«El de­por­te ya no es mo­no­po­lio de las fe­de­ra­cio­nes»

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Deportes -

Los es­fuer­zos del pre­si­den­te del CSD no so­lo apun­tan ha­cia la éli­te, sino que pre­ten­den me­jo­rar la ca­li­dad de vida de los es­pa­ño­les.

—¿Ha cam­bia­do el de­por­te?

—Lo di­jo el Con­se­jo de Eu­ro­pa ha­ce más diez años. De­be­mos adap­tar­nos y re­fle­xio­nar so­bre el mar­co nor­ma­ti­vo. Te­ne­mos una ley del De­por­te del año 1990 muy bue­na y que nos ha traí­do has­ta aquí, pe­ro que tie­ne un con­cep­to del de­por­te que ya no es el de aho­ra. Hay un da­to cla­ri­fi­ca­dor. Te­ne­mos 3,6 millones de li­cen­cias en Es­pa­ña pe­ro hay vein­te millones de prac­ti­can­tes. El de­por­te ya no es mo­no­po­lio de las fe­de­ra­cio­nes, hay una reali­dad que afron­tar. Otra es el se­den­ta­ris­mo, que nos preo­cu­pa.

—Alu­de us­ted a cues­tio­nes trans­ver­sa­les en­tre va­rios mi­nis­te­rios.

—Es un re­to glo­bal. Tra­ba­ja­mos con Sa­ni­dad, Ha­cien­da, Edu­ca­ción, Agri­cul­tu­ra... y sec­to­res pri­va­dos. An­tes no era tan fá­cil, pe­ro me es­toy en­con­tran­do una re­cep­ti­vi­dad enor­me. Em­pe­za­mos la ter­ce­ra ho­ra de edu­ca­ción fí­si­ca en pri­ma­ria en sep­tiem­bre. Es tes­ti­mo­nial, por­que estas com­pe­ten­cias es­tán trans­fe­ri­das a las co­mu­ni­da­des. Pe­ro ahí es­tá. Hay un grave pro­ble­ma de sa­lud pú­bli­ca vin­cu­la­do al se­den­ta­ris­mo. Y en la éli­te, quie­ro que el de­por­tis­ta sea el cen­tro.

—¿Có­mo ve el de­por­te gallego?

—Lo si­go, es­toy pendiente. Te­ne­mos unos de­por­tis­tas ex­tra­or­di­na­rios. El olím­pi­co más lau­rea­do si­gue sien­do Cal. Y los jó­ve­nes que vie­nen... tie­nen mu­cha pre­sen­cia.

—¿Y su fu­tu­ro en el CSD?

—Con es­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca y pre­su­pues­ta­ria, bien. Hay un desafío im­por­tan­te, lu­char con­tra los ama­ños de par­ti­dos. Hay le­yes y nor­mas pa­ra ir con­tra ello, pe­ro es un pro­ble­ma com­ple­jo, glo­ba­li­za­do, con efec­tos a mi­les de ki­ló­me­tros.

—Y, con to­do, hay fe­de­ra­cio­nes co­mo la de fút­bol, que no co­la­bo­ran.

—Es im­por­tan­te que co­la­bo­re to­do el mun­do. Es­ta­mos en con­tac­to con la Di­rec­ción Ge­ne­ral del Jue­go y con los cuer­pos y fuer­zas de se­gu­ri­dad. Y no so­lo en el fút­bol. En­tra­mos en un ca­mino que no tie­ne mar­cha atrás. Hemos de in­ten­si­fi­car nues­tras ac­cio­nes en los tres desafíos que te­ne­mos: la vio­len­cia, el do­pa­je, el ama­ño. Te­ne­mos le­gis­la­ción su­fi­cien­te, y si ha­ce fal­ta, pro­fun­di­za­re­mos en ella.

—¿Se pue­de ata­jar to­do eso?

—Hay dos ta­reas por ha­cer. Por un la­do, la pre­ven­ción y edu­ca­ción. Y por otro, la detección y el cas­ti­go. Se pue­de afron­tar. Siem­pre ha­brá al­gún tram­po­so, no aca­ba­re­mos con el mal, pe­ro de­be­mos te­ner ins­tru­men­tos pa­ra res­pon­der a ello. Lo im­por­tan­te es que lo de­tec­te­mos y lo cas­ti­gue­mos. Me preo­cu­pan los ama­ños, por­que es in­ter­na­cio­nal. Es­ta­mos en gru­pos de ex­per­tos in­ter­na­cio­na­les con los ór­ga­nos de go­bierno de la Unión Eu­ro­pea. Soy optimista.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.