El Mary­cie­lo, to­do un clá­si­co de la hos­te­le­ría en Sil­gar, es­tá de aniver­sa­rio

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Al Sol - MA­RÍA VIDAL

No hay quien pi­se San­xen­xo y no pa­re en es­ta es­qui­na. So­lo con sen­tar­se unos se­gun­dos en su te­rra­za uno en­tien­de por qué se lla­ma Mary­cie­lo. Sus pri­vi­le­gia­das coor­de­na­das nos si­túan en el epi­cen­tro del ve­ra­neo gallego: la pla­ya de Sil­gar, don­de lle­van 70 años re­ci­bien­do a tu­ris­tas des­de Se­ma­na San­ta has­ta me­dia­dos de oc­tu­bre. An­tes, cuan­do eran me­nos a re­par­tir el pas­tel, abrían to­do el año. Aho­ra se re­ser­van pa­ra lo me­jor. Eso sí, cuan­do em­pie­zan no pa­ran. Des­de desa­yu­nos, co­mi­das y me­rien­das has­ta copas des­pués de ce­nar, por no ha­blar de que el que quie­ra pue­de pa­sar la noche. «Lo de “a las 12 en el Mary­cie­lo es de siem­pre”, lue­go ya em­pe­za­ron a abrir otros lo­ca­les pa­ra to­mar una co­pi­ta en el puer­to, pe­ro hu­bo un mo­men­to que de 12.00 a 1.30 de la ma­dru­ga­da ha­bía co­la», ex­pli­ca Es­ta­nis­lao Cor­bal, uno de los cua­tro ac­tua­les pro­pie­ta­rios, y nie­to del fun­da­dor, Ma­nuel Cor­bal.

La parada en es­te pun­to del pa­seo es obli­ga­to­ria, ya sea an­tes o des­pués de la pla­ya. Has­ta el Pre­si­den­te del Go­bierno, Ma­riano Ra­joy, se de­ja caer de vez en cuan­do a to­mar ca­fé. «Des­de que es Pre­si­den­te se le ve me­nos, se que­da más en Ri­ba­du­mia, pe­ro algo vie­ne por­que tie­ne la ca­sa aquí al la­do», di­ce el per­so­nal de es­te es­ta­ble­ci­mien­to que jun­to con Ca­sa Ro­mán o Jus­to po­ten­cia­ron ha­ce ya mu­chos años la hos­te­le­ría en es­ta lo­ca­li­dad de las Rías Bai­xas. El nie­to de Ma­nuel Cor­bal to­da­vía re­cuer­da có­mo su abue­lo le­van­tó el pri­mer Mary­cie­lo allá por los años cua­ren­ta. «Fue des­pués de la gue­rra, mi abue­lo era ve­cino de Pon­te­ve­dra que se hi­zo un cha­lé en Sil­gar. Co­mo era un em­pre­sa­rio na­to en­se­gui­da vio la po­si­bi­li­dad Una ex­cur­sión de los Sa­le­sia­nos de Cas­tre­lo a finales de los cua­ren­ta. de ha­cer ne­go­cio, de mon­tar un lu­gar pa­ra los pri­me­ros ve­ra­nean­tes que ha­bía por aquel en­ton­ces, y po­co des­pués se pu­so de mo­da co­mo si­tio pa­ra ir a bai­lar», co­men­ta Es­ta­nis­lao.

El va­lor de la plan­ti­lla

Él y sus tres her­ma­nos son los ac­tua­les pro­pie­ta­rios del es­ta­ble­ci­mien­to, aun­que de­le­gan la ges­tión en al­guien ajeno a la fa­mi­lia algo que se­gún con­fie­sa, es la cla­ve pa­ra que si­ga dan­do la ta­lla 70 años des­pués. «La pro­pie­dad siem­pre fue de la fa­mi­lia, pe­ro siem­pre es­tu­vo di­ri­gi­do por al­guien de fue­ra, y es que no­so­tros no so­mos hos­te­le­ros, no so­mos pro­fe­sio­na­les», ex­pli­ca Es­ta­nis­lao, que en­sal­za la la­bor que en es­te sen­ti­do ha­cen to­dos los tra­ba­ja­do­res, en par­ti­cu­lar Juan Pi­ñei­ro. El di­rec­tor se en­car­ga de que to­do fun­cio­ne en las 27 ha­bi­ta­cio­nes, una ci­fra que ha per­ma­ne­ci­do in­tac­ta a pe­sar de las 5 re­for­mas que lle­va el com­ple­jo. «Es­ta­mos en el 5º Mary­cie­lo. Se abrió co­mo ca­fé-bar, co­mo si­tio de pa­so, en los años 50-55 se abrie­ron ha­bi­ta­cio­nes, en el 67 más ha­bi­ta­cio­nes, y la úl­ti­ma vez que se re­for­mó fue en el 1998 que lo ti­ra­mos en­te­ro e hi­ci­mos lo que hay hoy en día, que es exac­to a lo que ha­bía por­que nos ha­cía ilu­sión pe­ro nuevo».

Re­ci­ben una me­dia de 300.000 clien­tes al año en­tre ca­fe­te­ría y ho­tel. Al­gu­nos de ellos son tan fie­les que lle­van re­pi­tien­do in­clu­so 15 ve­ra­nos. «Aho­ra no es tan ha­bi­tual, igual hay uno o dos, pe­ro an­tes era muy co­mún que se que­da­ran a vi­vir du­ran­te uno o dos me­ses, aho­ra lo má­xi­mo es una se­ma­na o diez días». Es­to de puer­tas pa­ra den­tro, por­que ha­cia fue­ra la rei­na del co­ta­rro es Mi­la­gros Ro­drí­guez. Se en­car­ga de la te­rra­za has­ta el me­dio­día y es co­no­ci­da por to­do el are­nal, que ca­da ve­rano se cue­la en el top de los me­jo­res lu­ga­res de ve­ra­neo. Y es que, pu­dien­do es­tar a diez pa­sos del mar y del cie­lo, ¿quién se pue­de re­sis­tir?

RA­MÓN LEI­RO

Par­te de la plan­ti­lla ac­tual del com­ple­jo con uno de los pro­pie­ta­rios, Es­ta­nis­lao Cor­bal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.