La obe­si­dad in­fan­til se dis­pa­ra en Ga­li­cia

Com­pa­ra­dos los ni­ños de 1971 y los de aho­ra, el pe­so au­men­tó 7,3 ki­los, y la cin­tu­ra, en­tre 4 y 6 cen­tí­me­tros Los mé­di­cos aler­tan con­tra el se­den­ta­ris­mo, la ma­la die­ta y dor­mir me­nos de ocho ho­ras al día

La Voz de Galicia (Barbanza) - - La Voz De Galicia - R. ROMAR

Ha­ce ya tiem­po que pe­dia­tras y en­do­cri­nó­lo­gos vie­nen lan­zan­do un men­sa­je de for­ma reite­ra­da: por primera vez en la his­to­ria, las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes co­rren el ries­go de vi­vir me­nos que las an­te­rio­res. Pue­de pa­re­cer una exa­ge­ra­ción, pe­ro la ame­na­za se sus­ten­ta en una ba­se só­li­da: la cre­cien­te epi­de­mia de obe­si­dad. El ex­ce­so de pe­so no es un me­ro pro­ble­ma es­té­ti­co, sino una au­tén­ti­ca en­fer­me­dad que dis­pa­ra el ries­go de pa­de­cer mu­chas otras, des­de la dia­be­tes ti­po II a dis­tin­tos ti­pos de cáncer y pa­to­lo­gías car­dio­vas­cu­la­res que apa­re­cen pro­gre­si­va­men­te en eda­des más tem­pra­nas. Y to­do em­pie­za en la in­fan­cia, don­de la alar­ma se ha dis­pa­ra­do. Es cier­to que las úl­ti­mas ci­fras ofi­cia­les en Es­pa­ña, co­rres­pon­dien­tes al estudio Ala­dino, in­di­can una es­ta­bi­li­za­ción e in­clu­so una ten­den­cia de­cre­cien­te si se com­pa­ran los da­tos del 2011 con los del 2016, pe­ro la ci­fra si­gue sien­do muy al­ta. Un 18,3 % de los ni­ños de en­tre 6 y 9 años tie­nen obe­si­dad, un por­cen­ta­je que se ele­va al 43 % si se in­clu­ye el so­bre­pe­so.

En Ga­li­cia, si se atien­de a los da­tos del pro­gra­ma Xer­mo­la de la Con­se­lle­ría de Sa­ni­da­de, uno de ca­da tres cha­va­les de en­tre 6 y 15 años pre­sen­ta so­bre­pe­so u obe­si­dad. En la co­mu­ni­dad, sin em­bar­go, exis­te una radiografía mu­cho más am­plia que re­tra­ta la gra­ve­dad del pro­ble­ma. Es el estudio Ga­li­nut, coor­di­na­do por Ra­fael To­jo, pri­me­ro y por Ro­sau­ra Leis, des­pués, des­de la Uni­ver­si­dad y el hos­pi­tal de San­tia­go, que ofre­ce da­tos des­de 1979. Des­de en­ton­ces la obe­si­dad se ha tri­pli­ca­do en Ga­li­cia, pa­ra pa­sar de un 5 % en 1979 a un 16 % en la ac­tua­li­dad, a la es­pe­ra de la re­vi­sión de la estadísticas. Y exis­ten otros da­tos aún más cla­ri­fi­ca­do­res: los ni­ños ga­lle­gos pe­san hoy, de me­dia, 7,3 ki­los más —7,9 ki­los los va­ro­nes y 6,7 las mu­je­res— que ha­ce 38 años. Es cier­to que la ta­lla me­dia tam­bién se ele­vó en 5 cen­tí­me­tros, pe­ro la gra­sa lo hi­zo en un por­cen­ta­je mu­cho ma­yor. La prue­ba del al­go­dón es el in­cre­men­to del Ín­di­ce de Ma­sa Cor­po­ral, que au­men­tó en 2 pun­tos, a lo que se une otro fac­tor de ries­go me­ta­bó­li­co co­mo es el del ta­ma­ño de la cin­tu­ra, que en ni­ñas se in­cre­men­tó en­tre 4 y 6 cen­tí­me­tros.

«La obe­si­dad es un au­men­to de la gra­sa cor­po­ral, no del pe­so ni de la ta­lla, y lo que ve­mos en es­tos 40 años es que au­men­tó más la gra­sa que la ta­lla, e in­clu­so los ni­ños obe­sos aho­ra tie­nen mu­cha más gra­sa cor­po­ral que an­tes», acla­ra la pe­dia­tra Ro­sau­ra Leis, coor­di­na­do­ra de la uni­dad de Gas­troen­te­ro­lo­gía y Nu­tri­ción Pe­diá­tri­ca del Hos­pi­tal Clí­ni­co de San­tia­go (CHUS). Y lan­za una ad­ver­ten­cia: «Más obe­si­dad su­po­ne más gra­sa cor­po­ral y más pe­rí­me­tro de cin­tu­ra, con lo cual au­men­ta el ries­go de en­fer­me­da­des car­dio­me­ta­bó­li­cas a eda­des ca­da vez más tem­pra­nas».

«Nos ju­ga­mos el fu­tu­ro»

Es­te es el ver­da­de­ro pro­ble­ma, una cues­tión aún pendiente de re­sol­ver, por­que un ni­ño con ex­ce­so de pe­so tie­ne mu­chas más po­si­bi­li­da­des de con­ver­tir­se en un adul­to obe­so, con to­das las com­pli­ca­cio­nes que de ello se de­ri­van. «Fal­ta real­men­te una po­lí­ti­ca bien de­fi­ni­da pa­ra in­ter­ve­nir en el pro­ble­ma, tan­to en las fa­mi­lias co­mo en los co­le­gios. Y nos es­ta­mos ju­gan­do el fu­tu­ro», aler­ta Fe­li­pe Ca­sa­nue­va, pre­si­den­te de la Fun­da­ción de la So­cie­dad pa­ra el Estudio de la Obe­si­dad en Es­pa­ña.

La ac­tual reali­dad so­cial tam­po­co ayu­da. Se­gún el aná­li­sis rea­li­za­do en el pro­gra­ma Ala­dino, los ni­ños tien­den, ca­da vez en ma­yor me­di­da, a sal­tar­se el desa­yuno, a ver la te­le­vi­sión más de dos ho­ras al día o a en­ce­rrar­se en su ha­bi­ta­ción pa­ra en­tre­te­ner­se con los vi­deo­jue­gos. Al se­den­ta­ris­mo y a una ma­la die­ta se une el he­cho de que tam­bién duer­men me­nos de 8 ho­ras al día. Y to­dos son fac­to­res que pro­pi­cian la obe­si­dad in­fan­til, más fre­cuen­te en fa­mi­lias con ba­jos in­gre­sos y po­co ni­vel edu­ca­ti­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.