La cien­cia aco­rra­la a los pla­gui­ci­das que ame­na­zan la su­per­vi­ven­cia de las abejas

La Unión Eu­ro­pea de­ba­ti­rá es­te mes la prohi­bi­ción to­tal de es­tos pes­ti­ci­das

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Sociedad - MA­TEO CA­SAL, R. R.

No, no es la ve­lu­ti­na la gran ame­na­za de las abejas. Tam­po­co el pa­rá­si­to no­se­ma o el áca­ro va­rroa, que cau­san au­tén­ti­cos es­tra­gos en sus po­bla­cio­nes. El prin­ci­pal enemi­go de es­tos in­sec­tos es un ti­po de pla­gui­ci­da: el neo­ni­co­ti­noi­de. Y ca­da vez hay más prue­bas que así lo co­rro­bo­ran. Las úl­ti­mas aca­ban de lle­gar de dos es­tu­dios pu­bli­ca­dos en la re­vis­ta Scien­ce, uno de ellos fi­nan­cia­do por Ba­yer y Sy­gen­ta, las dos gran­des po­ten­cias en la in­dus­tria del sec­tor. No dejan lu­gar a du­das.

Es­tos in­for­mes coin­ci­den con la pró­xi­ma reunión del Co­mi­té Per­ma­nen­te de la Unión Eu­ro­pea del 19 y 20 de ju­lio, don­de se de­ba­ti­rá la prohi­bi­ción o no de es­tos pes­ti­ci­das. El ve­to tem­po­ral a los neo­ni­co­ti­noi­des rea­li­za­do en el 2013 re­sul­ta in­su­fi­cien­te. En su mo­men­to, la fal­ta de es­tu­dios con­clu­yen­tes li­mi­tó la prohi­bi­ción al uso en in­ver­na­de­ros. «Is­to non arran­xa o pro­ble­ma, xa que es­tes pro­du­tos saen po­la au­ga que co­rre po­lo chan ou po­lo ai­re en nu­bes tó­xi­cas. Non hai ou­tra so­lu­ción que prohi­bi­los», di­ce Xe­sús Aso­rey, se­cre­ta­rio téc­ni­co de la Aso­cia­ción Ga­le­ga de Api­cul­tu­ra (AGA). Pe­se a ello, las es­pe­ran­zas no son muy fa­vo­ra­bles: «El Go­bierno de Es­pa­ña nos ha in­for­ma­do de que no se va a to­mar nin­gu­na de­ci­sión en es­ta reunión», ex­pli­ca Luís Fe­rrei­rim, por­ta­voz de Green­pea­ce.

Es­tos pro­duc­tos afec­tan a las abejas a ni­vel neu­ro­nal me­dian­te la ni­co­ti­na. Los com­pues­tos se sue­le echar en las se­mi­llas, co­mo las del maíz fo­rra­je­ro. Cuan­do la plan­ta es­tá en flo­ra­ción, las abejas re­co­gen el po­len y el néc­tar, am­bos in­fec­ta­dos. Los efec­tos pue­den ser agu­dos y mue­ren in­me­dia­ta­men­te. Pe­ro los más ha­bi­tua­les son los efec­tos su­ble­ta-

les. Es­tos pue­den afec­tar a su ca­pa­ci­dad de orien­ta­ción y apren­di­za­je, por lo que no sa­ben vol­ver a las col­me­nas y ter­mi­nan mu­rien­do. Si con­si­guen lle­gar a ca­sa, los efec­tos con­ti­núan en la pues­ta de hue­vos. Las se­cue­las son cró­ni­cas, po­nien­do en pe­li­gro la ca­pa­ci­dad de su­per­vi­ven­cia de la es­pe­cie.

Los ecó­lo­gos Jor­di Bosh y An­selm Rodrigo, del Cen­tro de In­ves­ti­ga­ción Eco­ló­gi­ca y Apli­ca­cio­nes Fo­res­ta­les de Ca­ta­lu­ña (CREAF), de­fien­den que hay prue­bas su­fi­cien­tes pa­ra de­mos­trar que los neo­ni­co­ti­noi­des son da­ñi­nos pa­ra es­tos in­sec­tos. El fun­gi­ci­da so­lo no afec­ta a las abejas co­mo es­tá de­mos­tra­do, pe­ro

mez­cla­do con los in­sec­ti­ci­das, sí. «Hay trabajos en EE.UU. don­de en­con­tra­ron en las pro­vi­sio­nes de hue­vos de abejas so­li­ta­rias has­ta 24 ti­pos de pro­duc­tos pes­ti­ci­das di­fe­ren­tes», afir­ma An­selm Rodrigo, ecó­lo­go del CREAF y pro­fe­sor en la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Bar­ce­lo­na.

Au­men­to de la mor­ta­li­dad

En 1994, la mor­tan­dad en­tre las abejas al­can­za­ba el 10 %. A par­tir de ese año, con la apa­ri­ción de los pes­ti­ci­das, pasó a un 30-40 %, se­gún la ONU. El ve­to tem­po­ral del 2013 su­pu­so un pa­so muy im­por­tan­te, aun­que lle­gó más de 20 años tar­de. «La UE es un gran di­no­sau­rio al que le cues­ta mo­ver­se. Re­ci­be pre­sio­nes de los lob­bies de la in­dus­tria. Los neo­ni­co­ti­noi­des son los pro­duc­tos es­tre­llas de com­pa­ñías co­mo Ba­yer y Syn­gen­ta», di­ce Luís Fe­rrei­rim.

Es­ta si­tua­ción pue­de pro­du­cir un co­lap­so del me­dio am­bien­te, de la bio­di­ver­si­dad y de la pro­duc­ción de ali­men­tos. El 80 % de las plan­tas que se cul­ti­van a ni­vel agra­rio de­pen­den de po­li­ni­za­do­res co­mo las abejas. Sin ellos ha­bría un cam­po muy ver­de, pe­ro fal­to de co­lor. Mu­chas de las fru­tas y ver­du­ras no se­rían via­bles, el pai­sa­je bio­di­ver­so des­apa­re­ce­ría. «In­clu­so al­gúns mé­di­cos afir­man que exis­te un en­ve­le­na­men­to ma­si­vo da po­boa­ción mun­dial», afir­ma Aso­rey.

Los ex­per­tos coin­ci­den en el fu­tu­ro de la agri­cul­tu­ra eco­ló­gi­ca. «Si so­lo prohí­ben es­tos pla­gui­ci­das, sal­drán nue­vos. Hay que ge­ne­rar unos sis­te­mas agrí­co­las con más di­ver­si­dad de po­li­ni­za­do­res y una fau­na que es­pon­tá­nea­men­te pue­da con­tro­lar las pla­gas», se­gún Rodrigo.

En Ga­li­cia, el uso de pes­ti­ci­das es muy ele­va­do. Los mo­no­cul­ti­vos de maíz y eu­ca­lip­to pro­mue­ven la apa­ri­ción de pla­gas. Estas se com­ba­ten con pla­gui­ci­das, que son los cau­san­tes del en­ve­ne­na­mien­to de las abejas.

Ra­fael Díaz, api­cul­tor de Fe­rrol­te­rra, re­sal­ta la des­po­bla­ción que su­fren sus col­me­nas. De te­ner ochen­ta abejas, a ter­mi­nar de­sier­tas. «La prohi­bi­ción del 2013 me­jo­ró mu­cho la si­tua­ción, fun­da­men­tal­men­te con el te­ma del maíz fo­rra­je­ro», ex­pli­ca Díaz. «Ana­li­za­mos el agua de las fuen­tes pú­bli­cas don­de be­bían nues­tras abejas. Se ob­ser­va­ba cla­ra­men­te la pre­sen­cia de es­tos neo­ni­co­ti­noi­des», de­nun­cia el api­cul­tor. Las abejas tien­den a huir de es­ta con­ta­mi­na­ción, por lo que se sien­ten más felices en las ciu­da­des que en el cam­po, «por eso vie­nen los en­jam­bres a la ciu­dad. Na­die po­día ima­gi­nar­las en el Can­tón o en la pla­za de Es­pa­ña de Fe­rrol», di­ce Ra­fael Díaz.

Tam­bién afec­ta a la po­bla­ción de abejas una pla­ga que su­fre el eu­ca­lip­to, el Go­nip­te­rus scu­te­lla­tus, co­no­ci­do co­mo el gor­go­jo del eu­ca­lip­to. Pa­ra com­ba­tir­la, se rea­li­zan fu­mi­ga­cio­nes aé­reas, y el vien­to de más de 20 ki­ló­me­tros por ho­ra ex­pan­de las nu­bes tó­xi­cas. «As col­meas se en­ve­le­nan. Mo­rren abe­llas que ha­bi­tan en lu­ga­res inima­xi­na­bles e sen cul­ti­vos, co­mo O Cou­rel o Pe­na Tre­vin­ca», ex­pli­ca Xe­sús Aso­rey, des­de la Aso­cia­ción Ga­le­ga de Api­cul­tu­ra.

Al ve­neno de los pes­ti­ci­das hay que unir la ex­pan­sión de los mo­no­cul­ti­vos, que li­mi­ta el sus­ten­to de es­tos in­sec­tos. Al exis­tir me­nos agri­cul­tu­ra, es­tos po­li­ni­za­do­res no en­cuen­tran la di­ver­si­dad de ali­men­to ne­ce­sa­ria, por lo que la po­bla­ción re­gis­tra un no­ta­ble des­cen­so. Ou­ren­se es la pro­vin­cia con unas me­jo­res con­di­cio­nes pa­ra que es­tos in­sec­tos pue­dan zum­bar con tran­qui­li­dad.

«Ana­li­za­mos el agua de las fuen­tes y era cla­ra la pre­sen­cia de neo­ni­co­ti­noi­des»

CAR­ME­LA QUEIJEIRO

Las col­me­nas su­fren gran­des pér­di­das en la po­bla­ción de abejas por los neo­ni­co­ti­noi­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.