Eu­ro­pa (re­la­ti­va­men­te) ga­lle­gui­za­da

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Opinión - MA­NUEL BLAN­CO DESAR

La Unión Eu­ro­pea es el me­jor si­tio del pla­ne­ta pa­ra te­ner ni­ños, pe­ro es el me­nos fe­cun­do. Den­tro de la UE, su Es­ta­do más po­de­ro­so tu­vo en el año 2016 mu­chos más fa­lle­ci­dos que na­ci­dos. ¿Sor­pren­den­te? Ale­ma­nia perdió al­re­de­dor de 150.000 ale­ma­nes. Pa­re­ce mu­cho. De­pen­de. Si con­si­de­ra­mos sus 83 millones de ha­bi­tan­tes, po­cos pier­de res­pec­to a nues­tros 12.683 ga­lle­gos. En pro­por­ción, Ga­li­cia perdió 2,5 ve­ces más au­tóc­to­nos. Si se pre­fie­re ver de otro mo­do, so­lo Ga­li­cia perdió ca­si tan­tos au­tóc­to­nos co­mo to­da la UE jun­ta, don­de mu­rie­ron 15.900 eu­ro­peos más que los que na­cie­ron. Un desas­tre.

Nues­tro ama­do Por­tu­gal y nues­tra que­ri­da Gre­cia tu­vie­ron tam­bién en el 2016 más fa­lle­ci­dos que na­ci­dos (23.400 y 26.000, res­pec­ti­va­men­te). Y lo de Ita­lia ya no tie­ne nom­bre: 141.800 ita­lia­nos es­fu­ma­dos. Li­tua­nia, Fin­lan­dia, Es­to­nia, Hun­gría… tam­bién si­guen es­ta sen­da. Así, el con­jun­to de Eu­ro­pa se ga­lle­gui­za en lo ve­ge­ta­ti­vo. Don­de no lo ha­ce es en la in­mi­gra­ción. El año pasado la UE re­ci­bió un mi­llón y me­dio de fo­rá­neos re­gis­tra­dos. Ni se sabe cuántos no re­gis­tra­dos.

Una fa­mi­lia ale­ma­na co­bra 192 eu­ros al mes por ca­da ni­ño. 198 por el ter­ce­ro y 223 por el cuarto o su­ce­si­vo, has­ta su ma­yo­ría de edad e in­clu­so has­ta cul­mi­nar sus es­tu­dios su­pe­rio­res. O sea, con cua­tro hi­jos te pa­gan 805 eu­ros men­sua­les. Lue­go aña­den otras com­pen­sa­cio­nes, co­mo la gra­tui­dad de su ex­ce­len­te uni­ver­si­dad. Bueno, ex­cep­to 50 eu­ros anua­les pa­ra el se­gu­ro mé­di­co y ta­sas ad­mi­nis­tra­ti­vas. Pues ni con esas. El ca­so ale­mán rom­pe los es­que­mas de los de­mó­gra­fos fun­cio­na­ria­les es­pa­ño­les: no hay pa­ro, no hay cri­sis, exis­te con­ci­lia­ción, tra­ba­jan ca­si 300 ho­ras me­nos al año que no­so­tros, se di­vor­cian me­nos… y ape­nas tie­nen ni­ños. Cla­ro, pre­fie­ren in­ver­tir sus sa­la­rios en via­jar, en es­ca­pa­das a Ma­llor­ca, en pa­sár­se­lo bien tras ser tan pro­duc­ti­vos.

Los da­tos de Eu­ros­tat son alar­man­tes. Au­gu­ran una Eu­ro­pa más dé­bil y más ex­tre­mis­ta. A me­di­da que su­be la in­mi­gra­ción pro­li­fe­ran los vo­tan­tes xe­nó­fo­bos. En la idí­li­ca Aus­tria, el can­ci­ller so­cial­de­mó­cra­ta —so­cial­de­mó­cra­ta, ojo— aca­ba de man­dar tan­ques y tro­pas a la fron­te­ra con Ita­lia pa­ra que no en­tren los po­bres des­gra­cia­dos que arri­ban a las cos­tas me­ri­dio­na­les des­de Li­bia. Ilu­so. Eu­ro­pa ne­ce­si­ta otro plan, que per­mi­ta com­pa­ti­bi­li­zar nues­tros va­lo­res ilus­tra­dos con lo que va a su­ce­der en la fron­te­ra sur. Se­gún la ONU, en me­nos de 13 años África va a te­ner 500 millones de ha­bi­tan­tes más, y pa­ra el 2050 se­rán 1.250 millones más. Merkel pre­si­dió la De­mo­gra­fie­gip­fel ale­ma­na el 16 de mar­zo pasado. Es su cumbre de­mo­grá­fi­ca anual. Allí di­jo que la fa­mi­lia es la fuen­te de la cohe­sión so­cial. Pe­ro su estrategia no da re­sul­ta­dos, y los re­sul­ta­dos son lo que cuen­tan. Diag­nos­ti­ca que Eu­ro­pa no pue­de se­guir te­nien­do el 50 % del gas­to so­cial mun­dial con so­lo el 7 % de la po­bla­ción y el 25 % del PIB. En cam­bio, sus te­ra­pias no fun­cio­nan. Y los eu­ro­peís­tas que­re­mos sal­var Eu­ro­pa pa­ra que si­ga sien­do fa­ro de fra­ter­ni­dad.

Eu­ro­pa ne­ce­si­ta otro plan, que per­mi­ta com­pa­ti­bi­li­zar nues­tros va­lo­res ilus­tra­dos con lo que va a su­ce­der en la fron­te­ra sur. En me­nos de 13 años, África va a te­ner 500 millones de ha­bi­tan­tes más

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.