Mo­sul, «ubi so­li­tu­di­nem fe­ce­runt»

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Opinión - XO­SÉ LUÍS BA­RREI­RO RI­VAS

Mo­sul no fue con­quis­ta­da, sino arra­sa­da. Por­que, pa­ra di­luir res­pon­sa­bi­li­da­des, el ejér­ci­to ata­can­te se di­vi­dió en dos uni­da­des di­fe­ren­tes: la que de ver­dad hi­zo la gue­rra, in­te­gra­da por la tec­no­lo­gía mi­li­tar de las gran­des po­ten­cias; y el fic­ti­cio Ejér­ci­to de Irak, que, ser­vi­do por una inex­per­ta in­fan­te­ría, so­lo pue­de ocu­par es­pa­cios pre­via­men­te arra­sa­dos por bom­bas y mi­si­les. De es­ta for­ma, gra­cias a la pos­ver­dad, los oc­ci­den­ta­les pue­den la­var­se las ma­nos, por­que no pu­sie­ron so­bre el te­rreno ni bo­tas ni ban­de­ras; y el ejér­ci­to ira­quí se libra de la muer­te, por­que la zor­za se la pi­can a dis­tan­cia y con tec­no­lo­gía mi­li­tar avan­za­da. Así se ex­pli­ca es­te arra­se cri­mi­nal de ciu­da­des y ci­vi­li­za­cio­nes que ha con­ver­ti­do en un erial a Si­ria e Irak, con un mi­llón de muer­tos, ocho millones de des­pla­za­dos y se­ten­ta millones de con­de­na­dos a so­bre­vi­vir en­tre la mi­se­ria, el te­rro­ris­mo y la muer­te.

In­ca­pa­ces de en­fren­tar­nos en se­rio a es­ta des­fei­ta cós­mi­ca, las opu­len­tas so­cie­da­des oc­ci­den­ta­les nos hemos ha­bi­tua­do a en­vol­ver nues­tra con­cien­cia en un dis­cur­so co­rrec­to y con­tra­dic­to­rio que ayu­da a per­pe­tuar la si­tua­ción. Com­pa­de­ce­mos la in­mi­gra­ción mien­tras nues­tros ejér­ci­tos la mul­ti­pli­can y nues­tras ur­nas la blo­quean. Acep­ta­mos sin piar la le­ta­nía de las in­ter­ven­cio­nes li­be­ra­do­ras, pa­ci­fi­ca­do­ras y hu­ma­ni­ta­rias, pe­ro, al no exi­gir que los ejér­ci­tos ven­ce­do­res asu­man el or­den, la se­gu­ri­dad y el abas­te­ci­mien­to de las zo­nas ocu­pa­das, aban­do­na­mos a las po­bla­cio­nes

li­be­ra­das en ma­nos del te­rror, de los se­ño­res de la gue­rra, de las ma­fias, y del caos po­lí­ti­co y so­cial que to­do lo com­pli­ca.

Fru­to de es­ta im­pro­vi­sa­ción, y de la con­fu­sa iden­ti­fi­ca­ción en­tre li­be­ra­ción de la gen­te y la des­truc­ción de sus Es­ta­dos, co­se­cha­mos los desas­tres de Irak, Af­ga­nis­tán, Si­ria y Li­bia; la for­ma­ción y con­so­li­da­ción del Es­ta­do Is­lá­mi­co; la de­ri­va au­to­ri­ta­ria de Turquía y Pa­kis­tán; los fra­ca­sos de las pri­ma­ve­ras ára­bes; el apo­yo a las sa­tra­pías fun­da­men­ta­lis­tas de Ara­bia e Irán; el caos del África sub­saha­ria­na y el dra­ma de los re­fu­gia­dos y migrantes. El ba­lan­ce de 30 años de in­ter­ven­cio­nes en Me­dio Orien­te equi­va­le a una gue­rra mun­dial cruel y apo­ca­líp­ti­ca, aun­que sin el po­bre con­sue­lo del ago­ta­mien­to si­mul­tá­neo de los com­ba­tien­tes. Y a estas al­tu­ras na­die pue­de du­dar de que el epi­so­dio de Mo­sul no tie­ne na­da que ver con una vic­to­ria, sino con una téc­ni­ca de ex­por­tar, pe­ri­me­trar y li­mi­tar el con­flic­to, ba­sa­da en una per­ver­sa do­si­fi­ca­ción del caos y la muer­te.

Cla­ro que in­clu­so es­to es más vie­jo que an­dar a pie. Las le­gio­nes ro­ma­nas eran expertas en es­te ti­po de gue­rras, aun­que al fi­nal se que­da­ban y ro­ma­ni­za­ban. Y Tá­ci­to nos hi­zo el diag­nós­ti­co en una fra­se la­có­ni­ca e in­su­pe­ra­ble que pa­re­ce es­cri­ta pa­ra nues­tros días: «Ubi so­li­tu­di­nem fa­ciunt, pa­cem ape­llant» (siem­bran de­so­la­ción, y le lla­man paz). Un ge­nio, el Tá­ci­to es­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.