la­cro» de la elec­ción cons­ti­tu­yen­te del pró­xi­mo día 30. Se­gún el dipu­tado Héc­tor Ro­drí­guez, del Par­ti­do So­cia­lis­ta Uni­do de Ve­ne­zue­la, «par­ti­ci­pó mu­cha más gen­te que en an­te­rio­res si­mu­la­cros», aun­que el Con­se­jo Elec­to­ral nun­ca ha ofre­ci­do da­tos en con­vo­ca­to­rias si­mi­la­res.

Du­ran­te la jor­na­da, una mu­jer fue ase­si­na­da en Ca­tia, al oes­te de Ca­ra­cas, y otras tres re­sul­ta- ron he­ri­das, por par­te de «co­lec­ti­vos» pa­ra­mi­li­ta­res del cha­vis­mo, que ac­tua­ron sin que las fuer­zas del or­den, des­ple­ga­das por to­do el país, re­pri­mie­ran a unos cien mo­to­ris­tas, con sus acom­pa­ñan­tes, que ate­rro­ri­za­ron du­ran­te más de una ho­ra a quie­nes se con­gre­ga­ban en las afue­ras de la igle­sia El Car­men.

«El ré­gi­men vio es­to —la can­ti­dad de gen­te que par­ti­ci­pa­ba— y se ate­rró. Estas per­so­nas muer­tas tie­nen un res­pon­sa­ble di­rec­to en el pa­la­cio [pre­si­den­cial] de Mi­ra­flo­res. [El pre­si­den­te Ni­co­lás] Ma­du­ro y su ban­da son di­rec­ta­men­te res­pon­sa­bles», se­ña­ló la di­ri­gen­te opo­si­to­ra Ma­ría Co­ri­na Ma­cha­do, quien hi­zo un ba­lan­ce al cie­rre de la jor­na­da.

Sin em­bar­go, Ma­du­ro te­nía pau­ta­da, pa­ra la mis­ma ho­ra en que se re­gis­tra­ron los he­chos de Ca­tia, su pre­sen­cia en un cen­tro elec­to­ral del si­mu­la­cro pa­ra la Cons­ti­tu­yen­te, pe­ro el ac­to fue sus­pen­di­do. En una in­ter­ven­ción en la te­le­vi­sión es­ta­tal, rea­li­za­da a tra­vés del te­lé­fono, el man­da­ta­rio pi­dió a la opo­si­ción que no se vol­vie­se «lo­ca», y reite­ró su con­vo­ca­to­ria al diá­lo­go, pe­ro no hi­zo men­ción del ase­si­na­to de Es­cot. Tam­bién pi­dió a los ve­ne­zo­la­nos que le die­sen «una opor­tu­ni­dad a la Cons­ti­tu­yen­te».

El cha­vis­mo, que du­ran­te to­da la se­ma­na no supo si tra­tar de im­pe­dir, re­pri­mir o ig­no­rar el ple­bis­ci­to opo­si­tor, no tu­vo más re­me­dio que re­co­no­cer­lo des­de el sá­ba­do, pe­ro la te­sis ofi­cial (in­clui­da la de la pre­si­den­ta del Con­se­jo Elec­to­ral, Ti­bi­say Lu­ce­na, abier­ta­men­te cha­vis­ta) ter­mi­nó re­ba­jan­do el pro­ce­so a una «con­sul­ta in­ter­na de la opo­si­ción», sin va­li­dez le­gal.

«Cues­tio­na­ble, pe­ro le­gí­ti­mo»

Pe­ro tan­to la Asam­blea Na­cio­nal, con­vo­can­te del pro­ce­so, co­mo la fis­cal ge­ne­ral de la Re­pú­bli­ca, Lui­sa Or­te­ga Díaz, y el cha­vis­mo di­si­den­te, agru­pa­do en un par­ti­do lla­ma­do Ma­rea So­cia­lis­ta, han de­fen­di­do que el pro­ce­so es vin­cu­lan­te, ba­sán­do­se en el ar­tícu­lo 72 de la Cons­ti­tu­ción, que es­ta­ble­ce la le­ga­li­dad de las con­sul­tas po­pu­la­res. El dipu­tado cha­vis­ta Hu­go Car­va­jal, ca­da vez más cer­cano a la opo­si­ción, di­jo que «el ple­bis­ci­to es cues­tio­na­ble, pe­ro es le­gí­ti­ma­men­te vá­li­do», mien­tras que el si­mu­la­cro de la Cons­ti­tu­yen­te es «in­con­ve­nien­te, ya que re­pre­sen­ta una pro­vo­ca­ción».

A par­tir de hoy co­men­za­rá la «ho­ra ce­ro», que re­do­bla­rá las ac­ti­vi­da­des en ca­lle y nom­bra­rá un Tri­bu­nal Su­pre­mo de Jus­ti­cia y un Con­se­jo Elec­to­ral pa­ra­le­lo, ba­sán­do­se en la ma­yo­ría de dos ter­cios que tie­ne la opo­si­ción en el Par­la­men­to.

En la ac­ti­vi­dad par­ti­ci­pó, des­de su ca­sa, el pre­so po­lí­ti­co Leo­pol­do Ló­pez, a quien el Go­bierno de Ma­du­ro sa­có de pri­sión pa­ra con­ce­der­le el arres­to do­mi­ci­lia­rio el pasado 8 de ju­lio. El di­ri­gen­te opo­si­tor co­men­zó a uti­li­zar ayer su cuen­ta de Twit­ter, pa­ra la cual, en prin­ci­pio, no tie­ne res­tric­cio­nes. Afir­mó que «es­ta lu­cha na­ció en las ca­lles, hoy si­gue y va a se­guir en las ca­lles has­ta res­tau­rar la de­mo­cra­cia y la li­ber­tad. ¡Pron­to nos ve­re­mos en ellas!».

M. G. EFE

Un gru­po de cha­vis­tas es­pe­ran pa­ra vo­tar en la con­sul­ta po­pu­lar im­pul­sa­da por opo­si­to­res a Ma­du­ro.

NAT­HA­LIE SAYAGO EFE

Una muer­ta a ma­nos de pa­ra­mi­li­ta­res. Una mu­jer mu­rió por dis­pa­ros de «co­lec­ti­vos» pa­ra­mi­li­ta­res y otras tres per­so­nas re­sul­ta­ron he­ri­das en Ca­tia, al oes­te de Ca­ra­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.